Autonomía no implica falta de transparencia: Javier Juárez, comisionado del IFT
Foto: Jackson David / Unsplash.

La propuesta del Ejecutivo federal de desaparecer al Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) no sólo borraría los avances conseguidos en el sector y regresaría al pasado el diseño institucional de este órgano autónomo, sino que también generaría incertidumbre jurídica para las inversiones, lo que podría poner en riesgo incluso la adopción de la tecnología 5G en el país.

En días pasados, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que presentará una propuesta de reforma administrativa para integrar al IFT a la Secretaría de Comunicaciones y transportes, para generar ahorros en las arcas públicas.

Sobre esta iniciativa, al interior del ente regulador, el comisionado Javier Juárez Mojica señala en entrevista para La-Lista los riesgos que implica para el organismo, como el golpe a su autonomía o la pérdida de los avances conseguidos en siete años desde su creación; así como los obstáculos para cumplir con su objetivo de impulsar el desarrollo eficiente de las telecomunicaciones y la radiodifusión en el país.

Lee también: Con desaparición del IFT perdemos todos, hasta el gobierno: especialistas

Exintegrante de la hoy desaparecida Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) y con un lugar en el pleno del IFT desde 2016, Juárez Mojica comparte que el actual diseño institucional del regulador no “fue para nada improvisado” y que ha sido resultado de una constante evolución para tener hoy un ente con autonomía y facultad para sancionar, alejada de los interés económicos y políticos que marcaron al sector desde su apertura al capital privado en la década de los 90.

En ese entonces, la Cofetel estaba subordinada a la SCT, y aunque era un órgano desconcertado sus decisiones sobre el otorgamiento o rechazo de concesiones podrían ser revisadas y e incluso rebatidas, porque “la última palabra estaba en esa dependencia federal”, dando pie a una “doble ventanilla” que entregaba concesiones o imponía sanciones sin basarse en análisis técnicos, sino en conveniencia política; y que incluso impidió contar con una regulación asimétrica desde sus comienzos.

“Imagina que tienes un árbitro pero no puede hacer cumplir las reglas del juego, porque nada más opina”, menciona Juárez Mojica al explicar los retrocesos que traería subordinar el IFT a una secretaría del Ejecutivo.

Más mercado, más jugadores y precios más bajos: los avances del IFT

La creación del IFT como órgano constitucionalmente autónomo se da en 2013 como parte de la reforma en telecomunicaciones para, entre otros objetivos, desarrollar el mercado, ampliar la oferta de jugadores y servicios, así como proteger a los usuarios. Y en ese sentido, Juárez Mojica señala los avances:

  • Desde 2013 a la fecha, la inflación acumulada ha sido del más del 30%, y el índice de precios en telecomunicaciones se ha reducido en más de 27%
  • La telefonía movíl es el segmento con la caída de precios más significativa, con 43.9% en este periodo
  • Los usuarios ya no pagan rooming en el servicio móvil
  • Se eliminó la larga distancia nacional
  • Se licitó una nueva cadena nacional de televisión
  • Se instrumento el llamado apagón analógico, concluyendo con la transición a la televisión digital terrestre (TDT), aumentando la oferta a nivel nacional de 311 canales a 1,338 canales de televisión digital en todo el país

“Creo que son acciones muy relevantes que han permitido avanzar en este desarrollo de las telecomunicaciones y la radiodifusión, en beneficio de los usuarios y las audiencias, eso lo tenemos que enfatizar, la labor del IFT es para los usuarios”, apunta.

ift-telecomunicaciones-telefonia-internet

Sin nada que esconder

Durante el anunció de esta reforma administrativa, el presidente acusó a los comisionados del IFT de estar “muy vinculados” con las empresas preponderantes y extranjeras que deberían regular. Al respeto, el comisionado señala que el diseño institucional del organismo cuenta con los candados suficientes para evitar tales relaciones y destaca que “el hecho de que seamos organismos constitucionalmente autónomos de ninguna manera implica falta de transparencia o dejar de rendir cuentas ante la sociedad”.

Resalta que la selección de los integrantes del Consejo General del IFT cuenta con un procedimiento que sólo tiene este organismo y la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece), en el que los aspirantes deben comprobar experiencia en el sector tanto en la parte curricular como en un examen de conocimiento técnico, pasando filtros para evitar la cercanía con los regulados; la lista de finalista es enviada al Ejecutivo, que elige a un candidato para enviarlo al Senado, donde debe ser ratificado por al menos 2 terceras partes.

“Ser autónomo no implica falta de transparencia o rendición de cuentas”

Javier Juárez Mojica, comisionado del IFT.

Te puede interesar: Borrar al INAI es un despropósito, un error y un retroceso: periodistas y expertos

Combate a los monopolios

El comisionado también considera que hay avanza en el combate a los monopolios y se sigue trabajando en ese sentido para ampliar no sólo la oferta de jugadores, sino también de servicios, así como mejorar la calidad y bajar los precios en beneficio de los usuarios.

“Se ha señalado que (los agentes económicos preponderantes) siguen con ese carácter, hacemos revisiones bienales sobre la regulación para en su caso eliminar alguna regla que se considera ya no necesaria, modificar o sumar disposiciones (…) Estamos muy conscientes de que siempre habrá manera de perfeccionar la regulación que data de 2014”, señala.

Al respecto, destaca dos datos que ejemplifican el avance en este tema:

  • En materia de banda ancha fija -el internet que llega a través del cable coxial o fibra óptica, cuando inició la preponderancia teníamos 73% de participación de mercado del preponderante (Telmex/Telnor), hoy es de apenas 50%, ha perdido casi 23%. Eso da cuenta de cómo la presión competitiva ha permitido que otros ganen participación de mercado.
  • En servicio de banda ancha fija, pasamos de 11.8 millones de accesos (hogares conectados) a 19.4 millones. Los mercados han crecido y los otros jugadores han ganado participación.

“Es muy relevante, que el mercado creció”, resalta, ya que el diseño institucional actual genera las condiciones de certidumbre necesarias para las inversiones, así como el desarrollo eficiente de las telecomunicaciones y la radiodifusión, para que los usuarios y las audiencias se vean beneficiados de precios más bajos y más servicios.

“Condiciones estructurales como las que veníamos es sumamente ambicioso decir que se va a resolver en 7 años, que es lo que tiene de vida el IFT; hay avances medibles”, menciona Juárez Mojica.

Lee también: Sabotaje a las Telecom

Riesgos para la 5G en México

Para el comisionado, integrar el IFT en una dependencia federal pondría en riesgo la certidumbre jurídica que buscan los inversionistas y el momentos en el que se habla de la llamada Cuarta Revolución Industrial y las economías digitales que requieren de tecnología 5G, esto puede ser un riesgo para la la adopción de la quinta generación en el país.

“Se estima que esta tecnología va a requerir, además del espectro radioelétrico, aproximadamente 10 veces la infraestructura que requiere la 4G para cubrir la misma zona de cobertura: inversión en antenas, en fibra óptica… inversiones sumamente relevantes, y en la medida que los inversionistas puedan percibir que no hay un esquema en el que las reglas para la prestación de servicios van a permanecer a lo largo del tiempo, esto podría retrasar la entrada y la adopción de esta tecnología necesarias para fomentar la transición digital en el país”.