Más créditos a la palabra y apoyo a restaurantes, parte del plan de reactivación económica
Fotografía de archivo fechada el 5 de diciembre de 2019 que muestra a la política mexicana Tatiana Clouthier. Foto: Francisco Guasco/EFE.

Más créditos a la palabra, la continuidad a megaproyectos como la refinería en Dos Bocas y el Tren Maya, así como el apoyo a regiones son algunos de los puntos del plan con el que la Secretaría de Economía, encabezadapor Tatiana Clouthier, buscará reactivar al país, tras el duro impacto recibido en 2020 con la pandemia aún vigente.

En su primera videoconferencia como titular de la dependencia, Clouthier presentó el plan con el que se buscará hacer frente a los estragos causados por la pandemia y el cual centrará la recuperación en cuatro pilares:

  • Mercado interno, empleo y empresa
  • Facilitación de la inversión
  • Comercio internacional
  • Regionalización y sectores

Este proyecto de reactivación se basará en un mayor diálogo y en apoyar a cada región del país, así como en impulsar conceptos clave como la inclusión y la innovación, por lo que serán fundamentales temas como las mujeres y las mipymes (micro, pequeñas y medianas empresas para basarse en la sustentabilidad.

“Estaremos trabajando bajo varios pilares fundamentales y que tienen que ver con el Plan Nacional de Desarrollo en el cual la Secretaría tiene como mandato el cumplir con la innovación, diversificación e inclusión como gran sombrilla”, señaló la secretaria de Economía.

Te puede interesar: ‘El sistema financiero aprendió de lo que no se debe hacer’: Eduardo Osuna, BBVA México

Los cuatro ejes del plan de reactivación, punto por punto:

1.- Mercado interno, empleo y empresa

  • Tener una política industrial y tecnológica, y se trabajará principalmente en los sectores innovadores y sobre todo en la industria 4.0; sectores altamente exportadores como el calzado, los textiles y el agroindustrial, y de alto impacto en el empleo.
  • Buscar el incremento al valor agregado local, para lo que se trabajará de la mano con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, para lograr estímulos fiscales; y con el Congreso para identificar los mecanismos a utilizar para incentivar el crecimiento de la nación. Serán las industrias siderúrgica, química, eléctrico-electromecánica, de plásticos, dispositivos médicos, automotriz y aeroespacial, con las se trabajará principalmente, ya que son parte de las áreas que agregan valor al mercado nacional y de exportación.
  • Parques Productivos del Bienestar, espacios en los habrá capacitación genérica, medicina preventiva y áreas de esparcimiento.
  • Desarrollo de cadenas productivas y plataformas de proveedores nacionales, donde se pretende vincular a las grandes empresas y medianas con las pequeñas, a través de programas de garantías, créditos y fondos de inversión sectorizados.
  • El impulso a la competitividad y digitalización de la industria, con transferencia de tecnología, donde se abordará el e-commerce, la economía digital y modelos de innovación.
  • Apoyo a las mipymes con capacitación y actualización digital, especialmente de las mujeres; así como un programa adicional para su recuperación económica, el cuál comenzará en febrero.
    Adicionalmente, se ampliarán los apoyo a microempresas o emprendimientos, con lo que se dispersarán 60 mil de estos llamados créditos a la palabra, divididos en tres sectores: 20,000 para mujeres o cabezas de negocios de mujeres; 20,000 para rezagos, y 20,000 para instituciones o empleadores cumplidos.
  • Programa Emergente de Reactivación para las Tortillerías, para estos negocios, que tienen desde 1 hasta 25 o 50 trabajadores, cuenten con el capital de trabajo necesario para su operación; así como un programa de modernización y transformación.
  • Apoyo a la industria restaurantera, con el que se dará asistencia a restaurantes formales.

Lee también: Pymes: cómo estructurar bien una deuda para sobrevivir al Covid

2.- Fomento y facilitación de la inversión

  • Agilizar trámites para que al menos, como marca la Organización Mundial del Comercio, pueda lograrse una mejora de costos hasta en 14%.
  • Atracción de la inversión extranjera en diferentes partes del país, que contará con el apoyo de las embajadas y los consulados nacionales en coordinación con el sector privado y fondos de inversión locales, para fomentar la inversión y la infraestructura, además de la consolidación de América del Norte con el T-MEC.
  • Mejora de las exportaciones, a través de uso de plataformas ya existentes como Data México, Exporta México y Mercado Solidario
  • Trabajar con otras secretarías para hacer que los municipios puedan agilizar trámites en lo local, con la colaboración de cúpulas y cámaras empresariales, así como fondos de inversión; así como el fomento de la inversión en infraestructura.
  • En términos del T-MEC, la regionalización e instalación de plantas productivas en el país y con ello buscar la localización de otras empresas que se encuentran en distintos lados del mundo.

Te recomendamos: Covid pone contra las cuerdas a salud y economía de Ciudad de México

3.- Comercio internacional

  • Promoción del comercio exterior, al incrementar las exportaciones a mercados nuevos y mercados existentes; ruedas de negocios, reducción de tiempos de respuesta para facilitar las importaciones; y la defensa de los intereses comerciales de México.
  • Se buscará la negociación de acuerdos comerciales, y la implementación y administración de los mismos, con lo que se buscarán los accesos a otros mercados, revisar y potencializar los acuerdos y tratados actuales, así como la creación del Comité Nacional de Facilitación del Comercio, que permitirá la optimización de tiempos y facilitación de trámites internacionales.

4) Regionalización de los sectores

  • Apoyo a las siete regiones del país: “para saber qué es lo que les duele”.
  • Mantener los estímulos fiscales para la frontera sur y tomar estas ventajas para la inversión.
  • Proyectos prioritarios de infraestructura y posibles negocios aledaños a los mismos con las diferentes cámaras empresariales; así como obras prioritarias del gobierno como Dos Bocas o el Tren Maya.
  • Detonar el empleo en los sectores donde se realicen proyectos.
  • Apoyar a las Mipymes para que puedan transitar hacia el uso de nuevas tecnologías, principalmente a aquellas que no han logrado avanzar en este rubro, y dotarlas de las herramientas necesarias.