‘El sistema financiero aprendió de lo que no se debe hacer’: Eduardo Osuna, BBVA México
Eduardo Osuna debería ser el empleado del año de BBVA por los resultados entregados desde México a la matriz española.

Eduardo Osuna lleva casi un año sin visitar su oficina en la futurista torre BBVA sobre Paseo de la Reforma, frente al Castillo de Chapultepec. El vicepresidente y director general de BBVA México opera (aún) a distancia el grupo financiero más grande del país, con activos de casi 2 billones 304 mil millones de pesos (esto es 22.9% de la banca nacional).

Su opinión importa y ha sido muy activo en foros y seminarios durante la pandemia, hablando de los apoyos que su banco y el resto del gremio realizaron a sus clientes para evitar la ‘mortandad financiera’ de muchas pymes, fundamentalmente. 

Si bien es optimista en cuanto a una recuperación de la economía mexicana, insiste en que es necesario crear las condiciones para disparar la inversión privada, misma que se desaceleró desde 2016. La informalidad y su consecuencia en la poca distribución de créditos en el mercado interno así como los riesgos de cartera vencida que pueden verse en el corto plazo son algunos de los temas que charlamos vía ZOOM. 

La-Lista: En su última Junta de Consejeros dijo que el 2020 fue un año para el olvido, con lo que viene este 2021 ¿Hasta dónde nos alcanzará para recuperar un poco lo perdido durante el año pasado?

Eduardo Osuna: Decíamos que fue un año para el olvido y también de muchísimo aprendizaje. Es una crisis global con un impacto que nunca habíamos visto, con un shock de oferta y de demanda. El impacto ha sido tan grande en México (una caída entre 9 o 10%) que en 2021 no nos va alcanzar para recuperar lo que perdimos en 2020. Yo creo que vamos a tardar entre 3 y 4 años y sobre todo, la clave para la recuperación del año dependerá del proceso de recuperación de la salud. El 2021 pinta mejor en términos de certidumbre, no sólo por el reporte económico sino porque  tenemos vacunas. Sí es un año mejor, pero tenemos que construir muchísimas cosas nuevas para poder acelerar el proceso de recuperación en los siguientes años.

L-L: Según Standard & Poor’s, en 2020 todos los bancos en México perdieron, pero mantuvieron su calificación, porque (dicen) los bancos prestan menos que en otros países y porque llegaron a la pandemia muy sólidos. ¿Esta crisis no es una oportunidad para aumentar los créditos en el mercado local?

EO: El sistema financiero en su conjunto va a tener números negros, hay pocos bancos que tendrán números rojos, pero con unas caídas muy importantes en las utilidades. La mayoría de los bancos traen caídas en los últimos reportes de entre 20 y 30 %, sí hay algunos bancos que están reportando números rojos, entre otras cosas, porque hay un aceleramiento importante de provisiones. Estamos anticipando posibles deterioros que vamos a ver en 2021. 

También lee: ‘México saldrá más fuerte fiscalmente que otros países’: Jorge Arce, de HSBC

L-L: ¿De cartera vencida?

EO: Aún no se ven los niveles reales de lo que está pasando la economía porque lanzamos planes de apoyo de manera muy muy ágil, nos anticipamos un poco a lo que veíamos y eso ha ayudado a los clientes a que tengan una menor mortandad financiera. Aprendimos de otras crisis y gremialmente, junto con el gobierno federal, cuando dijimos ‘hay que salir rápido aliviar el flujo tanto a las empresas pequeñas, medianas y grandes y a las personas físicas’. Eso nos ha ayudado, pero veremos unos deterioros en 2021 porque los planes de apoyo empezaron a vencer realmente a partir de septiembre y hemos estado refinanciando muchos clientes. 

La banca gana dinero prestando: si no prestamos, no ganamos. Ahora en México los niveles de crédito respecto al PIB dejan ver una crisis financiera muy grande. Pero el gran problema de México es la informalidad, no tenemos un problema de oferta de crédito, tenemos un problema de demanda de crédito.

L-L: Sí, es la razón por la cual ha crecido tanto las Fintech…

EO: Las Fintech tampoco creas que están prestando en el mundo informal. Cuando hay mucha informalidad en un país, 60%, es muy difícil acelerar el crecimiento del crédito y es una tarea que todos tenemos que ejecutar: es un tema de los bancos, del gobierno federal, de algunos jugadores nuevo del mercado. Pero la información que tienen las Fintech es la misma información que tenemos nosotros para operar un banco.

L-L:  Entonces ¿hay una correlación entre los niveles de informalidad que hay en el país y el porcentaje de préstamos, según el porcentaje del PIB de los bancos privados?

EO: Sin duda. A más informalidad, menor es la demanda de créditos.

L-L: Lo digo por en Chile los créditos equivalen a 120% del PIB, pero hay una informalidad muy pequeña en ese país.

EO: Correcto. Además, si no hubiéramos tenido la crisis del 94, probablemente estaríamos en niveles de 60 a 70%. Hoy la banca mexicana está muy sólida. Y no lo valoramos hasta que una crisis de este tamaño o como en la del 2009, cuando el sistema financiero mexicano salió perfecto, sin ningún rasguño de la crisis global.

L-L: A pesar de tener un vecino casi quebrado

EO: En Europa y EU hubo una crisis brutal de los sistemas financieros y en México no ocurrió. Y en esta crisis global tampoco va a ocurrir. La razón es muy simple: aprendimos de la crisis del 94 que hay que ser ortodoxos, que hay que aplicar todas las medidas regulatorias que se definieron en Basilea por la crisis del 2009. Hoy tenemos un sistema financiero que ha aprendido de lo que no se debe hacer, y con una regulación muy estricta que hay que reconocer a nuestros reguladores empezando por el Banco de México que ha sido muy estricto en el cumplimiento de esto. Sin un sistema financiero sólido, la recuperación no puede existir, porque la recuperación se da primero a través del sistema productivo del país, por la demanda de las empresas, de las pymes y luego llega a las personas físicas. Si un sistema financiero no está sólido es incapaz de prestar y hoy tenemos suficiente capital, suficiente liquidez y lo que estamos buscando es más demanda, habiendo demanda podrá fluir el crédito. 

No hay demanda por la informalidad y no hay demanda porque hay una caída muy importante en términos del empleo, de la confianza y de la inversión fija bruta. Hay una correlación entre estos indicadores con el flujo del crédito.

L-L: ¿Qué factores pesarán más en la recuperación de los próximos años? ¿Pesarán más los factores internos como generar más confianza en la 4t o en factores externos como el T-MEC, o una presidencia más estable en EU con Joe Biden, o las oportunidades de China?

EO: Yo creo que tiene que pesar todo y tenemos que trabajar en los diferentes frentes para lograr una mayor recuperación lo más pronto posible. Pero para generar un mayor potencial de crecimiento en México tenemos que seguir trabajando y discutiendo esas cosas que siempre nos han dolido: temas de infraestructura, de seguridad, de corrupción, de desigualdad, de informalidad. Tenemos que aprovechar el T-MEC que es una gran oportunidad para México pero la inversión privada empezó a caer desde el 2016, cuando gana la elección Donald Trump, justo a partir de ahí empieza a caer la inversión privada por la incertidumbre.

L-L: Porque se abrió el TLCAN y se tardó mucho su renegociación…

EO: Exactamente. Una vez que se firma el T-MEC da mucha certidumbre hacia todos los inversionistas internacionales y esa coyuntura es extraordinaria para México también en la guerra comercial entre China y EU, que esté Trump o Biden, abrió claramente una discusión en ese país sobre su dependencia con China y hoy con la pandemia lo que se vio es la dependencia de todo Asia del bloque norteamericano. 

L-L: Vimos que las fronteras se pueden cerrar…

EO: Las cadenas de valor quedaron truncas, no solo en Norteamérica, sino también en Asia. Tenemos la crisis comercial con China y la dependencia asiática, que es una enorme oportunidad con el T-MEC para las inversiones. 

Pero para atraer inversiones necesitamos generar muchas condiciones: certidumbre, confianza, estado de derecho. La oportunidad es única, porque la crisis fue global, y si somos capaces de atraer las inversiones y generar confianza -también en el inversionista local- vamos  a acelerar el proceso de crecimiento de la economía mexicana y eso solamente se logra con inversión privada. La inversión pública con un gobierno que tiene pocos recursos disponibles y que viene cayendo desde el año 2000, pues no va a ser la solución. La solución es la inversión privada. 

También lee: Negocios familiares, en la mira de la 4T

México tiene un tema de infraestructura muy importante para ser muy competitivo y con el nivel de liquidez que hay en el mundo ahora, con el nivel de tasas que hay a nivel internacional la oportunidad de hacer inversiones es impresionante. Pero es un trabajo conjunto de iniciativa privada y del gobierno (los tres niveles de gobierno). Muchas de las atracciones de inversión se da nivel estatal.

L-L: ¿Qué opina de la ensalada de iniciativas que se han propuesto tanto desde el ejecutivo como del legislativo para el sistema financiero, en particular lo de Banxico propuesto en diciembre, lo de las comisiones bancarias, lo del sistema de pensiones, lo del outsourcing?

EO: Siempre hay oportunidad de mejorar las cosas, siempre hay oportunidad de cambiar algunas reglas del juego para incrementar la competencia y la competencia siempre tiene que ser bienvenida en cualquier industria. Atrás de los conceptos de alguna reforma tenemos que tratar de encontrar eso. 

El gran reto es que haya mucho apertura para el diálogo y que podamos construir juntos. 

L-L:  En este escenario todavía en pandemia y siendo BBVA un banco global, ¿cómo ve a México en el entorno financiero global? 

EO: Las empresas globales como BBVA y como otros jugadores que están en México, tienen la oportunidad de comparar las diferentes geografías de dónde estás y eso te da una oportunidad enorme de poner contexto a las cosas. Además los grandes inversionistas internacionales nos comparan contra los países emergentes. Si comparas cómo se ve México contra Brasil o Turquía, o la India o América Latina, yo diría que seguimos siendo una enorme oportunidad de inversión para todo el mundo, no solamente para la banca sino para muchas industrias. Hay  muchas cosas que, independientemente de la pandemia y de la caída económica siguen siendo muy válidas y que le dan esa fortaleza México: tenemos el T-MEC, que la región más productiva del mundo; estamos aliados con la economía número 1 del mundo; somos el país que más exporta e importa a EU (más que China en términos de exportaciones más importaciones); tenemos una demografía de 27 años en promedio de edad contra 40 en Europa y hay una creación de clases medias. 

México tiene una enorme oportunidad hacia el futuro. 

L-L: ¿Cuál será el plan de inversión de BBVA para este año? ¿se van a enfocar más en banca digital y en qué tipo de créditos?

EO: En 2020 nunca dejamos de invertir un peso. En 2021 vamos a invertir, incluso más que lo que invertimos en el 2020, y vemos una buena mezcla en términos de tecnología y un cambio brutal de hábitos de nuestros clientes en términos de usabilidad de las aplicaciones. Vamos a seguir invirtiendo en el mundo físico, es decir, abriendo sucursales. México es enorme en geografía y hay muchas ciudades que han seguido creciendo y que nos hemos quedado corto en infraestructura física. El gran reto es cómo combinas la parte digital con la parte física: veo una enorme oportunidad para BBVA en México, y además me parece que en estas coyunturas si bien los mercados se achican, pues hay que competidores que no van a poder seguir y aquel que está sólido, aquel que sigue invirtiendo, es el que va a ganar. Estamos llegando a más de 11 millones de clientes en nuestra app móvil y el nivel de crecimiento de la transaccionalidad está en un 50% interanual.

La-Lista de los 5 avances que tuvo BBVA en 2020
  1. La digitalización: “Llegamos a 11.6 millones clientes digitales, un crecimiento de23% de nuevos usuarios”
  2. Ventas digitales: “Estamos llegando al 62% de ventas digitales, es decir sin intervención de una sucursal”
  3. Banco de Barrio: “Es una iniciativa que lanzamos en el 2019 para Pymes, con este nuevo formato atendemos de mejor forma a los pequeños comercios alrededor de nuestras sucursales. El resultado es espectacular: 47 mil nuevas nuevas y 10 mil  terminales punto venta adicionales”.
  4. Planes de apoyo: “Nuestra reacción ante la crisis de apoyar a 1 millón de clientes de manera inmediata en la pandemia”
  5. Juntos por la Salud: “Donamos 470 mdp al sector salud ayudando con kits de protección, con infraestructura médica para hospitales y hasta con ventiladores. Lo que hicimos además fue subir a más de 500 empresarios esta iniciativa, trabajamos muy de la mano con el gobierno federal y con los gobiernos estatales y eso deja ver que cuándo tenemos visiones conjuntas se pueden hacer muchas cosas en este país”.