Así afectó la falta de movilidad al consumo en México durante la pandemia
Foto: Gabriel Simon / Pixabay.

El consumo en México resintió la los cambios de la movilidad derivados del confinamiento por la pandemia del Covid-19, no obstante, el castigo al gasto es menor al estimado para países europeos y Estados Unidos, en gran medida a que cuenta el desembolso de los mexicanos sigue atado a su desplazamiento, y el sistema del comercio electrónico es débil.

Así, los gastos de transacciones de punto de venta (POS) para el trimestre de abril a junio son 23% menos de lo que hubieran sido en ausencia de la pandemia y un 16% menos para el segundo y tercer trimestre combinados.

En el artículo “Consumo y movilidad geográfica en tiempos de pandemia. Evidencia de México”, elaborado por Raymundo Campos-Vázquez y Gerardo Esquivel, se analizan los patrones de consumo en México utilizando el universo de transacciones de POS para el período de enero de 2019 a septiembre de 2020.

Lee también: Así ha sido la recuperación económica de los estados durante la pandemia

A grosso modo, el análisis destaca que las pérdidas para México son heterogéneas en todos los sectores económicos y la región; siendo los sectores más afectados los relacionados con el turismo (agencias de viajes y hoteles), los servicios de alimentación (como restaurantes) y el transporte; así como las entidades que se benefician más directamente del turismo.

“Las consecuencias económicas del Covid-19 son significativas. Las medidas de bloqueo y salud han disminuido sustancialmente la movilidad geográfica, provocando una reducción de la actividad económica”, señala el estudio, que agrega que superar el rezago en la publicación de las estadísticas de indicadores económicos tradicionales para medir estos efectos, como a través del análisis de datos de alta frecuencia, para cuantificar la magnitud del shock y hacer recetas para evitar una contracción económica más severa.

“Dada la posibilidad de futuras oleadas de COVID-19, es sumamente importante medir la relación entre movilidad y actividad económica. En este documento, utilizamos datos de transacciones de puntos de venta (POS) diarios agregados y datos de ubicación de teléfonos celulares en México para cuantificar la magnitud del impacto y estimar el efecto de los patrones de movilidad en estos gastos”.

El artículo destaca algunos resultados clave:

  • En 2019, el gasto promedio de punto de venta (POS) por transacción fue de 630 pesos (aproximadamente 31 dólares).
  • Aproximadamente 10 millones de transacciones se realizan a través de terminales POS todos los días, el 73% de las cuales son con tarjetas de débito y el 27% restante con tarjetas de crédito.
  • El gasto total mensual promedio en tarjetas de débito y crédito fue de casi 187 mil millones de pesos durante 2019 (unos 9,2 mil millones de dólares). Por tanto, el gasto total anual en POS representa alrededor del 8% del PIB y el 14% del consumo.

Lee: Más créditos a la palabra y apoyo a restaurantes, parte del plan de reactivación económica

El porcentaje de pérdida en los gastos de POS con respecto a la estimación sin la pandemia es del 23% para abril-junio. Estimación más baja que la de otros países, como España y Francia, que para las últimas dos semanas de marzo se acerca al 50%; Portugal, 55%; y Dinamarca, 30% En términos de PIB y consumo, para el trimestre abril-junio la pérdida fue de 2.6% del PIB trimestral y del 3.9% del consumo privado trimestral.

Las pérdidas varían significativamente entre sectores y regiones. Entre los más afectados se encuentran el turismo, los servicios de alimentación y el transporte; mientras que otros como los seguros y las telecomunicaciones apenas se vieron afectados.

Los estados con alta dependencia al turismo se encuentran entre los más afectados: Campeche, Guerrero, Michoacán, Oaxaca, Quintana Roo y Tabasco, que perdieron todos los ingresos esperados de la temporada de vacaciones de primavera.
La Ciudad de México no se ve tan afectada como otros estados, probablemente, destaca el análisis, porque los efectos de la pandemia fueron parcialmente compensados ​​por las ventas online.

Otros datos datos señalados por el estudio son:

El monto promedio de la transacción no registró un cambio sustancial, al pasar de 601 pesos en mayo de 2019 a 589 pesos en mayo de 2020; aunque sí hubo una disminución general de cerca de 34,000 millones de pesos (16%). Esto representa una disminución mensual promedio en el consumo privado total de 2.5%.

Los sectores con las mayores pérdidas de gastos en 2020 fueron turismo, los servicios de alimentación y el transporte; mientras que los seguros y las telecomunicaciones fueron los que más aumentaron sus ventas, al no verse afectados por las restricciones de movilidad y probablemente por las opciones de facturación directa.

En el caso de las grandes tiendas, de las que registraron un menor impacto en sus ventas, se registró un alza en las últimas dos semanas de marzo, derivado de un efecto de las compras de pánico para almacenar mercancías. Este grupo incluye grandes supermercados, como Walmart y Soriana; así como grandes almacenes (Liverpool, Palacio de Hierro y Sears).

Las tendencias de gasto diario en terminales POS para 2019 y 2020 antes del confinamiento eran similares, pero con la cuarentena que inició en marzo estos cayeron drásticamente; y los peores días se registraron a mediados de abril, cuando el consumo cayó cerca de 35% respecto al año previo. Después de ese punto, los gastos comenzaron a recuperarse lentamente, con algunos tropiezos en junio y una ralentización de la recuperación en septiembre.

Respecto a los gastos de POS por mes, se registró de la siguiente manera:

  • Abril: 23% por debajo del mismo período en 2019
  • Mayo: -16%
  • Junio: -14%
  • Julio: -6.8%
  • Agosto: -2.6%
  • Septiembre: -1.4%

La disminución en estos gastos de la cifra prevista para abril a junio es de alrededor de 149,000 millones de pesos, una pérdida de 3.9% de un trimestre promedio del consumo privado en 2019 y una pérdida de 2.6% de un trimestre promedio del PIB.

Para el tercer trimestre, las pérdidas ascienden a 57,000 millones de pesos, un tercio de la pérdida del segundo trimestre.

Echa un vistazo a: Covid pone contra las cuerdas a salud y economía de Ciudad de México

Después del comienzo del cierre, hay una fuerte caída en educación, turismo, servicios de comida y transporte. Solo la educación se recupera, pero a fines de mayo todavía está alrededor de un 40% por debajo de los niveles previstos y se ha mantenido estancada durante la pandemia.

El turismo, los servicios alimentarios y el transporte cayeron del 80 al 90% a mediados de abril; y aunque se han recuperado lentamente desde entonces todavía están 40% por debajo de sus niveles previstos.

Debido a la disminución de la movilidad y de los precios internos, los gastos de POS de gasolina disminuyeron casi 50% a mediados de abril y 35% a fines de mayo en comparación con la predicción. En agosto y septiembre, los gastos en gasolina se han mantenido relativamente estancados, alrededor de 20% por debajo de lo esperado.

Las transacciones en puntos de venta dependen mucho más de la movilidad en México que en otros países, debido a unas bajas inclusión financiera y penetración de internet, lo que resulta en un mercado de comercio electrónico débil. De acuerdo con resultados de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (2016), el país tiene un índice de preparación para el comercio electrónico mucho más bajo que otros países (su índice es de 49.1 mientras que el de Estados Unidos es 82.6).