Síguenos

 

Economía

‘Más que un trabajo’: las cooperativas de reparto de comida hacen que la gig economy sea más justa

En toda Europa surgen colectivos de reparto liderados por trabajadores para reclamar el control de las plataformas corporativas. CoopCycle, por ejemplo, tiene 67 cooperativas en siete países y está en acuerdos con colectivos en Argentina y México.

Un ciclista de Deliveroo esperando un pedido en París. La firma ha enfrentado desafíos legales sobre las condiciones laborales de los mensajeros. Fotografía: Getty Images

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

Cristina González esperó mucho en 2018. En ese entonces, la joven de 29 años era mensajera de la plataforma de reparto de comida española Glovo en su ciudad natal vasca, Vitoria-Gasteiz. Ella recuerda que se sentía como si estuviera en guardia todo el tiempo: “De hecho, es como si estuvieras trabajando constantemente”. 

Si bien Glovo atiende a restaurantes, los clientes también pueden hacer pedidos de los supermercados. Esto, dice González, fue “un completo espectáculo de mierda: los pedidos de los supermercados son muy fáciles de arruinar”. Si el supermercado no tiene un artículo en stock y González completaba el pedido, podría recibir una mala calificación de parte del cliente por el artículo faltante. Si González rechazaba la orden, le preocupaba que pudiera afectar su puntuación en la plataforma. “Fue muy, muy estresante”. 

González sigue siendo repartidora, pero gana 10 euros por hora después de impuestos y pagos de seguridad social, más del doble de su salario anterior. Ella dice que los clientes de Eraman, la cooperativa de entrega para la que ahora entrega, son más comprensivos con los problemas pequeños, los trabajos son más variados; ella despacha, además de entregar, hay una mejor comunicación y siente que tiene más control. 

Te recomendamos: Repartidores en México, un empleo de alto riesgo

Ella podría, dice, quedarse en esta versión de la gig economy mucho más tiempo de lo que podría haberlo hecho en Glovo, de cinco a 10 años. “Es un trabajo, pero también es más que eso. En Eraman eres un eslabón de una cadena, un miembro de un equipo, en Glovo eres un peón, la última posición en una jerarquía”. 

En Berlín, Mattia Carraro experimentó una trayectoria similar: el mensajero de 33 años trabajó en Deliveroo durante dos años antes de unirse a Khora, un colectivo de reparto de alimentos de 30 personas creado en marzo del año pasado. Alemania ofrece condiciones relativamente decentes para los mensajeros de entrega de alimentos: los que trabajan para las grandes plataformas son empleados con seguridad social generalmente pagados por hora en lugar de por entrega, como es el caso de la mayoría de los mensajeros en el Reino Unido. 

Si bien se dice satisfecho con el sueldo, Carraro estaba molesto por la profunda inseguridad del trabajo, “que podría desaparecer de un día para otro”. Deliveroo dejó de operar en Alemania en 2019 y cuando llegó Khora él se inscribió. Aunque su función implica hacer más tareas administrativas (una reunión general semanal de dos horas en la que las decisiones se toman por consenso, más aproximadamente 15 horas de deberes administrativos no remunerados a la semana), se siente más feliz trabajando como parte de una cooperativa. 

“Para mí, está bien ganar menos dinero, pero hacerlo en un entorno que siempre me hace sentir bien, donde sé que los problemas se van a resolver y todos somos amigos. Esto es algo que no queremos hacer solo por una temporada o hasta que encontremos algo mejor, sino un trabajo que realmente quieres conservar y que te gusta”. 

Mattia Carraro del colectivo Khora tomando un descanso en Hermannplatz, Berlín. Fotografía: Marvin Systermans

Carraro no solo realiza entregas de bicicletas: al igual que otros miembros de la cooperativa, se encarga de parte del trabajo de despacho de Khora. “Salgo a dar un agradable paseo con mi perro y desayuno afuera, luego al mediodía comienzo a trabajar, mientras fumo, como yogur y palomitas de maíz y despacho. Luego, a las 10 pm mi turno termina y ya como bien”.

En diferentes puntos de Europa, estas cooperativas están dirigidas por trabajadores y se enorgullecen de estar gobernadas democráticamente. El cofundador de Eraman, Paul Iano, de 28 años, dice que la cooperativa de 10 personas toma decisiones a través de la discusión. “Lo que me gusta decir sobre las cooperativas es que si tienes que votar, ya tienes un problema”. 

Pero ninguna empresa podría existir sin el software de entrega de bicicletas en el que confían. 

Aquí entra en escena CoopCycle, creada por Alexandre Segura, un programador de computadoras de Marsella. En la primavera de 2016, Segura iba a la Plaza de la República en París casi todas las noches para las Nuit Debout, un movimiento de protesta francés que ha sido comparado con Occupy. 

Segura ayudó a construir un sitio web para el movimiento y dedicó gran parte de su tiempo a hablar sobre cómo la gig economy podría ser explotadora y dañina, y cómo los usuarios debieran poder gestionarla más. “Eso sembró semillas en mi mente”, dice. 

Te puede interesar: Repartidores a domicilio serán considerados asalariados en España 

Ese año, cuando su cuñado, junto con miles de personas más, perdió su trabajo como mensajero para la startup belga de comida a domicilio Take Eat Easy, Segura inició una nueva empresa en su tiempo libre “como ejercicio intelectual”. 

Dice que su idea era aplicar ingeniería inversa a la tecnología ofrecida por Deliveroo, Uber y otras grandes plataformas para empoderar a los mensajeros. El resultado fue una aplicación de entrega que ofrecía software y soporte, pero requería que los usuarios cumplieran dos condiciones: debían ser propiedad de los trabajadores y todas las ganancias tenían que distribuirse entre los trabajadores-propietarios. 

Sin CoopCycle no hay fiesta”, es como lo expresa Carraro al decir que el costo de diseñar una aplicación de entrega a medida sería prohibitivamente caro para el colectivo promedio. 

Recientemente, el mundo parece haber comenzado a pensar más como lo hace Segura. El Tribunal Supremo de España dictaminó en septiembre que los mensajeros que trabajan para Glovo no son autónomos, sino empleados asalariados con derecho a vacaciones pagadas y licencia por enfermedad. 

El martes, el gabinete liderado por los socialistas del país aprobó una ley que da efecto a ese fallo y un plazo de tres meses para que las empresas contraten a sus mensajeros como personal. La ministra del Trabajo de España, Yolanda Díaz, dijo que la legislación coloca al país “a la vanguardia de un cambio tecnológico que no se puede permitir que supere los derechos laborales”, y agregó: “Conciliar el desarrollo tecnológico con la protección social debe ser la contraseña del futuro”. 

Deliveroo y UberEats son las marcas con más repartidores en España (EFE)

En todo el mundo, se han presentado al menos 40 impugnaciones legales a las condiciones de empleo de los mensajeros y conductores contra empresas de la gig economy, como Uber y Deliveroo. 

Las acciones de Deliveroo se desplomaron un 26% en su tan esperado debut en la bolsa de valores de Londres en marzo, y muchos inversionistas expresaron su preocupación por las condiciones que enfrentan sus mensajeros autónomos. 

Este mayor escrutinio vino con los confinamientos que cerraron gran parte de la industria hotelera y enviaron los pedidos de comida a domicilio por las nubes. Just Eat Takeaway, con sede en Ámsterdam, informó un aumento del 79% en los pedidos durante los primeros tres meses de 2021. Y a pesar de su desastroso lanzamiento en el mercado de valores, Deliveroo informó que se duplicó el volumen de pedidos en el mismo período. 

El colega de Segura, Adrien Claude, dice que el 90% de las cooperativas de entrega de alimentos sin fines de lucro también han informado de un impulso en el negocio durante el cierre. 

Las cooperativas dicen que su modelo de negocio ofrece un mejor trato tanto para los restaurantes como para los mensajeros. Eraman, por ejemplo, cobra a los restaurantes entre el 10 y el 20% del valor del pedido, mientras que Deliveroo se queda con el 32%, la tarifa promedio de Glovo es de 35% y la comisión de Just Eat y Uber Eats es del 36.20%. En Berlín, Khora ofrece un sistema flexible que otorga a los clientes de restaurantes más autonomía que si tuvieran que pagar un porcentaje determinado. 

Lee: Amazon pagará 61.7 mdd a repartidores por retener sus propinas sin consentimiento

Pero aún está por verse si las cooperativas de reparto dirigidas por trabajadores pueden proporcionar una alternativa real a los gigantes de reparto. 

La profesora Vera Trappmann, de la Universidad de Leeds, una de las coautoras de Disturbios laborales globales en las plataformas: el caso de los repartidores de comida, cree que el modelo cooperativo nos muestra la posibilidad de un futuro diferente “de formas alternativas de dividir los riesgos y ganancias”. Parece poco probable que se produzca un cambio radical en las condiciones laborales de los mensajeros introducidos por Coopcycle, dice. Sin embargo, cree que esta fusión de plataformas digitales con cooperativas dirigidas por trabajadores llegó para quedarse. 

“Sabemos que a los jóvenes en especial no les gusta trabajar en los entornos burocráticos y explotadores que ofrecen muchas empresas y, como tal, suelen optar por el trabajo por cuenta propia. Son más propensos a cuestionar el valor de trabajar para las corporaciones, y las cooperativas pueden convertirse cada vez más en un hogar para esas personas“. 

CoopCycle ahora tiene 67 cooperativas en siete países en su “federación” y se ha extendido desde Europa a Canadá y Australia. Está en la cúspide de acuerdos con colectivos en Argentina y México por primera vez, aunque hay un debate en proceso sobre si las motocicletas serían una violación de los valores amigables con el medio ambiente de la federación. 

Claude suena entusiasmado por el futuro y suavemente exhausto. “Estamos tratando de cambiar el mundo, es difícil porque somos humanos y nada es perfecto. Probablemente nunca será perfecto, pero estamos tratando de mejorar las cosas día a día”.

The Guardian
Contribuye a The Guardian

También te puede interesar

Ciudad de México

El colectivo Ni Un Repartidor Menos convocó a rodar todos los sábados hasta que se resuelvan los casos de los dos menores que murieron...

Realidades

En México, cinco de cada 10 repartidores de aplicaciones de entrega como Uber Eats, Didi Food y Rappi ha sufrido al menos un accidente...

Economía

El Ministerio de Trabajo español es el primero en Europa en considerar como empleados formales a los empleados de plataformas de delivery.

Publicidad