¿Inflación o finanzas públicas? Más pistas de la confrontación en torno a la autonomía de Banxico
Gerardo Esquivel, subgobernador del Banco de México. Foto: Especial

Para el subgobernador del Banco de México, Gerardo Esquivel, si la Junta de Gobierno del Instituto Central mantiene su posición de “adelantarse demasiado al proceso de normalización de la Reserva Federal”, se corre el riesgo de caer en una trampa de bajo crecimiento e inestabilidad financiera.

Esquivel no mencionó el término “finanzas públicas”, responsabilidad de la Secretaría de Hacienda, según las minutas de la reunión 89 de política monetaria del pasado 15 de diciembre.

Sin embargo, otro integrante de esta Junta –quien sí votó por un incremento en tasas de 50 puntos base–  aseguró “que ahora el argumento de no subir la tasa porque tendría un efecto sobre el gasto público vía un incremento en el costo financiero podría introducir elementos de dominancia fiscal que perjudicarían el buen funcionamiento de la política monetaria”. Insistió, además, que el Banco de México, al salvaguardar su autonomía, no puede financiar al gobierno.

No obstante, reconoció que – hasta ahora– el buen actuar de las finanzas públicas ha impedido que el Banco de México caiga en una “dominancia fiscal”.

La más reciente minuta de la reunión sobre política monetaria de la Junta de Gobierno del Banco de México –la última que encabezó Alejandro Díaz de León– devela los argumentos que han esgrimido varios de los integrantes de la Junta de Gobierno del Banco de México (a quienes no se identifica plenamente, con excepción del subgobernador con voto disidente) sobre la posición que se debe seguir para combatir la inflación pero, sobre todo, el debate si el Banco de México debe preocuparse por el control de los precios en la economía o la estabilidad de las finanzas públicas.

Hasta hace unos meses, el ambiente de bajas tasas de interés –estimulado para alentar a la economía en medio de la reapertura por la pandemia– permitió que el costo financiero de la deuda pública registrara una disminución de 10.5% a tasa real, en comparación con el mismo periodo de 2020. En una entrevista, el subscretario de Hacienda, Gabriel Yorio, aseguró que el ahorro superaría los 70 mil millones de pesos. Sin embargo, la inflación al alza con problemas estructurales dada las contaminaciones internas y externas. La inflación subyacente se mantiene al alza y se ubica en 5.94%.

Por ello, con un voto mayoritario, el pleno de la Junta de Gobierno aprobó un incremento en la tasa de referencia de 50 puntos base porque, de acuerdo con las minutas, se evaluó la magnitud y la diversidad de los choques que han afectado a la inflación y a los factores que la determinan, el riesgo de que se contamine la formación de precios y los retos por el apretamiento de las condiciones monetarias y financieras globales.

A través de su cuenta de Twitter, el subgobernador Jonathan Heath señaló un día después de que se dieron a conocer las minutas que “si bien es cierto que hasta ahora los incrementos en la tasa de PM no han logrado impedir que la inflación aumente a niveles no vistos en dos décadas, se debe recordar que la política monetaria opera con rezagos, a veces tardando hasta seis meses en empezar a surtir efecto”.

Este texto es parte del artículo que se publicó originalmente en Revista Fortuna. Consúltalo aquí