Indicadores económicos de cierre e inicio de año

En 2022, fuimos testigos de cambios radicales en todos los aspectos: desde la invasión rusa de Ucrania hasta la inflación al estilo de los años 70, pasando por el rápido ciclo de subidas de tasas de los bancos centrales.

El 2022 será recordado no solo por la intensificación y persistencia de las presiones inflacionistas sino también por el contundente giro en la dirección de la política monetaria por parte de la mayoría de los bancos centrales del mundo, un punto de inflexión que puso fin a más de una década de tasas de interés bajas y de políticas ultra-acomodaticias.

Las distorsiones en las cadenas de suministros, sumadas a una fuerte recuperación del consumo (alentado por los estímulos), generaron la mayor inflación global de los últimos 40 años. Una inflación a su vez agravada por problemas de oferta de energéticos, fertilizantes y granos, debidos a la invasión de Ucrania, y el cierre de la economía China por políticas de Covid cero.

Unas presiones inflacionarias de esta naturaleza se controlan, en buena medida, enfriando la demanda. Se vuelve necesario dejar de inyectar estímulos. Con ello, los bancos centrales no han tenido alternativa primero pararon las compras de deuda. Luego subieron las tasas de interés y posteriormente comienzan a reducir sus balances.

Así, crecieron las voces de que una recesión económica es inminente, solo faltaría ponerle fecha exacta y nivel de profundidad. Debido a los efectos rezagos de la política monetaria, es incierto si esto terminará siendo una realidad.

Esta contundencia mostrada por los bancos centrales en su lucha contra la inflación y la previsión de un ambiente de crecimiento económico bajo en muchos países pasó factura a los mercados financieros globales. La mayoría de los activos registraron un desempeño negativo: renta variable y renta fija. Los operadores optaron por los activos refugio, principalmente dólares.

En particular, casi todas las principales monedas se depreciaron frente al dólar estadounidense. El peso mexicano fue una de las pocas excepciones, favorecido principalmente por el carry trade.

El año termina sin que haya mensajes de tregua en las alzas de tasas de interés, aunque si con una moderación en el ritmo de alzas de tasas de interés. El mensaje de inicio de 2023 es que lo relevante son los niveles máximos que alcanzará el costo del dinero y el tiempo que podría mantenerse ahí.  

También fue noticia el resultado de las elecciones intermedias en Estados Unidos. La sorpresa radicó en que los demócratas han resistido mejor de lo que se esperaba. Conservaron el Senado que les permite seguir tomando decisiones relevantes, y la Cámara de Representantes queda en manos de los Republicanos, pero con un margen mínimo.

En China, las autoridades han anunciado una serie de medidas para flexibilizar su política Covid cero. Se trata de algo positivo, aunque todavía insuficiente para considerar que dicha política de ya no tendría impacto negativo en la economía china y global. Estas nuevas medidas llegan precisamente cuando el número de infecciones por coronavirus en el país asiático se ha disparado a récords.

En México, Banxico siguió una política espejo a la de la Reserva Federal (Fed), con incrementos en su tasa de fondeo que acumularon en todo el año 500 puntos base.

También fue noticia la propuesta de reforma electoral del presidente López Obrador, que si bien no se logró el cambio constitucional (por falta de votos necesarios), sí se realizaron ajustes a leyes y reglamentos que provocan ciertas dudas entre los distintos actores políticos.

El tema de los ajustes al marco jurídico en materia energética sigue teniendo implicaciones, ya que Estados Unidos presentó un caso de solución de controversias en contra de México, en el marco del T-MEC.

El año 2022 se ha caracterizado por una elevada incertidumbre sobre el escenario económico, tanto por el desacople entre oferta y demanda tras la pandemia como por la guerra en Ucrania. Ello ha provocado sustanciales revisiones de las previsiones, tanto de inflación y crecimiento como de la respuesta de los bancos centrales. 2023 inicia de igual manera.

 Principales referencias económicas y eventos de la semana

Las principales referencias económicas serán el informe de empleo en Estados Unidos y las minutas de la última reunión de la Fed.

Adicionalmente, en Estados Unidos se publicará de noviembre: gasto en construcción, balanza comercial y pedidos de fábrica; de diciembre: ISM manufacturero y de servicios; así como el cambio en inventarios de petróleo y solicitudes iniciales de subsidio por desempleo.

En Europa, PMI manufacturero, de servicios y compuesto, confianza del consumidor y económica y estimación de inflación, todo de diciembre. En China, PMI manufacturero (Caixin), PMI compuesto y de servicios y exportaciones de diciembre.

En México, se publican las minutas de la última reunión de política monetaria de Banxico y cifra de confianza del consumidor de diciembre.

Expectativa para el Tipo de cambio

Conforme avance la semana poco a poco se irá reanudando el volumen de operación en los principales mercados financieros globales. Así, la atención seguirá enfocada en todo lo relacionado a China, por las implicaciones en torno al fuerte incremento de contagios diarios de covid, así como por sus recientes decisiones de ir avanzando en la eliminación de su política de Covid-cero. Además, como cada inicio de mes, hay una amplia batería de información económica relevante, destacando el informe de empleo estadounidense, uno de los indicadores de mayor seguimiento por los inversionistas y la Fed. Este dato lo usan mucho los operadores (junto con el de inflación) para especular sobre los futuros pasos de la Fed. En este mismo sentido, se publicarán las minutas de la última reunión del banco central estadounidense, donde se buscarán pistas sobre la última discusión de los integrantes de la Fed sobre los niveles de tasas de interés a alcanzar en 2023. Dado lo anterior, durante la semana la moneda mexicana podría fluctuar entre los $19.25 y $19.70 spot.

Expectativa para las Tasas de interés

En el mercado primario, la tasa de Cetes a 28 días podría registrar un aumento; por su parte, el rendimiento para los bonos de 10 años en el mercado secundario podría moverse entre 8.80% – 9.20%.

Analista responsable:

Jorge Gordillo Arias