El PRI, a punto de desaparecer; permanecerá como subcultura: Flavio Sosa

Cuando el PRI perdió la Presidencia en el 2000, un ataúd fue cargado por decenas de manos alrededor del Ángel de la Independencia. Celebraban así el triunfo del panista Vicente Fox

No fue el PAN el que terminó por enterrarlo, pues ahora es su aliado. En cambio, desde Morena le cuentan al priismo sus horas de vida. 

Uno de esos morenistas que anticipan la muerte del PRI es Flavio Sosa, operador electoral hoy en Oaxaca, ex dirigente de la APPO: “Estamos hablando del fin de un partido ante un presidente tan fuerte como López Obrador y un movimiento tan poderoso como es la cuarta transformación”. 

Él impulsó a Susana Harp para llegar a la gubernatura, pero ya dejó atrás ese conflicto y ahora promueve la llegada de Salomón Jara, lo cual ya da como un hecho.  

“Es una victoria muy anunciada la de Morena en Oaxaca”, asegura Sosa en entrevista para La-Lista. 

La derrota del PRI en Oaxaca le parece inminente. Y es la antesala, dice, de su desaparición como partido a nivel nacional. 

“Estoy hablando del fin del PRI como partido a nivel nacional. La posición que asumió el PRI en la reforma eléctrica pasada lo evidenció ante la sociedad como un partido al servicio de las empresas trasnacionales; si a eso le sumamos los audios que están circulando profusamente de su actual presidente (Alito Moreno); si a eso le sumamos la desbandada que hay en el PRI de gobernadores; si a eso le sumamos la derrota estrepitosa que va a tener por lo menos en cuatro estados si no es que en cinco de seis;  estamos hablando de un partido que ha perdido su articulación, su estructura y que sólo queda como feudo de algunos gobernadores y resabio de algunos cuantos caciques… 

“El partido como proyecto nacional se agotó, y solamente queda como subcultura política, tal vez podrá sobrevivir el registro, pero como partido, como proyecto nacional, como proyecto alternativo, está a punto de desaparecer”, sostiene Flavio. 

Sobre si ve en Morena esa “subcultura”, acepta que sí, pero dice que está en todos los partidos e incluso en la sociedad. 

Apunta que los actores políticos “se han venido mimetizando” y “el PRI se ha convertido en una subcultura política”, “ese es el siguiente lastre que tendremos que superar”.

Pero a AMLO lo cuece aparte. “Compañero de batallas”, lo llama. 

“Somos parte de este proyecto de la cuarta transformación, desde siempre hemos estado con el presidente López Obrador. Estuvimos con él en el 2006, en el 2012 y desde luego en el 2018. Antes del 2006… Hemos sido compañeros de batallas con el presidente de la República, suena chocante decirlo pero así ha sido”. 

Y sobre el actual gobernador Alejandro Murat, comenta que su “acierto más grande… fue acercarse con el presidente (AMLO)”. Se le pregunta entonces si el gobernador está apoyando a su partido, el PRI, para ganar las próximas elecciones, o está con Morena. A lo que Sosa ataja: (Murat) “está apoyando a su partido, sin embargo cuida su buena relación con el presidente de la República. De las cosas que mejor le han salido es acercarse al presidente… la estructura del PRI en el estado está a punto de sufrir un descalabro ante la ola de la cuarta transformación”. 

El PRI, a punto de desaparecer; permanecerá como subcultura: Flavio Sosa - salomon-jara-cruz-morena-oaxaca
Salomón Jara Cruz, candidato de Morena al gobierno de Oaxaca, ganaría por más de 30 puntos según encuesta. Fotografía: Facebook

Sobre qué espera de Salomón, dice que ojalá que rompa con una “maldición”: “Alguien hablaba de una especie de maldición en Oaxaca, el maestro Fernando Solana me parece, decía que en Oaxaca parece que siempre uno dice: el próximo gobernador puede ser peor que el actual. Y pareciera que habían sido uno tras otro peores los gobernadores. Con la llegada de López Obrador se ha potenciado por lo menos el desarrollo de muchas comunidades… a Salomón Jara le toca demostrar que no va a ser peor que los anteriores y romper la maldición”. 

E insiste en la muerte del PRI, que anticipa perderá tanto en Oaxaca como en Hidalgo -estados que actualmente gobierna-; es un “lastre”, sostiene. 

Aunque acepta que “en México todos llevamos un priista dentro”, la diferencia, dice, es que “habemos quienes nos hemos rebelado y asumimos una conducta diferente”. 

“Era una maquinaria diseñada para el saqueo, para el control político, con estructuras perfectamente aceitadas, el corporativismo priista se agotó… el presidente todo poderoso, el gran Tlatoani, el gran señor, el gran partido, eso se acabó”.  

Al menos en Oaxaca, sí parecen las horas finales del PRI en el gobierno, luego de que perdió en 2010 frente a Gabino Cué y logró recuperar la gubernatura con Alejandro Murat. 

Las encuestas hoy le dan a Salomón Jara hasta treinta puntos de ventaja

Flavio Sosa dice que el 5 de junio estará en su casilla vigilando la votación, porque “estamos convencidos de que la cuarta transformación tiene que gobernar el estado de Oaxaca”.