Demi Lovato baila con el Diablo en nombre de las mujeres de todas partes
Demi Lovato: bajo una presión inimaginable. Fotografía: Rich Fury / Getty Images para OBB Media

Cuando la estrella pop Demi Lovato explica que ella quiere “decir las cosas como fueron sobre lo que pasó”, en su nuevo documental Dancing with the Devil, ella no bromea. Las primeras dos partes de la película, que salió en YouTube la semana pasada, cuentan la historia de la recaída de Lovato en el uso de drogas y su sobredosis casi fatal en 2018. Esta es la era de las selfies, por supuesto, con todo documentado y preservado, pero una selfie con la descripción “Demi en crack por primera vez” me impactó. Este es un recuento brutalmente franco sobre sus problemas, parece que no se dejó nada sin contar. Si alguien todavía duda si la fama es un pacto sombrío para la mayoría, y particularmente para las mujeres jóvenes, entonces esto pone el caso en el jurado, una y otra vez. 

Dancing with the Devil fue el tercer documental que vi en el mes pasado sobre una mujer famosa bajo una presión inimaginable, con un dolor inimaginable. Framing Britney Spears y vi a una estrella pop carismática quemada por los reflectores, acosada en cualquier lugar al que fuera, que sucumbió por el peso de todo eso. Con un corazón pesado, vi la película conmovedora y difícil del Channel 4 sobre Caroline Flack, que se hizo con la participación de su valiente familia. Se anunció recientemente que Brittany Murphy, la estrella de Clueless que murió a los 32 años en 2009, será el sujeto de un documental en dos partes que promete “cortar a través del ruido de los tabloides”, y “armar un recuento fundamentado sobre los problemas de vida de Brittany Murphy”. 

Parte de mí se prepara para las otras que seguirán. Hay una preocupación de que esto se volverá una tendencia, un género, y ya puedo imaginar la búsqueda se sufrimiento que sucederá en las salas de juntas. Pero cada una de esas películas tiene un propósito. Intentan encontrar cualquier forma de justicia que puedan agarrar, para permitir que los involucrados corrijan los hechos, para que se vea otro lado de una historia que crees que ya conoces. Tal vez esto sea una nueva forma tentativa de poder dentro de una cultura de tabloides que siempre ha estado inclinada a favor de los tabloides. 

Te puede interesar: ‘Me preocupaba que Lindsay, Paris o Britney murieran’: los 2000 fueron malos con las mujeres

Lovato es clara sobre sus razones de decirlo todo tan simplemente como lo hace. Los espectadores no serán puras figuras públicas cuyos cuerpos, decisiones y movimientos son escrutinizados y juzgados por millones de extraños, pero la tristeza es universal y la adicción puede afectar a cualquiera. Cada episodio de Dancing with the Devil termina con una invitación a hablar con alguien, a buscar ayuda, una insistencia de que, donde sea que estés, no estás solo. 

Emerald Fennell: Nominada al Oscar en el lado equivocado del Atlántico

Emerald Fennell: parece que no se presentó a los Premios de la Academia. Fotografía: Colomba Giacomini / Getty Images

Después de una serie de shows de premios desastrosos, los Premios de la Academia impusieron un mandato estricto de “no discursos de aceptación por Zoom”. Es comprensible, aunque eso significa que los nuevos deportes de los espectadores de “cara trabada o pantalla trabada” y “qué libro de arte está ahí casualmente y porqué” no tendrán tanto campo de juego. También pone en dificultades a los nominados que no viven cerca, Emerald Fennell, la directora nominada por Promising Young Woman, dijo que está “desesperada” por atender, pero “no romperé la ley al nadar a través del Atlántico. Aunque sí lo haría si tuviera el tiempo y la resistencia”. 

Me doy cuenta de que esto está en el nivel más bajo de las molestias pandémicas, junto con ese periodo breve de escasez de lechugas y la vez que tuve que formarme por 15 minutos para entrar a Ryman para comprar papel para la impresora. Pero Promising Young Woman salió en EU en diciembre y la semana pasada apenas dieron su fecha de estreno en el Reino Unido, el 16 de abril.

Lee: ‘Las películas de los Avengers fueron una poderosa herramienta política’: hermanos Russo

He estado actualizando una búsqueda de “cuándo sale en el Reino Unido” de tres películas atrapadas en el purgatorio trasatlántico este año: Promising Young Woman, Ammonite, que finalmente sale este fin de semana, y Palm Springs, que sale el 9 de abril. Parece que las fechas de estreno se alinearon ampliamente en los últimos años, este espacio hambriento me recuerda de cuando era más joven y esperaba alguna señal de una megaproducción estadounidense, probablemente con Keanu Reeves, que saliera en el Ritz local. 

Aún así, la anticipación ha crecido y no puedo esperar para ver esas tres. 

JRR Tolkien: plan de rescate del mago sin éxito

JRR Tolkien: su atractivo cayó en oídos sordos. Fotografía: PA

Ni siquiera Gandalf y Bilbo Baggins pudieron rescatar la campaña para comprar la vieja casa de JRR Tolkien en Oxford. A pesar del apoyo de Ian McKellen y Martin Freeman, el Proyecto Northmoor, que quería recaudar 6.2 millones de dólares para comprar la propiedad de seis habitaciones en donde se dice que Tolkien escribió El hobbit y El señor de los anillos, llegó a solo 17% de su objetivo. La Tolkien Society no apoyó el plan, dijo que la casa estaba “bien protegida bajo la ley y no necesitaba rescate” y que no se abriría al público. 

Eso es una lástima. Las casas de escritores son mi atracción turística favorita, más que los cementerios, centros de juegos con una buena variedad de máquinas de dos centavos y lugares ofensivamente fríos. Y si alguien lograra combinar todos esos aspectos en unas vacaciones perfectas, sospecho que nunca volvería a casa. He paseado por el jardín de Virginia Woolf y miré el pañuelo ensangrentado de Anne Brontë, en un aparador de cristal en la casa en la que creció. 

No te pierdas: Películas exhibidas en México serán subtituladas al español

Quedaré boquiabierta con el estudio de cualquier escritor incluso si no me gusta particularmente el escritor, con la esperanza de absorber algo de la magia o al menos robar algunas ideas de diseño de interiores. 

Rebecca Nicholson es una columnista de The Observer.