‘¡Ánimo juventud!’ penetra en el absurdo y el dolor de la adolescencia
Escena de la película "¡Ánimo juventud!", de Carlos Armella. Foto: Cortesía

Los días de adolescencia pueden ser los más difíciles, aunque viéndolos a la distancia son problemas que incluso rayan en lo cómico. ¡Ánimo juventud! es una película de Carlos Armella que nos hace revivir esas situaciones paradójicas que nos dejaron varias heridas que nos hicieron crecer y madurar.

Protagonizada por Iñaki Godoy, Mario Palmerín, Rodrigo Cortés y Daniela Arce, la cinta mezcla la historia de cuatro jóvenes con una situación distinta.

En el caso de Arce interpreta a Dulce, una chica con una inseguridad sobre la persona que ha construido de sí misma y que ahora no sabe cómo romper ese cascarón para revelar sus sentimientos.

“Me vino a la mente que la juventud es una comedia negra. Pasan cosas que parecen absurdas, pero que a ti te duelen”, dijo la actriz en entrevista para La-Lista.

El director Carlos Armella comentó que su interés por realizar ¡Ánimo juventud! surge a partir que le parece que es una edad interesante en el que por un lado se tienen las emociones a flor de piel, pero por otro a través de los ideales se pelea con el mundo que se vuelve su enemigo.

“Cuando crecemos desdeñamos eso, decimos ‘Qué bueno que ya lo superé’ o ‘Qué flojera lidiar con adolescentes’. A mí me parece que cuando maduramos tendemos a olvidar eso y lo que me interesa es recordarlo, pero con un afán de que siga siendo un motor, que aún adultos sigamos navegando con ese espíritu juvenil“, comentó.

El cineasta recordó que en esa etapa se dan los primeros enamoramientos y situaciones que provocan muchos miedos. “Estos chicos se enfrentan a diferentes situaciones cotidianas, que de cierta manera los van a marcar hacia el futuro. No me interesa verlos madurar ahí, sino sobresalir gracias a ese espíritu y esa energía de juventud que tienen”.

Los personajes y las historias le fueron llegando a su cabeza, siendo el punto de partida un grafiti que vio una vez con una dedicatoria de amor a una persona llamada Cris, lo que le permitió dejar volar su imaginación. A pesar de ser historias distintas, buscó que tuvieran un punto de conexión.

“Había mucho de mí que podía proyectar en estos personajes y que estando en su situación seguro eran muy trágicas, pero mirándolo a la distancia tiene mucho de cómico”, agregó el director.

¡Ànimo juventud! llegó a distintas salas de cine, tanto de espacios independientes como de las grandes cadenas. Además formará parte de la programación del Festival de Cine de Morelia.