El ‘Gobernathor’ es una gran farsa: Marco Polo, actor
Gobernathor es uno de los personajes del actor Marco Polo. Foto: Captura de pantalla


Cuando la pandemia lleva a un actor al encierro surgen posibilidades. A Marco Polo, actor del género dramático desde hace 20 años, lo llevó a crear el personaje del “Gobernathor”, un político junior en Nuevo León que se sorprende de la pobreza y los problemas que hay en su estado.

Un día, en las redes social, alguien hizo un meme de uno de los personajes de Marco Polo con la imagen del político Samuel García diciendo “Samuel es comediante y no nos hemos enterado”.

Los rasgos del actor con los del político son afines: ambos son robustos, de tez blanca, tienen las cejas arqueadas, barbilla prominente y mandíbula ancha. De ahí nacería el personaje del Senathor, y más tarde, el Gobernathor.

“A mí me dio gracia”, dice Marco Polo una mañana de sábado desde su casa. “Más adelante, cuando un video que se hizo viral con él, en este video de ‘baja la pierna’ y demás, a mí se me ocurrió hacer una parodia porque estábamos en pandemia, porque no tenía trabajo y todos los escenarios, auditorios y bares estaban cerrados e hice algo por parodia y a la gente le gustó mucho”

Pero su mismo público comenzó a pedirle más cosas, comenta el actor por videollamada a La Lista. Con la pandemia, las campañas de las elecciones de 2021, el personaje de Marco Polo también fue creciendo pero en las redes sociales. Hoy tiene 171 mil seguidores en su cuenta de Instagram y 179 mil suscriptores en su canal de Youtube.

Para Marco Polo, Samuel García es un político más y él solo retoma el cliché del político para hacer un personaje.

“Veo los detalles en cuanto al estereotipo de la personalidad (…) Todos, a final de cuentas, somos personajes (…) di una lectura rápida del estereotipo de Samuel, como ésta cuando dice que ‘lo más difícil de mi vida era jugar golf temprano’ y demás. Es una lectura rápida”.

Marco Polo se refiere a un video transmitido en las redes sociales de Mariana Rodríguez Cantú, esposa de Samuel, en donde está comiendo con su esposo a distancia en una videollamada. Mientras ella está sentada en el piso, pone una planta de su pie en el suelo y se puede ver su rodilla. Samuel reacciona y le dice que baje la pierna. “¡Si me casé contigo fue pa´mi no para que andes enseñando!”, le gritaba en el video.

Mariana Rodríguez se posicionó como influencer también en la campaña de Samuel García hacia la gubernatura, donde alcanzó 2.5 millones de seguidores, sólo que ella modelando ropa y posando con sus perritos y sus rutinas de cuidado facial o aspectos de la campaña.

Marco Polo (@lordmarcopolo, en sus redes sociales) comenzó haciendo sátira con el personaje de un político joven con aspiraciones de gobernar Nuevo León, que necesita asesoría de su equipo todo el tiempo porque no conoce los datos reales sobre los problemas y que no puede acercarse a las personas pobres sin taparse la nariz y que más tarde llegaría a Gobernathor.

Una de las actitudes más cuestionadas a Samuel García cuando era candidato es cuando dijo que de más joven su papá lo hacía ir al campo de golf y lo hacía trabajar los sábados, lo cual fue “muy duro para él. En otra entrevista se hizo viral cuando dijo que no podía creer que una persona pudiera vivir con un sueldito de 40 mil pesos al mes, cuando la gran mayoría de las personas mexicanas gana menos de la mitad de ese monto.

Durante sus parodias difundidas en Youtube, el personaje de Marco Polo dijo un día a la audiencia “un pito es un voto”, como lema de campaña, del cual se apropió el equipo de Movimiento Ciudadano, que impulsó a Samuel García a la gubernatura.

“Todavía no empezaban las campañas políticas en Monterrey y metí en el video una frase que era ‘un pito es un voto’, que era que la gente que tocara el claxon en la calle me estaba apoyando. Se hizo demasiado popular, que hasta el partido con el que yo no tenía contacto ni nada en las calles; gente de otros estados me mandaba fotos donde tenía mi frase en las calles y todo a raíz de un chiste, una sátira política. Y sobre todo, un humor que refleja todo esto que pasa en las campañas.”, dice Marco Polo sorprendido.

El personaje de Marco Polo es un junior con pretensión de que sabe lo que está haciendo, pero, a la vez, reconoce haber salido de su casa “bien pendejo” que hasta se puso dos relojes en las muñecas y dice que no va a gobernar Nuevo León porque es un estado muy chico para él.

Con el tiempo, Samuel García resultó el ganador en las elecciones y de Senathor, el personaje de Marco Polo evolucionó a Gobernathor.

‘La gente me reclama como si yo fuera el real’

Marco Polo comenzó a meter a su personaje en problemas con un grupo de actores y crear situaciones que cómicas desde la sátira política. Cuando Samuel García ganó las elecciones, supo que tenía que continuar.

Sobre el gobernador real, Marco Polo asegura que no conoce mucho de política, y que él solo tomó el estereotipo. Comenta que Samuel García y su esposa fueron a ver su show nocturno en una ocasión y que no cambió nada de su rutina porque trata de construir humor a partir del respeto.

Nuevo León, un estado industrial en el norte del país, enfrenta una de las peores crisis de agua, enfrenta problemas de inseguridad, un alto número de personas desaparecidas en el estado y problemas de la violencia de género.

“Hay una parte del show en donde el “gobernathor” está dando su speech y todas las cosas que va a mejorar” relata, “… y la gente me empieza a aventar todas las cosas que traen en su mente socialmente. Es un gran experimento social”.

Como sus soluciones, Marco Polo ofrece propuestas de solución absurdas.

“Hay veces que hay cuestiones graves o delicadas, tanto de la violencia hacia la mujer, de aborto y demás. La gente se enoja conmigo como si yo fuera el de verdad. Es fuerte. Y yo tengo que convertirlo en un chiste y relajar el ambiente porque no dejamos de estar en un show de parodia política y de sátira”, dice.

El personaje del gobernathor es una gran farsa”. Habla de su personaje.

¿Dónde se presentará Lord Marco Polo?

  • 23 de junio, en el Dejavu Night Hall, en Ciudad de México
  • 1 de julio, en el Auditorio Pabellón M, en Monterrey