Festival de cine de Donostia-San Sebastián inicia con presencia latina
La edición 70 del Festival Internacional de Cine de Donostia-San Sebastián inició este 16 de septiembre. Foto: Cortesía Festival Internacional de Cine de Donostia-San Sebastián

El potente drama Modelo 77, sobre un grupo de presos que luchaban por la libertad en una España que despertaba de la dictadura, inauguró este viernes el Festival de San Sebastián, que ofrecerá una amplia gama de películas latinoamericanas.

La edición 70º del certamen que se celebra en la ciudad del País Vasco, uno de los grandes de Europa junto a Cannes, Venecia y Berlín, tendrá su gala de entrega de premios el sábado 24.

Ya sin medidas anticovid por la mejoría de la situación sanitaria, San Sebastián recupera este año las alfombras rojas, por las que desfilarán estrellas como Penélope Cruz, Olivia Wilde, Liam Neeson, Ricardo Darín o Vicky Krieps.

Muy sentida será la ausencia de la actriz estadounidense Glenn Close, quien canceló tres días atrás su viaje a San Sebastián, donde iba a ser la presidenta del jurado oficial. Fue reemplazada por el productor argentino Matías Mosteirín.

Modelo 77, el nuevo largometraje de Alberto Rodríguez, director español conocido por la multipremiada La isla mínima, abrió la sección oficial del festival, aunque fuera de competición.

La carrera por el máximo galardón, la Concha de Oro a la mejor película, y los otros premios destacados comenzará este sábado, con una sección principal en la que compiten 17 filmes, tres de ellos latinoamericanos y cuatro españoles.

Basada en hechos reales, Modelo 77 cuenta la historia de un colectivo de presos que realizaron una serie de acciones extremas, como automutilaciones o motines, para exigir una amnistía tras el fin de la dictadura de Francisco Franco en 1975.

Apenas tras meses después de la muerte de Franco, Manuel entra por un robo a la cárcel Modelo en Barcelona, un centro penitenciario en forma de estrella que funcionó hasta 2017.

Allí conoce a Pino, junto al cual se convertirá en uno de los líderes del movimiento de presos comunes que reclamaban mejores condiciones carcelarias y, en última instancia, una amnistía, al considerar que habían sido condenados bajo leyes draconianas de la dictadura.

La película sirve para mostrar el contexto del país, que daba pasos hacia la democracia, explicó en rueda de prensa Alberto Rodríguez.

Era una “especie de grito de libertad que estaba dando un país entero, y creo que la cárcel siempre es un reflejo de una sociedad, de una manera u otra”, dijo Rodríguez.

La transición de España hacia la democracia “tiene para mí más grises que blancos, y esta película lo refleja muy bien”, estimó Javier Gutiérrez, actor español con dos premios Goya en su haber.

En la sección oficial compiten tres películas latinoamericanas: El suplente, del argentino Diego Lerman, Pornomelancolía, de su compatriota Manuel Abramovich, y Los reyes del mundo, un drama de la colombiana Laura Mora sobre un grupo de niños de la calle en Medellín.

Además, el chileno-argentino Sebastián Lelio, cuya cinta Una mujer fantástica ganó en 2018 el Óscar a mejor película extranjera, presentará The Wonder, una producción británico-irlandesa sobre una milagrosa niña que sobrevive meses sin comer.

Del país anfitrión, una de las cintas más esperadas es el segundo largometraje de Pilar Palomero, quien con su ópera prima Las niñas obtuvo el Goya a mejor película española en 2021.

El apartado dedicado al cine latinoamericano, Horizontes, quedará inaugurado este viernes con la proyección de Mi país imaginario, un documental del chileno Patricio Guzmán sobre la revuelta social en su país iniciada en 2019.

Por el premio a mejor película latinoamericana en San Sebastián, vitrina por excelencia del cine de la región en Europa, compiten este año doce largometrajes, de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador y México.

Con información de AFP