A veces no hay nada más aterrador que lo que pasa en nuestra propia casa: Isaac Ezban
El cineasta Isaac Ezban presenta su nueva cinta, llamada 'Mal de ojo'. Foto: Cortesía

Alfred Hitchcotck decía que, mientras el horror nos alerta de la amenaza de fuera, el terror siempre proviene de dentro. Y precisamente el terror que puede estar tan cerca como la propia familia es lo que explora Mal de ojo, nueva cinta del cineasta Isaac Ezban.

Ezban, quien ha destacado por sus cintas de ciencia ficción oscura como El incidente, Los parecidos y Parallel, ofrece lo que él mismo califica como un cuento de hadas de terror sobre la familia y la llegada a la adolescencia.

“A veces no hay nada más aterrador que lo que pasa en nuestra propia casa, con nuestros propios padres o abuelos. 

“Yo concibo Mal de ojo más bien como cuento de hadas de terror, porque tiene fantasía. Todo es en realidad una metáfora sobre el paso a la adolescencia, un adolescente que está descubriendo quién es, que va a descubrir la verdad sobre su familia, que descubre el pasado, la sangre, la muerte, el sexo, la magia y de qué forma los afecta”, señala Ezban.

En Mal de ojo, una familia viaja a la casa de su abuela para tratar de encontrar la cura para un padecimiento que afecta a la hija más pequeña, pero mientras los padres buscan esa respuesta, las dos hijas descubren algunos secretos en torno a su propia familia.

“Es una historia que finalmente gira en torno a la familia, que es lo que más amas, cómo a veces también en ella puedes encontrar lo que más temes.

“Este terror realmente se basa en algo muy cercano a todos nosotros, no estamos hablando de criaturas de otro planeta ni nada así, sino que estamos hablando de lo más amado que tenemos, que es la familia”, añade Arap Bethke, protagonista de la cinta.

Tanto el cineasta como el protagonista de Mal de ojo animan a los cinéfilos a disfrutar de esta película nacional en alguna de las mil 200 salas de cine en las que está disponible, pues tanto el diseño de sonido como la fotografía se aprecian de una mejor manera en la oscuridad.

“Es importante ver Mal de ojo en cine. Es una película de terror, por el sonido, por la música y por la atmósfera tiene que verse en pantalla grande”, concluye Ezban.