Rossy de Palma protagoniza el Salón Internacional de Fotografía de París
La actriz Rossy de Palma es la invitada especial de la nueva edición del Salón Internacional de la Fotografía. Foto: EFE/Teresa Suárez

El Salón Internacional de Fotografía de París homenajea, a partir del jueves, a 77 mujeres artistas y con motivo de su 25ª edición invitó a la actriz española Rossy de Palma a compartir sus imágenes favoritas.

Es “una elección radical que no corresponde a ningún canon estético de nuestro tiempo y que hace brillar el poder de las mujeres”, declaró la escritora, comisaria y editora italiana Federica Chiocchetti, que ha diseñado la exposición especial Elles x para el Salón Paris Photo, con instantáneas de estas 77 fotógrafas.

“En la lotería napolitana, el número 77 se asocia a las piernas de las mujeres, pero también al diablo, vestigio de una sociedad patriarcal. Quise rehabilitar ese número que es también el nombre de un movimiento feminista de los años 70”, agregó.

Rossy de Palma, una de las actrices fetiche del director español Pedro Almodóvar y musa de innumerables fotógrafos y diseñadores de moda, seleccionó 25 fotos de los 183 expositores, galerías y editores de 31 países presentes en esta edición de Paris Photo en el Grand Palais Éphémère.

Para ella, las mujeres ya no necesitan que les den un protagonismo especial sino que tienen que interesarse por ellas mismas como mujeres.

Al margen de la igualdad de sueldo, “hace ya tiempo que dejé de pedir favores para las mujeres porque creo que nosotras, las mujeres, no necesitamos nada, sino descubrirnos a nosotras mismas”, declaró durante el salón.

Entre las fotos que seleccionó, se encuentra la de un bailarín negro, de espaldas y envuelto en una tela blanca, firmada por el sudafricano Mohau Modisakeng.

Entre las profesionales homenajeadas están la estadounidense Bertha E. Jaques y sus cianotipos, un antiguo procedimiento fotográfico monocromo, la activista italoamericana Tina Modotti, fotógrafa de la escena bohemia de la Ciudad de México en los años veinte y la artista radical alemana Gabriele Stötzer, que cuestionó el papel de la mujer en la Alemania del Este.

París Photo también resalta el trabajo de nuevas pioneras, como la sudafricana Zanele Muholi, que no se reconoce ni como mujer ni como hombre y busca descolonizar la imagen trabajando en la diversidad de género.

También resalta los trabajos de la italiana Letizia Battaglia, que documenta los crímenes de la mafia napolitana, y la serbia Marina Abramovic, conocida por sus performances de body art que llevan la representación del peligro hasta el punto de ponerse en riesgo físico, según Chiocchetti.

Entre los más de mil 600 artistas presentes, el 31% son mujeres, la mayoría de Europa, aunque también figuran fotógrafos de Sudáfrica, Irán, Israel, Líbano, Marruecos, China, Corea del Sur, India, Canadá, Estados Unidos y Latinoamérica.

Varios de ellos están especialmente homenajeados en solitario o a dúo, como el ucraniano Boris Mijailov, que lleva 50 años lanzando una mirada provocadora sobre la historia de su país con su serie Theater of War, tomada en 2013 durante las manifestaciones proeuropeas en la plaza Maidan de Kiev.

Entre los temas de actualidad presentes en las fotografías figuran los confinamientos, el aislamiento, las guerras, los genocidios o los cambios ecológicos.

Es “una plataforma que cubre cerca de dos siglos de historia y de práctica fotográfica”, subraya Florence Bourgeois, directora del salón.

Varias galerías proponen además exposiciones colectivas que cubren el trabajo de grandes maestros hasta temas sociales contemporáneos.

La galería ADN, de Barcelona, explora la iconografía del desastre y de la protesta, especialmente en lo que respecta a la feminidad y los medios de comunicación.

La galería Karsten Grève, de París, expone a los artistas Eugène Atget, Brassaï y Edward Steichen. Por su parte, la galería Magnum, también de París, celebra sus 75 años con una exposición encargada al fotógrafo británico Martin Parr.

Los artistas emergentes están representados por 16 galerías de nueve países, lo que pone de manifiesto el carácter interdisciplinario de las prácticas artísticas basadas en la imagen.

Con información de AFP