Síguenos

 

Entrevista

‘Es muy fácil tratar a Neymar. Es humilde y escucha’: Mauricio Pochettino

El entrenador del PSG habla sobre sus emocionantes aventuras en Champions League, las preguntas del trilingüe Mbappé y el secreto para mantenerse joven.

El Paris Saint-Germain , deMauricio Pochettino, recibirá a Manchester City in el primer partido de su serie de semifinal de la Champions League. Foto: Franck Fife/AFP/Getty Images

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

“No soy un actor”, dice Mauricio Pochettino, mientras explica cómo maneja a su elenco de superestrellas en Paris Saint-Germain. “Neymar, Verratti, Navas, Mbappé, por supuesto … Di María. Hay muchos jugadores talentosos, personalidades grandes.

“Pero lo más importante para dirigir es ser natural, genuino, espontáneo. Soy entrenador de fútbol, no voy a cambiar. Soy como soy. Intento empatizar, para saber cómo son los jugadores para crear un buen vínculo emocional”.

Pochettino se frena en seco. El exentrendaor del Tottenham, quien está en el PSG desde el 3 de enero y se prepara para la ida de las semifinales de la Champions League contra el Manchester City de este miércoles, tiene que hacer una confesión. “De hecho, estaba actuando un poco porque aquí también hacemos lo de Amazon…”, dice.

Hay una risa en el Zoom porque Pochettino no quería las cámaras de Amazon con sus Spurs para documentar la semana pasada. ¿Su argumento? Porque las personas del fútbol no son actores. Al final, Pochettino sólo estuvo durante unos meses en la campaña y no llegó más allá de la mitad del primer episodio de la eventual serie de nueve partes.

“Lo sé, lo sé. Sólo estuvimos durante 25 minutos del primer episodio”, dice. “Fue suficiente. ¡Demasiado!”.

Lee: El futbol europeo reclama menos despilfarro en sueldos y fichajes

Lo que Pochettino no puede negar es que está hecho para este tipo de espectáculos porque parece que el drama lo persigue, particularmente en la Champions League. En la carrera de los Spurs hasta la final de 2019, obtuvieron victorias sobre el City y el Ajax, durante semifinales y cuartos, imposibles de predecir con giros de último segundo, y ahora en PSG ha triunfado sobre el Barcelona y el Bayern Múnich en octavos y cuartos de final, fueron encuentros de alto octanaje y calidad que, en el segundo caso, se decidieron hasta el final. Con Pochettino, no se acaba cuando canta la señora gorda, sino cuando se muere de un infarto.

“La Champions League nos ama”, dice Pochettino. “Siempre que estamos implicados en los juegos de Champions League, las personas no son indiferentes. ‘Bueno, le toca a MP y su staff en la Champions, tenemos que ver el partido’. Contra Barcelona, contra Bayern Munich, llamamos la atención porque los encuentros eran fantásticos”.

Bayern derrotó al PSG en la final de la temporada pasada. “Decían: ‘Oh, les tocó otra vez, contra el mejor equipo del mundo’ “, dice Pochettino. “Nadie creía en nosotros pero aquí estamos”.

También había un fantasma que sepultar contra el Barcelona tras “La Remontada”, el infame encuentro durante los octavos de 2017 cuando el PSG ganó una ventaja de 4-0 en la ida, pero perdieron 6-1 en el Camp Nou, con tres goles después del minuto 88. En esta ocasión, el equipo de Pochettino ganó 4-1 en la ida, pero de visitante, y empató 1-1 en la vuelta, pero es justo decir que los nervios comenzaron a jugar en contra cuando el Barcelona recibió un penalti justo antes del medio tiempo.

Pochettino guardó la calma, como suele hacer en su área, en contraste con sus expresivos predecesores en PSG, Thomas Tuchel y Unai Emery, y le transmitió confianza a sus jugadores. Keylor Navas atajó el disparo de Messi, y PSG guardó el resultado de 1-1 para avanzar.

“Todo lo que se escuchaba por acá antes de la vuelta era sobre La Remontada”, dice Pochettino. “Era un sentimiento algo extraño. Sólo algunas personas dentro del club y, por supuesto, los jugadores, el factor más importante, no se sentían nerviosos o paranoicos al respecto. Pero mantuvimos la calma”.

Pochettino se ve bien, a pesar de la presión de su nuevo empleo; no tiene arrugas de preocupación ni canas. “Tal vez el secreto es que para mí no es estresante ser entrenador”, dice. “Intento disfrutar los juegos. No sufro, no me siento nervioso antes. Odio cuando no estamos jugando. Me gusta más estar involucrado, especialmente en los duelos importantes, que estar en las sesiones de entrenamiento. Pero también quiero dar las gracias, por su puesto, a mi papá y mi mamá porque creo que también es algo genético”.

Te puede interesar: Adiós campeón: PSG elimina al Bayern Munich de la Champions League

Igual que en Spurs, Pochettino busca crear una atmósfera familiar en la que todos sean amados y valorados igualmente, y su tacto humano se hizo evidente durante el partido de local contra Nantes el 14 de marzo, cuando recibió las noticias de que la casa de Ángel Di María fue asaltada cuando su esposa e hijos se entonaban al interior. Pochettino sustituyó de inmediato a Di María y permaneció con él en el vestidor hasta que el jugador contactó a su esposa. PSG perdió 2-1 pero el resultado era de importancia secundaria para Pochettino.

“En el momento que nos enteramos de eso, se acabó el juego”, dice Pochettino. “La familia va primero. Hicimos exactamente lo que necesitábamos hacer, poner a la familia primero”.

Se suponía que Pochettino sólo era capaz de lidiar con los jóvenes maleables de Inglaterra, en lugar de las superestrellas, entonces ¿cómo logró establecer una conexión con Neymar, por ejemplo? Resultó que con bastante facilidad.

“Es muy fácil con Neymar porque no tienes que hacer mucho”, dice Pochettino. “Desde el día uno está dispuesto a trabajar. Es muy humilde, escucha y acepta todas las instrucciones de buena gana. Los futbolistas brasileños llevan algo especial por dentro. Aman jugar fútbol porque es como bailar. Juegan como si estuvieran bailando. Ronaldinho fue mi compañero como jugador en el PSG y ahora me toca Neymar. Necesitan sentirse bien, sentirse felices para desenvolverse de la mejor forma”.

Foto: EFE/EPA/IAN LANGSDON

Pochettino describe a Kylian Mbappé de forma similar, un joven con un hambre insaciable de conocimientos y mejoras personales. “Kilian ama el fútbol, le encanta hablar sobre fútbol”, dice Pochettino. “Me pregunta sobre Inglaterra, ¿cómo es el juego, la mentalidad y la cultura allá?, y también sobre España y Argentina. Todos los días ve partidos de Inglaterra, Francia, Italia, Alemania.

“Apenas tiene 22 pero es muy maduro y abierto, confía en su talento. Habla francés, por supuesto, pero también inglés y español. Yo hablo con él en inglés y español, pero un poco más inglés. El otro día le dije: ‘Necesito practicar mi francés contigo, para mejorar’, y él contestó: ‘Claro, pero es mejor si yo hablo en inglés’. Le encanta practicar varios idiomas.

“Antes del juego de ida en Barcelona, le dije que gané ahí en una ocasión con el Espanyol, y el dijo, muy serio: ‘Bueno, mañana será la segunda vez’. Yo le dije: ‘¿Estás seguro?’ Y contestó: ‘Sí, no te preocupes. Vamos a ganar’. Se estaba riendo después del partido y me dijo en el campo: ‘Te lo dije, te lo dije, te lo dije’ “.

Han sido cuatro meses bastante agitados para Pochettino en PSG, después de un poco más de un año sin trabajo, esperando al proyecto correcto. Llegar a media temporada no es lo ideal, pero durante una pandemia, con todas las dificultades adicionales, es todavía peor.

Pochettino se perdió dos partidos desde el 15 de enero porque dió positivo a Covid-19, y todavía vive en un hotel con tres de sus asistentes, Jesús Pérez, Toni Jiménez y Sebastiano, su hijo, quien es el preparador físico. El cuarto, Miguel D’Agostino, se mudó a su propia casa. Con Francia en confinamiento y con un toque de queda a las 7 pm, sólo ha podido ver el hotel, las instalaciones del club, estadios y poco más.

Los logros nacionales incluyen la victoria sobre el Olympique de Marseille en el Trophée des Champions el 13 de enero, lo que significó el primer trofeo en su carrera como entrenador, y cuatro victorias en la Copa Francesa para llegar a las semifinales contra Montpellier. Su récord en la Ligue 1 incluye 12 victorias y 4 derrotas en 17 partidos, y el equipo ocupa el segundo lugar de la tabla, un punto por detrás de Lille, y uno por delante de Mónaco, con cuatro juegos por jugar. No podría estar más ajustado.

No te pierdas: Bayern 2-3 PSG: Keylor Navas y Mbappé, ‘monstruosos’

Pero los dueños cataríes del PSG tienen hambre de una primera Champions League desde que adquirieron la mayoría del club en 2011, y Pochettino no rehuye de las expectativas.

El objetivo de los últimos diez años ha sido ganar la Champions League y el club trabaja muy duro para intentar llegar y ganarla”, dice. “Es el último paso, que siempre es el más difícil. SI te acuerdas del Tottenham, siempre se hablaba de que el último paso es lo más difícil. Pero Paris Saint-Germain está ahí y ahora todo se trata de ganar. Amo sentir esto. Amo sentir que necesitas ganar todos y cada uno de los partidos”.

En cuanto al partido contra el City y la reunión con Pep Guardiola, a quien se refiere como “el mejor entrenador del mundo”. Pochettino dice que ha aprendido de la locura de sus aventuras en Champions League y que, “si ocurren situaciones similares, será más fácil lidiar con ellas”.

Otro clásico se aproxima.

The Guardian
Contribuye a The Guardian

También puedes leer

Deportes

La final será el próximo 29 de mayo en el Estadio Olímpico Atatürk de Estambul, Turquía

Deportes

Después de una larga espera, el Manchester City, con Pep Guardiola al mando, disputará su primera final de la Champions League el próximo 29...

Deportes

De acuerdo con la investigación, los hechos ocurrieron durante una fiesta el pasado 25 de diciembre en el departamento del deportista.

Actualidad

Los artistas locales'Los Nooks' fueron los encargados de darle color a la rehabilitación de esta cancha, que tiene el objetivo de recomponer el tejido...

Publicidad