‘Resiliencia para pandemials’, una guía para educar a niños en tiempos de Covid-19
De un día para otro, el covid-19 provocó que millones de pandemials se toparan de frente con el duelo, la enfermedad, el desempleo de los padres, la escuela a distancia, el maltrato familiar, el aislamiento y la incertidumbre. Foto: Alexa Herrera / La Lista

La generación Alfa, los niños nacidos a partir de 2010, después de los centennials, ahora son referidos en muchos lados como los pandemials. Son nuestros hijos, los pequeños que han tenido que explicarse el mundo con Covid-19, los que debieron adaptarse al aislamiento, a los parques cerrados, a las las clases en línea.

Sin duda son los niños los más afectados en este entorno y, a los que menos atención se les presta, es por ello que resulta de gran ayuda la existencia de libros como Resiliencia para pandemials, de Alejandra Crail, una investigación con datos, casos concretos y análisis multidisciplinario que es a la par una guía para padres. Porque aún no sabemos el impacto que tendrá la pandemia en nuestros hijos.

Resiliencia para pandemials

Platicamos con Alejandra Crail a propósito de su libro y de la necesidad de fomentar en nuestros hijos la capacidad para trascender cualquier circunstancia. Eso es la resiliencia.

Baby Creysi (BC): Después de más de un año de pandemia, ¿ qué hemos aprendido de ella?

Alejandra Crail (AC): “El aprendizaje aún no termina, pero una de las cosas más importantes es que gracias a la pandemia pudimos establecer nuestras prioridades. Estamos descubriendo que cosas que antes pesábamos eran importantes, en realidad no lo son.

“El aislamiento permitió reconectarnos con las personas. En el caso de los cuidadores que tienen niñas y niños alrededor, conectar con sus pequeños. La dinámica cotidiana impedía que hubiera un contacto cercano, a veces nada más se quedaba en el vínculo sanguíneo. El encierro nos vino a dar perspectiva de lo importante que es estar juntos, convivir, dar tiempo de calidad”.

La visión adultocéntrica

BC: Los niños son los más olvidados dentro de la pandemia, ¿por qué nos cuesta tanto trabajo voltearlos a ver?

AC: “Nos han educado con una visión adultocéntrica. Voltea a ver a tu yo de niña, los adultos siempre tenían la razón y eran muy escasas las ocasiones en las que nos escuchaban. Las cosas no han cambiado y eso se nota también en las decisiones gubernamentales, en gestión misma que tiene la administración pública para con la infancia.

“Como miembros de todo un sistema compartimos la visión adultocéntrica, creemos que los adultos tenemos la razón de la vida y pensamos que esas voces pequeñitas que están en desarrollo no tienen mucho que aportar. La verdad es que los niños son ciudadanos hoy, aunque nos cueste trabajo reconocerlo.

“La pandemia representó una oportunidad en ese sentido. Después de compartir un techo 24×7 nos obligamos a voltear a ver sus necesidades. Pudimos escuchar lo que preocupa a nuestros niños, conocer qué les produce felicidad, qué les disgusta, a qué temen”.

Maltrato infantil: el secreto a voces que nadie quiere ver

BC: Durante la pandemia el maltrato infantil se recrudeció. ¿En México los niños son especialmente vulnerables?

AC: “El maltrato es un fenómeno global que parte de la visión adultocéntrica de que los niños son de ‘nuestra propiedad’. Sin embargo, en México, por nuestras características como sociedad por supuesto somos más propensos que algunos otros países más desarrollados porque aquí tenemos mucho machismo y misoginia.

“La visión patriarcal es muy fuerte en las familia y la pandemia vino a hacer más fuerte un problema que venimos arrastrando desde hace mucho. Hace un par de años publiqué una investigación sobre maltrato infantil en la que hablábamos del último punto de la cadena de violencia que viven las niñas y los niños en México. Los datos, muy conservadores porque no hay suficiente información, nos decían que cada dos días un menor de 15 años muere asesinado en sus familias, en sus hogares, directamente por maltrato.

“Durante la pandemia la cifra se incrementó porque estuvimos mucho más tiempo en casa. Además, la pérdida de empleo, los problemas económicos y todas las afectaciones que trajo consigo la pandemia incrementó el riesgo de que los adultos seamos violentos con los niños más pequeños porque son los últimos en la cadena de vulnerabilidad.

“Esto es una oportunidad de visibilizar algo que siempre estuvo ahí. Hoy es más crudo, pero era un secreto a voces del que nadie quiere hablar ni reconocer”.

Una guía de resiliencia para pandemials

BC: Tu libro es una guía para cuidadores. ¿Cuáles son las 5 claves para que nuestros hijos desarrollen resiliencia?

AC: “Primero les diría que el autocuidado es la base. Si nosotras como mujeres, o para los papás también, va para todo cuidador, pero si nosotros no cuidamos de nuestros cuerpos, de nuestras mentes, de nuestra salud, eso es una barrera para ser guías para nuestros hijos.

“El segundo es reconocer la voz que tienen nuestras niñas y niños. Escucharlos y generar vínculos a partir del diálogo. Validar sus aportaciones, no engañarles, compartirles lo que está pasando, incluso nuestros propios temores para tener una confianza real.

“Lo tercero, después del desequilibrio y el traslado de la educación a los hogares, tratar de crear una rutina. Las rutinas permiten a los niños a formar sus límites y responsabilidades. Son base en su desarrollo dentro de la sociedad.

“Cuarto quiero recordar a los cuidadores que la única chamba que tienen los niños es jugar. Incluso en medio de una pandemia, del confinamiento, es importante que ellos jueguen. Si los papás pueden jugar con ellos qué mejor, pero el juego es parte de su desarrollo, de cómo ellos explican el mundo.

“Por último el tema del duelo es fundamental. Hay que respetar los procesos que lleva el duelo y aceptarlos nosotros como adultos. Es importante porque nos permite volver a la normalidad después de una pérdida, no solo de la muerte de un ser querido, sino cualquier pérdida”.

Los estragos de la pandemia en nuestros niños

BC: ¿Cuál será el impacto de la pandemia en nuestros hijos? En prospectiva, ¿cómo serán los niños que están creciendo en un mundo con Covid-19?

AC: “Es complicado porque no tenemos muy claro lo que nos está ocurriendo ahora, pero definitivamente en 10 y 15 años estaremos viendo lo que estamos sembrando.

“Llamamos pandemials a las generaciones que están en proceso de formación porque precisamente están absorbiendo toda la información del mundo como está y evidentemente esto va a tener una repercusión en sus vidas, en su moral, en su ética, en cómo se relacionan con otras personas.

Una de las características principales va a ser esta hiperconectividad que estamos viviendo. El hecho de echar mano todo el tiempo de la tecnología. Las niñas y los niños están aprendiendo que así es el mundo cuando en realidad nosotros, prepandémicos, sabemos que no era así antes.

“Van a cambiar mucho las formas en que nos relacionamos y la salud mental. Vamos a tener niñas y niños que van a crecer con temas de ansiedad y de depresión.

Por eso es muy importante atenderlos ya porque esas pequeñas semillitas que se siembren en esas materias pueden desarrollar grandes problemas. Ahora es tan temprano que no se nota, pero lo van a sufrir en la edad adulta. Es importante darles herramientas desde hoy”

Resiliencia para pandemials está disponible en las principales librería

Resiliencia para pandemials
Foto: Twitter @AleCrail

Resiliencia para pandemials

Autor: Alejandra Crail
Editorial Grijalbo / Penguin Random House

Sinopsis: De un día para otro, el covid-19 provocó que millones de pandemials se toparan de frente con el duelo, la enfermedad, el desempleo de los padres, la escuela a distancia, el maltrato familiar, el aislamiento y la incertidumbre. La pandemia los puso, de golpe, en una situación para la que nadie los había preparado… y para la que ninguna mamá, papá, maestro o tutor estaba listo.

Este libro busca solucionar ese problema. Convocados por la periodista Alejandra Crail, los mayores expertos en infancia y adolescencia despliegan una gran baraja de opciones emocionales y terapéuticas para que los chicos puedan sortear esta crisis y, a la postre, la conviertan en crecimiento y bienestar.

Este artículo se publicó originalmente en Baby Creysi. Consúltalo aquí.

La-Lista Síguenos en nuestras redes sociales