Las tres olas del feminismo y la llegada de la siguiente

1. OLA

La francesa

S. XVIII-XIX

Es la ola de la Revolución francesa. Al nacer el Estado Liberal, la mujer queda desplazada del plan. Sí, tal cual, así que miles de ciudadanas y campesinas organizadas presentaron en 1789 a la Asamblea francesa su «cuaderno de reformas». Se incluía desde ahí: el derecho al voto, la reforma de la institución del matrimonio (pedir divorcio) / custodia de los hijos, y del acceso a la educación.

La efervescencia del suceso burbujea por toda Europa y los derechos de la mujer comienzan a estar presentes en las tribunas políticas e intelectuales. Condorcet, el padre del laicismo, escribe en 1790 “Los hechos han probado que los hombres tenían o creían tener intereses muy diferentes de los de las mujeres, puesto que en todas partes han hecho contra ellas leyes opresivas o, al menos, establecido entre los dos sexos una gran desigualdad”.

2. OLA

¿A caso no soy mujer?

2a mitad del S. XIX – Primer tercio del s. XX

De principio a fin, las feministas de esta ola escandalizaron y desafiaron el poder. Esta no es la historia de la era Victoriana que te enseñaron en la escuela. Adiós al corsé.

Este es el feminismo de las clases trabajadoras y rurales, mujeres de todo el mundo, no sólo Europa. Se adoptan modelos de organización o se recurren a modos locales, pero entre mujeres. Surgen corrientes y afiliaciones y muchas disyuntivas: dobles militancias, sectores radicales, feminismo socialista y liberal; feminismo de la igualdad o de la diferencia.

Primero piden el sufragio universal, cargos de todo tipo, universidad, condiciones legales para trabajar y derechos/deberes matrimoniales compartidos. Después escriben, publican y viajan… no de manera fácil y lujosa. Lo hacen exclusivamente para intercambiar ideas y experiencias para hablar con otras mujeres, se arriesgan mucho y se asocian. Es aquí donde se cocina lo que después será un fundamento feminista: la sororidad.

Te recomendamos: Una mirada al feminismo en el mundo: inicia festival Femcine

Por todo el mundo occidental se enfrentan a sus correligionarios de izquierdas exigiendo coherencia a sus compañeros o a sus camaradas, incluso de la Iglesia exigen mayor apertura. Cambia totalmente su vestimenta, piensa en Brigitte Helm. Salen, practican deportes, conducen y vuelan aviones aún en los países donde era ilegal. Ojo, sí estamos hablando de mujeres occidentales.

3. OLA

La pastilla

Segunda mitad del s. XX y comienzos del XXI

Para esta ola el pensamiento feminista está afianzado. Existe ya concretamente un análisis y descripción del patriarcado. Esto es un gran momento: se pone nombre al problema invisible.

Las mujeres desde la trinchera académica no tardan en hacer estudios de las desigualdades y discriminaciones de sexo-género. Se acuñan términos, se describen las injusticias como impuestas por las culturas y no por la naturaleza: Sistema de sexo- género.

El uso masivo de pantalones indica mucho. Aparecencandidatas elegibles y electoras que influyen en las instituciones (internacionales o locales).

Los anticonceptivos es el otro gran evento de la ola. Toda corriente feminista, sin importar su afiliación, cada mujer que reconozca que sus derechos son iguales a los de los hombres van a tener un acuerdo en común: el uso y la promoción de la pastilla.

No te pierdas: Con la pandemia, el impulso del feminismo no se perdió, sólo se redirigió

¿Y saben qué línea de pensamiento aparece? “Lo personal es político”.

¡Pero hasta 1992 se reconoció que se trataba de una tercera ola!

Y la 4?

Se va a caer (el patriarcado)

Hoy (y desde los años 90).

La conceptualización de esta ola continúa perfilándose. Lo que sí  sabemos es que tiene un carácter internacional, que las diversas corrientes, las malas lecturas y los malos entendidos están a flor de piel.

Lee: ‘Terfas’, el debate que enfrenta a feministas radicales y mujeres trans

Pero todo el movimiento se define en torno a la reacción unánime frente a la violencia patriarcal.