“Las mujeres que caminan pa’delante y la justicia para atrás”: las madres de víctimas de desaparición y feminicidios exigen respuestas
Foto: Alexa Herrera / La-Lista

Los ojos de las madres de víctimas de desaparición forzada y feminicidio se cambian en un abanico de emociones cuando hablan de sus hijas. Su mirada se inunda de lágrimas y se transforma entre una mezcla de nostalgia, tristeza y una llama de esperanza para cumplir el deseo que las mantiene en la lucha: buscar justicia

´“Las mujeres que caminan pa’delante y la justicia que camina para atrás”, corearon mientras avanzaban sobre Paseo de la Reforma para arribar al Zócalo de la Ciudad de México en la megamarcha con motivo del Día Internacional de la Mujer. 

Una de las madres que marcharon fue Ana Lilia Torres Rodríguez, comerciante de 49 años de edad y mamá de Daniela Itzel Rodríguez Torres, de 27 años. El caso de su hija fue la primera carpeta de investigación por presunto feminicidio que se abrió en 2022 en la Ciudad de México. A Ana le avisaron el 1 de enero de este año que su hija “se había suicidado desde un sexto piso (en la colonia Doctores) después de pasar el Año Nuevo con su novio”, explicó.

“Las mujeres que caminan pa'delante y la justicia para atrás”: las madres de víctimas de desaparición y feminicidios exigen respuestas - Ana-Lilia-Torres-Rodriguez-8M
Foto: Beatriz Gaspar/ La-Lista

Para ella, existen inconsistencias en la carpeta de investigación. “No voy a dejar de luchar hasta que le hagan justicia a mi hija porque ella tenía muchos planes de vida, estaba a punto de dejar a su novio cuando pasó esto”, dijo. 

Llevaban dos años de relación. “Mi vida cambió radicalmente. En la fiscalía me decían: es que hoy tuvo un día malo, pero desde entonces todos mis días son malos, ya no van a haber días buenos. Ahora entiendo estos movimientos”, comentó Ana. Esta es la primera vez que participó en una marcha del 8M, lo hizo porque quiere justicia.

Justo en enero de 2022, cuando ocurrió la muerte de Daniela Itzel Rodríguez Torres, en el país se registraron 75 casos de feminicidio. Casi la misma cifra del año anterior, que cerró con 76. El Estado de México fue la entidad que concentró la mayor cantidad (14), le siguió Ciudad de México, Oaxaca y Veracruz con seis cada uno. 

Silvia Vargas Velasco también asistió a la marcha en búsqueda de justicia, pero ella para su hija María Fernanda Catalina, de 25 años. Era una maquillista profesional que trabajaba en Plaza Lindavista, fue asesinada en Ecatepec, Estado de México, el 18 de abril de 2014. “Mi hija sí vive en mi memoria y exijo sus derechos”, dijo. 

“Las mujeres que caminan pa'delante y la justicia para atrás”: las madres de víctimas de desaparición y feminicidios exigen respuestas - Silvia-Vargas-Velasco-8M
Foto: Beatriz Gaspar/ La-Lista

De acuerdo con Silvia, la carpeta de investigación de su hija indica que se suicidó, sin embargo, hay sospechas de que no fue así. El presunto culpable es su expareja con la que tuvo una relación de seis meses. “A mí no me cabe ninguna duda de que mi hija fue asesinada y voy a luchar hasta que me salgan ampulas en los pies”.

Marchó con una lona impresa con la fotografía de María Fernanda y está convencida que la justicia en México invisibiliza a las madres de las víctimas. Esperar a la justicia genera gastos extras, como el pago de las copias y la asesoría independiente de algún despacho de abogados. 

“Mi vida cambió totalmente, ya no puedes pensar solo en la lucha que tienes que emprender todos los días”, comentó. El 8M representó para ella la oportunidad de escupir toda la rabia y reclamar al Estado la deuda que tiene con ella y con muchas madres cuyas hijas fueron víctimas de feminicidio.

México cerró el 2021 con más de mil feminicidios (asesinatos por razón de género), lo que se traduce en un incremento del 2.6% en comparación con 2020, de acuerdo con cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP). Este año rompió el récord de casos desde que el presidente Andrés Manuel López Obrador asumió el poder en diciembre de 2018. 

Flora Marcelo Rojas también participó en la manifestación del 8 de marzo con el contingente de madres de personas víctimas de violación, desaparición forzada y feminicidio. Ella salió de Tixtla, Guerrero, tras la desaparición y asesinato de su hija de 13 años de edad.

“Las mujeres que caminan pa'delante y la justicia para atrás”: las madres de víctimas de desaparición y feminicidios exigen respuestas - Flora-Marcelo-Rojas-8M
Foto: Beatriz Gaspar/ La-Lista

El 15 de octubre de 2020 su hija desapareció y fue hallada cuatro días después sin vida y con rastros de violación, a 400 metros de su domicilio. “La búsqueda la hice yo con algunos familiares y conocidos, nosotros la encontramos”, contó. 

Ayelin Iczae Gutiérrez Marcelo cursaba el segundo grado de secundaria, su carpeta de investigación fue clasificada como presunto feminicidio. El cuerpo de su hija fue entregado incompleto y aún siguen encontrando restos. Hasta el momento hay cuatro sospechosos, tres de ellos son conocidos que vivían en su misma calle.

Personal de la Fiscalía del estado de Guerrero la ha amenazado, no quieren ruido ni exigencias “porque si no van a ir por mí, por eso decidí salirme y venir a la Ciudad de México con mis dos hijas, una de 18 años y cinco años. Queremos ser escuchadas y que las autoridades vean que nos están matando y más a las niñas que son las más inocentes. Ya basta”, enfatizó. Actualmente su caso lo absorbió el Observatorio Ciudadano Nacional de Feminicidio.

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en México los asesinatos diarios rondan entre los 10.5 y los 11 casos. Durante la marcha, los contingentes de madres y otros alzaron las pancartas con consignas para exigir una vida libre de violencia mientras gritaron: ¿Qué es lo que exigimos? ¡Justicia! ¡Justicia! ¡Justicia!