El exmagistrado Manuel Cavazos, acusado de abuso sexual contra sus hijas, intenta recuperar su cargo
Foto: Cortesía

Con acusaciones por abuso sexual en contra de sus dos hijas menores de edad, Manuel Cavazos López intenta recuperar el cargo como magistrado del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México (TSJCDMX) que el Congreso capitalino no le ratificó en 2020 debido a la denuncia.

Mientras Mariel Albarrán, madre de las menores, sigue la batalla legal en tribunales federales para que la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México (FGJCDMX) atienda el caso, el cual desechó en marzo de 2021 por considerar que no tenía elementos para vincular a proceso al padre de las niñas, y así poder llevar a juicio al presunto agresor de sus hijas.

Además, Albarrán también tiene que atender las siete denuncias en su contra, de las que tiene conocimiento, tres por violencia familiar, una por corrupción de menores, otra por falsedad, fraude procesal y, la última, de la cual no se conoce el delito pero sabe que se encuentra en la Fiscalía General de la República.

“Están en distintas agencias y empezaron desde el día en que los abogados (de Cavazos) quisieron negociar para que esto no se hiciera más grande”, dijo Mariel Albarrán a La-Lista.

El 27 de febrero de 2020, la Comisión de Administración y Procuración de Justicia de la legislatura pasada le negó a Manuel Cavazos la ratificación como magistrado de la segunda la Segunda Sala Especializada en Ejecución de Sanciones Penales del tribunal de la Ciudad de México por “falta de honorabilidad”, requisito que exige la Constitución en el artículo 95 para la designación de magistrados y que, de acuerdo con los diputados locales, él no cumplía.

Cavazos interpuso un amparo ante el juzgado segundo en materia administrativa, el cual fue admitido el 25 de junio de 2020, por la supuesta ilegalidad de su no ratificación por parte de los diputados locales “debido a su falta de motivación y fundamentación”, de acuerdo con los expedientes de amparo, consultados en el Consejo de la Judicatura Federal.

Este amparo le fue negado, por lo que Manuel Cavazos López siguió dando la batalla con recursos legales para conseguir su nombramiento e interpuso una queja y un recurso de revisión.

Mientras tanto, la fiscalía de la CDMX investigaba el caso de abuso sexual contra las niñas, que en ese entonces tenían 5 y 6 años de edad. La madre de las menores, Mariel Albarrán, contó a La-Lista que durante ese tiempo, se les realizó estudios psicológicos a sus hijas en la Asociación para el Desarrollo Integral de Personas Violadas (Adivac) con varias décadas de experiencia en el tema.

La Fiscalía también les realizó peritajes psicológicos, con base en los cuales la perito determinó que los hechos de abuso sexual sí ocurrieron. A Manuel Cavazos también se le realizaron pruebas periciales psicológicas y de acuerdo con la fiscalía capitalina, su personal agotó todos los recursos de investigación.

En febrero de 2021, Mariel acudió a la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México (CDHCM) para levantar la queja y ésta emitió una opinión técnica el 22 de julio de 2021 sobre las diligencias que realizó la fiscalía de la CDMX y su nivel probatorio.

La comisión señaló que hay congruencia con las declaraciones que las niñas dieron a diferentes especialistas y determinó que la fiscalía tiene la obligación de recuperar esos hallazgos e incorporarlos a la carpeta de investigación.

Sin embargo, en marzo de 2021, las autoridades ministeriales de la CDMX informaron la determinación del no ejercicio de la acción penal, es decir, el cierre de la investigación, en contra del exmagistrado “al considerar que no existen elementos probatorios que permitan formular una imputación ante un juez de control”, informó en un comunicado la fiscalía de la capital.

La madre de las menores no ha desistido en su exigencia a que se investigue y juzgue el caso. El 30 de septiembre pasado, obtuvo un amparo para ordenar que se reabra el caso. Pero Mariel no quiere que el asunto sea revisado por el tribunal de la Ciudad de México, pues considera que puede haber un sesgo en favor del presunto agresor y busca que sea un tribunal federal el que dicte los criterios para resolverlo.

“Es el Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad y la fiscalía quienes lo están protegiendo (a Cavazos) y no quiero que tengan margen de maniobra para nada. Quiero que con peras y manzanas una instancia federal les diga lo que tiene que hacer y que además se metan al fondo del asunto. Lo que quiero es que haya un precedente, que las mamás que vienen atrás de mí no tengan que estar batallando en estos temas de violencia sexual infantil”, explicó Mariel.

Un mes después de que Mariel ganara el juicio de amparo para que la fiscalía capitalina reabriera el caso, en noviembre de 2021, Cavazos López obtuvo el amparo contra la decisión del Congreso de la CDMX sobre su no ratificación como magistrado del TSJCDMX.

Aunque el objetivo original del exmagistrado era que le concedieran la ratificación tácita, esto es, inmediata, el juzgado segundo en materia administrativa sólo le concedió el amparo para que el Congreso local funde y motive la razón por la que en 2020 no le ratificó el puesto.

La resolución se traduce en que el Congreso de la Ciudad de México deberá analizar de nuevo el proceso por el que pasó Cavazos en 2020 y que llevó a los integrantes de la Comisión de Administración y Procuración de Justicia a no ratificar el cargo.

La Dirección General de Asuntos Jurídicos del Congreso ya interpuso un recurso de revisión contra esta sentencia y el 1 de marzo, el vigésimo tribunal colegiado en materia administrativa lo aceptó, por lo que será resuelto en los próximos meses.

Mariel Albarrán confía en el Poder Judicial de la Federación para que su caso se resuelva a favor de sus hijas, pues dice que hasta el momento, ha sido la única instancia que las ha protegido y fallado a su favor.