El derecho al aborto es una lucha sin fronteras: congresistas de EU
Manifestantes a favor del derecho al aborto marchan cerca del edificio del capitolio estatal en Austin, Texas, el 25 de junio. Foto: Suzanne Cordeiro/AFP/Getty Images

Congresistas de Estados Unidos que visitaron México recientemente coinciden en que la organización de la sociedad civil ayudará a garantizar el derecho al aborto para todas en ambos lados de la frontera.

Después del fallo de la Corte Suprema de Estados Unidos que revocó la sentencia Roe vs Wade, que garantizaba el derecho al aborto en todo el país, el acceso a este derecho está en riesgo de perderse en varios estados que han impulsado leyes conservadoras que restringen este derecho, llamadas leyes gatillo, pues su entrada en vigor dependía solo de la sentencia del máximo tribunal en ese sentido.

Hace unas semanas, un grupo de congresistas de Estados Unidos realizó una visita a la Ciudad de México, Guadalajara y Monterrey para conocer de primera mano los servicios de Interrupción Legal del Embarazo en la capital del país, pero también para reunirse y escuchar de primera mano a las colectivas en México que han brindado el apoyo de aborto autogestionado a mujeres en estados con restricciones.

Esta gira ocurrió después de la filtración del fallo de la Corte Suprema, pero ahora que la decisión es oficial, confirmaron que hay que trabajar juntas y retomar las experiencias de las mujeres en México que lucharon por años ante un Estado restrictivo, que criminalizaba a las mujeres y lograron revertirlo hasta que el Alto Tribunal en el país declaró que es inconstitucional sancionar el aborto en septiembre de 2021, el mismo mes en que entró en vigor la restricción del derecho al aborto en Texas para reducirlo a seis semenas.

La representante de Carolina del Norte Julie von Haefe explicó a La-Lista que en su estado solo hay 14 clínicas de aborto, todas ubicadas en áreas urbanas, lo que afecta de manera desproporcionada a nuestros residentes rurales, minoritarios y de bajos ingresos y es probable que la demanda de este servicio aumente, lo que podría retrasar la atención.

Dijo que Estados Unidos puede mirar a México para aprender cómo cambiaron la percepción de la atención del aborto a una de atención médica y que la lucha por el derecho al aborto es una lucha sin fronteras.

“Podemos aprender lecciones de una comunidad en México que está comprometida con los servicios públicos de salud para todos. Activistas en ambos países han estado expandiendo sus redes y desarrollando capacidades para este momento. Todos debemos trabajar juntos para asegurarnos de que todos reciban la atención que necesitan, independientemente de las políticas estatales o nacionales”, dijo la representante von Haefe.

Al respecto, la senadora de Colorado Julie Gonzales dijo es momento de solidaridad y apoyo. “Tenemos mucho que aprender de las organizaciones mexicanas sobre la mejor manera de apoyar a las personas que buscan atención de salud reproductiva. Espero que sigamos construyendo puentes durante este momento increíblemente difícil”, dijo.

El derecho al aborto ‘está en juego’ en elecciones intermedias

El escenario político ha puesto a los estados con mayorías demócratas del lado de la resistenta.

Von Hafen dijo que, por ahora, el aborto está permitido en Carolina del Norte debido a la composición del Congreso, pero está en riesgo en las elecciones intermedias de este año.

La senadora Julie Gonzáles, de Colorado, expresó a La-Lista que los legisladores locales de Colorado aprobaron la Ley de Equidad en Salud Reproductiva para garantizar que todos los habitantes del estado puedan tomar su decisión sobre el aborto sin interferencia del gobierno, pero ante el escenario de que es probable que la mitad del país esencialmente prohibirá el aborto en los próximos meses, trabajarán para garantizar este derecho.

En su opinión,  los impactos de las restricciones de aborto en Estados Unidos recaerán más en las personas que ya enfrentan obstáculos discriminatorios, en el cuidado de la salud, en particular las personas afroamericanas, indígenas, latinas y otras, como personas con discapacidades, personas en áreas rurales, jóvenes, indocumentados y aquellos que tienen dificultad para llegar a fin de mes.