Síguenos

 

Medio Ambiente

La crisis climática genera enormes ‘costos ocultos’ en la salud mental

Se debe romper el círculo vicioso de impactos climáticos, trauma y depresión, dicen los científicos.

crisis climática
Un hombre camina por una calle inundada causada por el huracán Eta en Planeta, Honduras, en 2020. Foto: Delmer Martinez / AP

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

La crisis climática daña la salud mental de cientos de millones de personas en todo el mundo, pero los enormes costos están ocultos, advirtieron científicos en un informe.

Por las olas de calor aumentan las tasas de suicidio; el clima extremo como las inundaciones y los incendios forestales traumatizan a las víctimas; y la pérdida de seguridad alimentaria y las formas de ganarse la vida provocan estrés y depresión. La ansiedad por el futuro también está dañando la salud mental de las personas, especialmente los jóvenes, dijeron los científicos.

Las condiciones de salud mental ya afectan a mil millones de personas y cuestan miles de millones de dólares al año. Los investigadores dijeron que el calentamiento global empeoraría el problema a menos que se actúe al respecto. Describieron un círculo vicioso en el que los impactos climáticos aumentan las dificultades de salud mental, dejando a las personas aún más vulnerables a nuevas consecuencias.

Lee también: ‘La naturaleza está herida’: Gojira, la banda metalera que confronta el cambio climático

Sin embargo, dijeron que abordar el cambio climático podría convertir esto en un círculo virtuoso. La acción de los individuos, las comunidades y los gobiernos no solo reduce los impactos del calentamiento, sino que también aumenta el bienestar mental de las personas al brindarles vidas más saludables y un sentido de esperanza y del deber.

“La salud mental es el impacto invisible del cambio climático en este momento”, dijo Emma Lawrance del Imperial College London, quien dirigió el informe. “Es un gran problema que afectará a más y más personas en el futuro y, en particular, exacerbará la desigualdad. Es muy probable que sea un costo no contabilizado realmente muy elevado.

“Si perdiste tu hogar, si estás en riesgo de sufrir inundaciones, si estás en duelo por la pérdida de un miembro de tu familia en un incendio o está en riesgo cómo te ganas la vida debido a una sequía, eso es algo que conmociona y el trauma se traduce en angustia prolongada y diagnósticos de trastorno de estrés postraumático, ansiedad, depresión y crecientes riesgos de suicidio”.

Incluso para aquellos que aún no se han visto afectados directamente, la llamada eco-ansiedad sobre el futuro tiene un impacto, dijo Lawrance. “Como anécdota, hay un aumento de las tasas de angustia, lo que va a afectar a muchas personas. El dolor y el miedo que conlleva, especialmente para los jóvenes que ven inacción sobre el clima, realmente pueden exacerbar la angustia“. Incluso en medio de la pandemia en 2020, los jóvenes en el Reino Unido informaron que sufrieron más estrés por el cambio climático que Covid-19, dijo Lawrance.

Te recomendamos: Objetivos como ‘cero emisiones’ no resolverán la crisis climática por sí solos

Y agregó: “Tomar medidas en torno al clima parece ser muy positivo para la salud mental, tanto a escala individual como comunitaria, pero también como sociedad“. Dijo que los costos para la salud mental y los beneficios de la acción deben ser prioritarios en el trabajo para abordar la crisis climática.

Adrian James, presidente del Real Colegio de Psiquiatras del Reino Unido, dijo: “Este es un documento histórico que proporciona un resumen esencial tanto para los gobiernos como para los servicios de salud. [Se] subraya que, sin una acción urgente, la crisis planetaria tendrá un impacto en todos los aspectos de la salud para las próximas generaciones“.

El informe concluye: “La crisis climática afecta el bienestar mental de cientos de millones de personas en todo el mundo. Estos impactos son actualmente ‘costos ocultos’, que no se tienen en cuenta en las políticas y la planificación“.

Menos del 1% de los 54,000 artículos de investigación médica que mencionaron el cambio climático entre 2010 y 2020 también mencionaron la salud mental, descubrieron los investigadores. Pero, aunque se necesita mucha más investigación, ya se sabe que las tasas de suicidio se incrementan con el aumento de las temperaturas, y un estudio encontró un aumento del 1% por un grado centígrado de aumento de calor por encima de un cierto umbral.

También hay evidencia de que la contaminación del aire y los eventos climáticos extremos, como los incendios forestales y huracanes, pueden contribuir a tasas más altas de suicidio. Además, las personas con enfermedades mentales preexistentes, en particular psicosis, demencia y abuso de sustancias, tienen entre dos y tres veces más probabilidades de morir durante las olas de calor.

No te pierdas: Los problemas de salud mental pueden ser otra pandemia tras el Covid-19

Se desconoce cómo las altas temperaturas afectan directamente la salud mental, pero los científicos sugieren que los cambios en el flujo sanguíneo al cerebro, quizás exacerbados por los medicamentos y la pérdida de sueño pueden ser factores.

El número de casos de trauma psicológico que surgen de un desastre puede exceder los casos de lesiones físicas en 40 a uno, según el informe, y señala que después de los recientes incendios forestales en Australia, el gobierno gastó 76 millones de dólares australianos (42 millones de libras esterlinas) en brindar apoyo para la salud mental.

Los impactos climáticos también pueden dañar indirectamente la salud mental al afectar a los seres queridos, causar la pérdida de hogares o trabajos, reducir el acceso al agua, alimentos o atención médica, o desplazar a las personas de sus comunidades.

Se ha reportado una menor calidad de las condiciones de salud mental en personas afectadas por las inundaciones en el Reino Unido y Tailandia, así como por los desplazamientos en Puerto Rico y Florida tras el huracán María, y (por migraciones) de las áreas rurales a las ciudades después de las sequías en Australia y Sudán.

Sin embargo, las acciones que reducen el calentamiento global también pueden beneficiar la salud mental, como facilitar el caminar y andar en bicicleta, proporcionar lugares ricos en naturaleza que las personas puedan visitar, y hacer que los hogares sean más cálidos y menos húmedos con medidas de eficiencia energética.

Lee: México no va a cumplir con lo que prometió para cuidar el medio ambiente: Gael García Bernal

Es probable que la acción climática mejore el bienestar mental de todos, dijo Lawrance. “Por ejemplo, en una comunidad que experimenta temperaturas más altas, hay informes de peor bienestar emocional en todos los ámbitos. Las acciones climáticas que crean ciudades más verdes y limpias y reducen la desigualdad pueden mejorar potencialmente la salud mental de todos los ciudadanos”.

The Guardian
Contribuye a The Guardian

También te puede interesar

Medio Ambiente

El condado de Santa Clara emitió restricciones en una crisis ya histórica, en medio de temores de que los problemas se agraven durante el...

Anónimos Interesantes

La investigadora tuvo que exiliarse de su país por denunciar los efectos de que en Brasil se cultive soya transgénica en un territorio equivalente...

Actualidad

Las costas de Turquía ponen en evidencia el deterioro del medio ambiente, que podría acrecentarse cada año de no tomar acciones.

Medio Ambiente

La reducción en la generación de plásticos solamente se ha visto tres veces después de la Segunda Guerra Mundial.

Publicidad