Termina la identificación de los 16 guatemaltecos masacrados en la frontera
Hallazgo de los restos de las 19 personas asesinadas en Camargo. EFE

AFP.- Autoridades mexicanas culminaron la identificación de los cuerpos de 16 ciudadanos guatemaltecos que fueron hallados calcinados el mes pasado en una zona fronteriza con Estados Unidos, informó hoy la fiscalía estatal de Tamaulipas.

En la masacre, ejecutada presuntamente por policías coludidos con sicarios del crimen organizado, fueron asesinadas 19 personas, tres de ellas de nacionalidad mexicana, en una zona rural del municipio de Camargo.

Se presume que los 16 guatemaltecos eran migrantes indocumentados y que al menos uno de los mexicanos habría estado implicado en tráfico de personas. Hasta ahora, 12 policías estatales y ocho agentes migratorios han sido detenidos como sospechosos de la matanza.

La fiscalía de Tamaulipas informó también que se reunió con el embajador de Guatemala, Mario Búcaro Flores, y otros funcionarios de ese país para tratar el proceso de repatriación de los cuerpos. “La entrega se llevará a cabo una vez que hayan sido concluidos y elaborados los dictámenes multidisciplinarios. Los funcionarios acordaron mantener la cooperación para lograr la entrega de los cuerpos completos de forma digna a sus familiares”, detalló la dependencia.

Los 19 cadáveres fueron hallados el 22 de enero en un camino rural al interior de un vehículo pick up que había recibido 113 impactos de bala y fue posteriormente quemado, según investigaciones de las autoridades.

Habitantes del pueblo de Comitancillo, en Guatemala, sospechan que entre las víctimas podrían estar allegados suyos que por esos días habían decidido cruzar México con ayuda de traficantes de personas, en un intento por llegar a Estados Unidos.

Tamaulipas es la ruta más corta para llegar a Estados Unidos desde Centroamérica, pero es peligrosa por la presencia de bandas que secuestran, extorsionan y asesinan a migrantes.

Camargo, el área donde fueron hallados, es una zona de disputas entre el cártel del Noreste, surgido de Los Zetas, que controla parte de Nuevo León, y el del Golfo, que por décadas ha actuado en Tamaulipas.

En agosto de 2010, un grupo de 72 migrantes, en su mayoría centroamericanos, fueron asesinados por presuntos Zetas en San Fernando, Tamaulipas.