Síguenos

 

México

¿Ser maestro Pokémon? Superprof te permite vender este y otros conocimientos

Para la empresa francesa de educación combinó una serie de elementos que les daría un impulso nunca antes visto: ocio y una alternativa para aprender y generar ingresos extras.

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

Ya lo decían en la película Ratatouille: cualquiera puede cocinar. Esta filosofía no solo aplica para la cocina, Superprof, portal de clases particulares, sabe bien que para la educación también aplica: cualquiera puede aprender o enseñar.

“Todo mundo tiene algo por aprender o por enseñar, esa es la visión de la compañía que le ha funcionado en los 30 países en los que opera”, explica Valeria Vera, country manager para México de Superprof, en entrevista para La-Lista.

La empresa se fundó en Francia por los ingenieros Yann Léguillon y Wilfried Granier, en 2013, donde se dieron cuenta que a las personas en todo el mundo no solo les interesa el apoyo escolar, sino que existe un amplio interés por aprender muchas cosas, desde yoga y cálculo diferencial e integral hasta de criptomonedas.

También leer: Exclusión y rezago, los efectos de la pandemia en la educación especial en México

A casi 10 años de su creación, a nivel mundial, la empresa genera ganancias mensuales promedio de más de un millón de euros, cuenta con casi 2,000 materias registradas y una base de más de 15 millones de profesores. Los primeros países en América Latina donde la compañía comenzó operaciones fueron Brasil y México

Con casi cinco años en el mercado mexicano, Superprof empezó con un equipo de 12 personas que ahora son 160, cuenta con más de 500,000 profesores inscritos y con cerca de 1,200 materias disponibles que van desde matemáticas y piano hasta de seducción, Pokémon o criptomonedas. “Cualquiera puede vender sus conocimientos, es una moneda de cambio. Somos el Airbnb de clases particulares”, dice Vera.

Superprof ve un panorama prometedor en México: cifras de Statista de 2020 indican que el número de usuarios de internet en el país es de 80 millones y se espera que alcance los 95 millones en el 2025. Además, el 74% de los usuarios de internet en México están interesados en estudiar, de acuerdo con la encuesta Educación en línea en México 2018, de la Asociación de Internet.mx.

Confinamiento y ocio: el match perfecto 

Con la llegada de covid, se combinaron una serie de elementos que hicieron que el negocio en el país haya alcanzado un crecimiento jamás visto. “La pandemia fue el match perfecto: la gente queriendo hacer cosas y nosotros teniendo a las personas que saben hacerlo. El ocio y la necesidad de seguir aprendiendo fue la mezcla perfecta”, señala Vera.

Aunque marzo y abril no fueron meses buenos, en junio los números comenzaron a subir. Contaban con una media de crecimiento mensual prepandemia de 5,000 a 10,000 docentes, para alcanzar hasta 30,000. Valeria reconoce que son una de las industrias privilegiadas por covid: en enero de 2020 tuvieron 29,000 alumnos inscritos y en ese mismo periodo de este año fueron de 53,000, casi el doble.

Sin embargo, México aún presenta retos para crecer exponencialmente como lo han hecho otros países de Europa como Italia o España, que han triplicado sus números, debido a la brecha digital. De acuerdo con el Inegi, 20.1 millones de hogares (56.4% del total nacional) disponen de conexión a internet.

Te puede interesar: 28 meses de Claudia Sheinbaum: los avances y pendientes en salud, educación, seguridad y más

Pero también notaron oportunidades importantes, si bien las clases de regularización ya existían en México, Superprof ofrece un modelo de ecommerce. Aunque el momento económico fue duro para muchas familias obligándolos a sacar a sus hijos de las escuelas particulares, muchos buscaron clases para mantener cierto nivel educativo a través de clases particulares.

“El mercado en México se está dando cuenta que las clases online traen ahorros: en desplazamientos, en materiales, etc”. Antes del confinamiento las clases en línea dependían de la materia, las clases de idiomas sí eran de manera virtual porque muchas se toman con nativos, pero con fue con el resto que llegó el boom. Ahora están en 60% clases online y 40% presenciales. Un modelo híbrido que se mantendrá. 

¿Cómo funciona?

¿Las personas pueden enseñar lo que saben? La respuesta es sencilla: sí. Desde un docente de formación hasta el abogado que da asesorías o las personas que saben tejer, algo que se convierte en una alternativa de ingresos económicos, pues es él mismo quien fija el costo de su clase y puede colocar su perfil sin pagar nada, que si es muy completo, su crecimiento es orgánico, pero tienen la opción de impulsarlo con anuncios de 89 pesos mensuales o anual por 899.

Superprof cuenta con diferentes filtros para postular a los maestros y asegurarse que el conocimiento que tiene aporta valor a la comunidad. Superprof no cobra comisiones a los maestros, pues su modelo de negocio está en las membresías de los usuarios que pagan 169 pesos mensuales por acceder al catálogo de maestros nacionales e internacionales, para elegir al maestro que satisfaga las necesidades y en caso de que no le guste el método, se le asesora para encontrar otro. 

Ahora lee: Un año de clases en línea

Las transacciones se realizan fuera de la página, “no interferimos entre la relación económica del alumno y el maestro”, explica Vera. La única condición que tiene el profesor es dar la primera sesión gratis hasta que reciban una opinión positiva de alguien de la plataforma, “este modelo lo hemos replicado en todos los países para generar confianza, a  más reseñas, más confianza ”, dice.

El catálogo va más allá del apoyo escolar, sin importar la edad o los intereses. “Es algo que nos ha hecho crecer, el tener profesores de todo y un modelo que se adapta a las personas”, dice Vera. Dentro de los retos a los que se enfrentaron fue el de demostrar la posibilidad para tomar clases y de dar clases sin importar qué tipo de profesión tuvieras, lo económico porque no todos tienen dinero para pagar clases extras y la confianza de la gente en los perfiles.

El secreto de la estrategia es que el country manager de cada país es nativo para así impulsar las coyunturas educativas de cada lugar. Así como adquirir a los principales competidores, algo que en México no ha pasado, “vía libre, pues con otros actores de la educación debes comprar Inglés básico I, nosotros somos un modelo personalizado que nos ha dado una ventaja competitiva”, dice. 

Las materias se activan de acuerdo a las necesidades de la comunidad, algunas han sido diferentes tipos de artes marciales, coach de seducción y kizomba, un tipo de baile, que al colocarlas buscan que existan varios profesores para dar opciones.

Además, son en las nuevas profesiones donde hay mayor oportunidad como en redes sociales, criptomonedas o incluso para negocios de emprendedores. La pandemia dejó claro que “estar en la computadora no significa perder el tiempo sino que, con las herramientas, se puede aprender muchas cosas”.

Dentro de sus planes a futuro está lanzar la aplicación que se está probando en Francia para después llegar a otros países y apertura en nuevos mercados en Malasia, Irlanda, Nueva Zelanda y Rusia.

También te puede interesar

Opinión

El rezago educativo en México será una de las consecuencias más grandes que pagaremos en el futuro, poniendo en riesgo a las generaciones más...

Multimedia

Después de más de un año sin clases por la pandemia de Covid-19, un millón 631 mil 235 estudiantes en todo el país volvieron...

Opinión

A través de canales digitales, las mamás crearon comunidades unidas y dispuestas a ayudarse no solo en lo educativo, sino también en lo económico.

Políticas públicas

Los gobiernos de México han desaprovechado los resultados de la prueba PISA para hacer políticas públicas en educación, según expertos.

Publicidad