Casi 4,000 recién nacidos, contagiados por Covid-19 en México
Los recién nacidos han registrado un repunte de casos a la par de la tercera ola de Covid-19 en México. Foto: Pixabay / esudroff

En el comportamiento de la pandemia en México, el 28 de abril de 2020 marcó un parteaguas. Ese día, el país superó la cifra de mil 500 muertes por Covid-19 y el Estado de México y Puebla reportaron los dos primeros fallecimientos de recién nacidos por el virus. En los siguientes dos días se sumaron cuatro casos más y para el primer semestre del año la cifra ya alcanzaba los 38.

Tras 16 meses de pandemia, las autoridades sanitarias federales registran 206 fallecimientos de recién nacidos en el país, de un total de 3,898 casos confirmados hasta el miércoles pasado. Con estos datos, la letalidad de la enfermedad en este grupo de edad es de 5.2%, un porcentaje notoriamente menor respecto del promedio nacional, de 8.5%.

También lee: ‘Salieron a la calle como si nada’; tercera ola de Covid-19 afecta más a los jóvenes

Tres de cada 10 casos de estos contagios han ocurrido en la Ciudad de México, que juntó con el Estado de México, Nuevo León y Guanajuato concentran la mitad de los reportes.

En cuanto a las defunciones reportadas en recién nacidos, el Valle de México, Puebla y Oaxaca representan la mitad de las muertes. Solo la capital del país registró una cuarta parte.

Tercera ola no perdona a recién nacidos

Si bien los contagios en los recién nacidos han tenido picos similares a los del promedio de la población en las dos olas anteriores, esta última ya igualó el máximo diario de la primera ola: 31 casos reportados en un día.

Según los datos oficiales, esa cantidad de contagios se reportó el pasado 18 de julio, con la mayor concentración en Ciudad de México, con nueve casos, y Jalisco, Guanajuato y Nuevo León, con tres registros cada uno.

Alejandro Torres Quintanilla, integrante del Task Force Covid-19 en el sistema de salud TecSalud, explicó en entrevista para La-Lista que el repunte de contagios en esta tercera ola se ha concentrado en las personas no vacunadas, entre las cuales están los recién nacidos. “Estamos viendo más casos en personas jóvenes, pero realmente lo que está ocurriendo es que las infecciones y el virus se están desplazando hacia la población no vacunada“.

No obstante, la vacunación no es una solución inmediata al problema, pues demora semanas en hacer efecto. Por ello, el especialista enfatizó en la importancia de mantener y aumentar las medidas preventivas como el uso del cubrebocas (incluso doble), el lavado de manos y la ventilación de espacios.

Apenas el martes, el presidente Andrés Manuel López Obrador se lanzó contra la vacunación infantil, misma que por ahora se ha mantenido en pruebas solamente en mayores de 12 años.

“Hay que tener cuidado porque, como es lógico, las farmacéuticas quieren hacer negocio y quisieran estar vendiendo siempre vacunas para todos, pero tenemos que priorizar, tenemos que saber si se requieren, no se requieren. No estar sometidos, sujetos, subordinados a que las farmacéuticas sean las que nos digan: ‘Falta una tercera dosis, falta una cuarta dosis, falta que se vacunen los niños’. Hay que ver científicamente si es necesario”, sostuvo en su conferencia matutina.

El subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, secundó la postura del presidente: enfatizó en que no hay evidencia científica que avale la necesidad de vacunar a los menores de edad.

“Hay una poderosa, podríamos decir, campaña de opinión inducida por las compañías farmacéuticas”, declaró. “Al momento, respecto a la vacunación en menores de edad, no existe evidencia científica que sugiera que es algo imprescindible, algo necesario en el contexto actual de la epidemia, aún en países que tenemos alta cobertura de vacunación y alto acceso a las vacunas”.