La-Lista sobre la pesquisa de Gertz Manero contra su familia política
El fiscal Alejandro gertz Manero. Foto: Agencia EFE.

La familia de Alonso Castillo Cuevas tiene que estar prácticamente escondida. Desde hace casi un año, su madre, Alejandra Guadalupe Cuevas Morán, de 68 años, está en prisión por un delito que no cometió y que incluso varios jueces han demostrado que su proceso fue irregular. Pero ella sigue ahí, en Santa Martha Acatitla.

“Este año ha utilizado todas sus herramientas mentales para poder resistir, pero hemos notado que su salud física está decayendo”, dice Castillo.

La historia se vuelve aún más compleja cuando aparece el nombre del tío político de Alejandra: Alejandro Gertz Manero. Sobrina de uno de los hombres más poderosos del país, a decir de Castillo, la mujer es acusada por homicidio en contra de Federico, hermano del actual fiscal General de la República.

Su detención se produjo en circunstancias irregulares que su hijo, también abogado, cuestiona.

El viernes, Castillo dio a conocer en redes sociales una carta en la que solicita que se investigue a Gertz Manero por un estado de cuenta de 2014 de un banco en Panamá con operaciones por casi 8 millones de dólares. El documento, explica, no identifica propiamente a su difunto tío, fallecido en 2015, pero apareció mientras realizaban la mudanza de su abuela a principios de este año.

Castillo considera además que la detención de su madre representa una tortura en contra de su abuela, Laura Morán Servín, una mujer de 94 años y quien tuvo que renunciar a su pensión para evitar más conflictos con Gertz Manero.

Para entender mejor este caso, te presentamos La-Lista de los detalles de su desarrollo desde el fallecimiento de Federico hasta esta semana.

5

La muerte

Federico Gertz Manero estuvo casado por más de medio siglo con Laura Morán, madre de Alejandra Cuevas y abuela de Alonso Castillo.

Sin embargo, en agosto de 2015, comenzaron los problemas para la familia, que derivaron en lo que Castillo considera una persecución contra su abuela. En ese momento, relata, el hermano del fiscal, entonces de 82 años, ya tenía diversos problemas de salud, como el uso de marcapasos, problemas de la vista e incluso demencia, en palabras de su nieto.

“De pronto, el 29 de agosto de 2015 es cuando llega Alejandro Gertz Manero, sin orden de cateo, con policías con su abogado Juan Ramos, con guardaespaldas y secuestran a Federico, se lo llevan de la casa, porque Federico ya estaba en una cama en la sala de la casa, ya no podría subir las escaleras y ahí es cuando Alejandro le dice a mi abuela ‘te voy a acusar de homicidio porque estás matando a mi hermano’”, cuenta en entrevista para La-Lista.

El doctor falleció el 27 de septiembre de 2015 en el hospital ABC de Observatorio, donde pasó prácticamente un mes internado por orden de su hermano, Alejandro.

4

La detención

Tras la muerte de Federico, Alejandro sostuvo acusaciones en contra de la pareja de su hermano, Laura Morán, así como contra dos de sus hijas, Alejandra y Laura, por la supuesta responsabilidad en su muerte. Sin embargo, la denuncia contra Laura Cuevas no persiste, alega Alonso Castillo, por ser familiar del gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo. Entonces solo quedan señaladas su abuela y su madre.

El litigio derivó en que Alejandra, la madre de Alonso, tuviera que recurrir a un amparo para evitar su detención. Sin embargo, en octubre de 2020, ella fue privada de su libertad mientras viajaba en su vehículo junto con otro de sus hijos, Gonzalo. En un video difundido en redes sociales, se observa cómo es ingresada a un vehículo particular.

A los pocos días, le fue dictado el auto de formal prisión y fue ingresada en Santa Martha Acatitla acusada de homicidio doloso de concubino, aunque ella es hija de la que era pareja de Federico.

A lo largo de estos más de 11 meses, cuenta Castillo, su madre ha tratado de realizar actividades para sobrellevar su reclusión, como crear un club de lectura, así como ingresar algunos rompecabezas que comparte con las demás internas, muchas de ellas mujeres jóvenes pero en situaciones de vulnerabilidad socioeconómica, le describe su madre.

“Llegan a este lugar tronadas, con ciclos de miseria permanentes, el objetivo de la cárcel es partirte el espíritu. La mayoría de las mujeres son jóvenes, pero se la pasan buena parte del tiempo dormidas”, cuenta Castillo.

3

Las amenazas

Las acciones de presión en contra de la familia de Alonso Castillo no cesaron entonces, sino que continuaron contra su abuela, él y sus hermanos Ana Paula y Gonzalo.

“Encarcelan a mi mamá, se establece este canal de extorsión donde nos piden tres cosas: nos piden todos los objetos de la casa, se los entregamos, aunque no le correspondían”, explica a La-Lista.

Como segunda demanda, exige que Laura Morán firme para renunciar a la pensión por viudez que le correspondía tras el fallecimiento de su pareja.

“Mi abuela de 94 años firmó la carta por temor a represalias contra mi mamá en la cárcel”, explica Castillo.

La tercera condición fue un cheque de caja por 3.5 millones de pesos de una cuenta mancomunada que Laura tenía con Federico. Pero no fue todo.

“Y una vez que entregamos todo eso, yo hablo con el fiscal junto nos mis hermanos, vía telefónica, y es ahí cuando él nos dice que quiere que nosotros tres le firmemos un documento y quiere que nos incriminemos con el mismo delito, es decir, que lo hacía con la intención para también encarcelarnos”, cuenta.

Para ello, los invita a una reunión a finales de 2020 con Juan Ramos, titular de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delitos Federales de la FGR y quien anteriormente se presentaba como abogado de Alejandro Gertz Manero.

A esa reunión solo acudieron los hermanos de Alonso, quienes le relataron que se trató de un encuentro muy breve en que Ramos solo esperaba recibir la carta firmada por los tres hermanos en que reconocieran su culpabilidad por la muerte de Federico Gertz.

“Lo primero que les pregunta es ‘¿me trajeron el documento que les pidió el doctor?’. Mis hermanos se voltean a ver, ‘Juan, no te trajimos ningún documento’. ‘Pues no hay nada que hablar’. Ahí se acabó la reunión. Nunca más hubo un contacto con él”, sostiene Castillo.

Las amenazas alcanzaron también a la defensa de su madre y abuela, pues en 2020, previo a la detención de Alejandra, el abogado renunció alegando que recibió amenazas en contra de él y su familia, lo que hacía insostenible seguir en el caso. La actual defensa de Alejandra Cuevas se mantiene en el anonimato ante el temor de represalias.

2

La transferencia de casi 8 mdd

El 22 de septiembre, Alonso Castillo presentó ante la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) encabezada por Santiago Nieto, una carta donde mostró un documento hallado en casa de su abuela durante la mudanza tras el conflicto.

“Cuando estamos haciendo la mudanza de la casa (a principios de 2021), entre los papeles encontramos este estado de cuenta de casi 8 mdd de un paraíso fiscal en Panamá de la sede del banco suizo Julius Bär. Esa cuenta que obviamente pertenecía a Federico, es entonces cuando nos cae el 20 y bueno, nosotros siempre pensamos que la persecución de Alejandro radicaba en que él pensó que igual ella iba a tener un reclamo hereditario y como Alejandro está loco, denunció a mi abuela, mi mamá y mi tía. Estas dos ni vivían en la casa ni tenían ningún tipo de responsabilidad ni obligación con el hermano del fiscal”, cuenta Castillo a La-Lista.

El documento se trató de un estado de cuenta de septiembre de 2014 que mostraba las operaciones por 7.8 millones de dólares en el banco Julius Bär en Panamá. El papel solo podría pertenecer a una persona: el fallecido esposo de su abuela, Federico Gertz.

En él “se describen depósitos millonarios que se realizaron a través de la consultora de Inversiones con sede en Panamá denominada Operadora Invictus. (…) Consideramos que las acciones de Alejandro Gertz contra mi madre, y contra mi abuela (Laura Morán Servín, pareja de su hermano durante más de 50 años), tienen como objetivo esconder el rastro de una fortuna obtenida de manera ilícita”, expone la carta difundida en Twitter el viernes pasado.

La Operadora Invictus contó con licencia como asesor de inversiones en Panamá desde 2012 y fue cancelada para febrero de 2017. De acuerdo con sus reportes de estados financieros, la liquidación de la empresa habría ocurrido en 2015. En tanto, según los registros del gobierno de Panamá, la licencia del banco Julius Bär en ese país como casa de valores se canceló de forma voluntaria en agosto de 2020.

En 2017, con la publicación del ICIJ de los Paradise Papers, salió a relucir en México el nombre de Alejandro Gertz, quien aparecía como vicepresidente de una empresa presidida por su hermano con sede en Islas Caimán. En aquel momento, el actual fiscal General dijo desconocer la asociación. Sin embargo, no se han dado más detalles del caso.

“Él tiene miedo de que mi abuela en algún baúl pueda tener algún otro estado de cuenta que se le haya traspapelado a su hermano. Mi abuela no tenía ni conocimiento de este estado de cuenta. Mi abuela igual decía de dónde va a tener Federico 8 mdd si era profesor de Contabilidad, era un académico”, justifica.

1

La expectativa

Alonso y sus hermanos por ahora buscan la libertad de su madre, a quien solo pueden visitar una vez por semana. Por lo que este fin de semana trataron de enviarle un mensaje desde afuera del penal.

Apenas a mediados de mes, una juez federal dejó sin efectos las órdenes de aprehensión contra ella y su abuela, al estimarlas carentes de motivación legal. Ante ello, durante esta semana, el fiscal general tendrá que decidir si solicita una revisión del recurso y lleva el caso a un tribunal colegiado.

En tanto, la familia de Alonso se mantiene en resguardo en su domicilio para evitar cualquier riesgo de exponerse a que puedan ser detenidos.

“Con mucho cuidado, tratando de salir lo menos posible de la casa, porque obviamente nos da terror que salga mi hermano, salga mi hermana o un sobrino y te planten droga o te acusen de delincuencia organizada o de cualquier delito que se le ocurra al fiscal inventarte y mandate a Almoloya. Entonces estamos realmente saliendo muy poco”, dice.