IMSS, sin atender un solo aborto por violación sexual en 10 años: GIRE
Foto: Twitter @Marisol_Calva

En los últimos 10 años, el Instituto Mexicano del Seguro Social y los estados de Oaxaca, Colima y Querétaro no han brindado un solo servicio de aborto legal por violación sexual, a pesar de ser un derecho en materia de salud reproductiva, reporta GIRE.

En su informe “El camino hacia la justicia reproductiva: una década de avances y pendientes”, el Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE) da cuenta de los indicadores en materia de justicia reproductiva para las mujeres en México.

En él destaca que ha habido un total de 487 casos de aborto legal por violación sexual atendidos en los últimos 10 años. De estos, ninguno ocurrió en los tres estados ni en en IMSS, la principal institución de servicios de salud pública en México, al atender al 50% de la población.

El ISSSTE y la Secretaría de Salud federal no respondieron a las solicitudes de información formuladas por GIRE con respecto a los casos de aborto legal asistidos por casos de violación sexual, respondieron otra cosa o dijeron que esa información era inexistente. Lo mismo ocurrió en el caso de los estados de Quintana Roo, Chiapas, Hidalgo y Morelos.

De 2016 a septiembre de 2021, las cifras de incidencia delictiva del Secretariado Ejecutivo del sistema Nacional de Seguridad Pública indican que hubo 73 mil 787 denuncias por violación simple en todo el país, de los cuales.

El informe destaca que las reformas en materia de salud y la Norma Oficial Mexicana 046 garantiza el acceso al aborto en casos de violación y sexual y reconocen que la denuncia es un derecho de la víctima, mas no una obligación, por lo que no debe ser un requisito para el acceso a los servicios de salud, como el aborto.

“Sin embargo, el desconocimiento de estas disposiciones por parte de las autoridades, del personal de salud y de algunos juzgadores, ha actuado como un obstáculo para el acceso a estos servicios”, advierte el informe.

En el caso del aborto, el informe de GIRE destaca las sentencias de septiembre de 2021 de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) que declaró inconstitucional la criminalización del aborto de manera absoluta en todo el país, para las personas gestantes.

En cuanto a criminalización, se destaca que hubo un registro de 3 mil 656 denuncias por delito de aborto, de 2010 a 2020. De estos casos, sólo hay 380 registros de juicios penales y que en ese mismo lapso hubo 28 mujeres en prisión definitiva.

Asimismo enfatiza que la regulación de la objeción de conciencia que decidió la Corte, es parte fundamental para acceder al derecho a decidir y proteger a víctimas de violación sexual, pues de 2010 a 2020, se contabilizaron 487 abortos legales, un servicio que se debe dar en casos de víctimas que hayan quedado embarazas a consecuencia de este delito.

La pandemia aumentó la frecuencia de cesáreas en México a niveles récord

Durante el año de la pandemia de Covid-19, por primera vez hubo un mayor número de cesáreas que partos en México.

En 2020, el 50% de los nacimientos registrados en México se atendieron por cesárea, lo que representa tres veces más el tope máximo del 15% que establece la Organización Mundial de la Salud.

Una de las causas de este alto número de cesáreas se debe a una mala gestión de los recursos de salud, lo que genera violencia obstétrica, indica el informe de GIRE. También las malas condiciones del sistema de salud, y el impacto que tuvo la pandemia en los servicios que se ofrecen, generaron un incremento en la Razón de Mortalidad Materna.

“Ha permanecido desaprovechado el primer nivel de atención de la salud para la atención de partos de bajo riesgo, el segundo y el tercer nivel se encuentran saturados, con consecuencias como un alto número de cesáreas injustificadas, insuficiencia de infraestructura, equipo, insumos y personal capacitado”, dice el informe.

El informe confirma que la Razón de Mortalidad Materna para 2021 tiene una “regresión de cerca de una década”, pues en 2010, habían 51.5 muertes por cada 100 mil nacidos y para abril de 2020, la cifra era de 27.1 muertes por cada 100 mil bebés recién nacidos pero este año, se han registrado 50.8 muertes por cada 100 mil nacimientos hasta la semana epidemiológica 16.

La Lista dio a conocer este mes que durante el 2020, México registró su peor cifra de muertes maternas en los últimos 15 años, con un total de mil 186 fallecimientos de mujeres por esta causa, un incremento del 36.7% respecto al 2019.

“Al desgaste del sistema de salud hay que agregar efectos de la pandemia por Covid-19, que ha disminuido las opciones de las mujeres para recibir atención médica prenatal y durante el parto y ha llevado a un aumento significativo de los casos de muerte materna en el país”, dice el informe del GIRE.

La pandemia afectó a mujeres que trabajan

La vida laboral de las mujeres también se vio afectada durante la pandemia por Covid-19, pues han sido las personas más afectadas en cuanto a sus derechos laborales durante la emergencia sanitaria, lo que les dificulta el acceso a servicios de guardería gratuitos, aunado a la desaparición en 2019 del Programa de Estancias Infantiles para Madres Trabajadoras.

“Durante la pandemia, la tasa de ocupación de los hombres disminuyó un 6.5%, mientras que la de las mujeres lo hizo un 14.1%. Hasta 2021, el Estado mexicano ha ratificado 81 convenios de la oit sobre seguridad social, de los cuales 67 están en vigor”.

Además, desde un año antes, había desaparecido el Programa de Estancias Infantiles para Apoyar a Madres Trabajadoras enfocado a familias sin acceso a seguridad social, lo que representó cierres en un importante número de estancias enfocadas a familias sin seguridad social, señala el informe.

Esterilización forzada en México y muertes por violencia obstétrica

Entre los casos que ha documentado y asesorado GIRE, se encuentran algunos que han llegado hasta la SCJN con impugnaciones por falta de acceso a servicios o violencia obstétrica.

El de Sonia de 31 años es un ejemplo. Ella acudió a tener a su bebé en un hospital del IMSS pero en este sitio le condicionaron la atención para que aceptara esterilizarse.

“Dos días después de haber ingresado, le informaron que le harían cesárea. Una doctora le condicionó la atención médica a la firma de un consentimiento para que le realizaran la Oclusión Tubaria Bilateral (método de anticoncepción permanente)”, relata el informe de GIRE.

Tras la denuncia, los ministros de la Suprema Corte concluyeron que se violó su derecho a la integridad personal cuando se le condicionó una esterilización no consentida y determinaron que hubo violencia de género y violencia obstétrica. Sonia fue una de las mujeres víctimas de anticoncepción forzada, que un 13.95% de las mujeres reconoció haber sufrido, según la ENDIREH 2016.

Otro caso de violencia obstétrica, acompañado por el GIRE, es el de Susana, una mujer de 26 años, indígena tzotzil, que acudió al hospital de la mujer en San Cristóbal de las Casas, Chiapas, para practicarse una cesárea pero acabó falleciendo sin explicación para su familia.

“Desde que llegó (al hospital) fue víctima de maltratos por parte del personal”, describe el informe del GIRE. Por su caso, el 17 de julio de ese año la Comisión Nacional de Derechos Humanos emitió una recomendación a las autoridades.

El informe sobre la última década y el periodo de pandemia en México cita estadísticas, sentencias ganadas en favor de los derechos de las mujeres y documenta la situación que persiste en las diferentes entidades del país sobre aborto, violencia obstétrica, muerte materna, vida laboral, reproductiva y reproducción asistida.