Director del CIDE destituye a académicas por ‘acto de rebeldía’
Centro de Investigación y Docencia Académicas Foto: Creative Commons

El Director Interino del CIDE, José Antonio Romero Tellaeche, destituyó la mañana de este martes a la secretaria académica, Catherine Andrews, luego de que la académica dio inicio al proceso de evaluación del profesorado y no lo suspendió como él lo había solicitado de manera infundada, lo cual consideró que fue “un acto de rebeldía”.

La remoción se da a poco más de un mes de que el director del CIDE región Centro, Alejandro Madrazo Lajous, fue destituido del cargo por supuesta “pérdida de confianza”, luego de que Romero Tellaeche lo cuestionó por un video en el que el académico defendía la permanencia de las cátedras Conacyt y el académico se negó a bajarlo de internet.

La remoción de la doctora Andrews se dio luego de que le advirtieron al director interino de que no era posible suspender la realización de evaluaciones al profesorado investigador ante las Comisiones Académicas Dictaminadoras (CADI’s) y que dieron inicio este 16 de noviembre. Poco después de haber iniciado el trabajo de las Comisiones, Andrews recibió un oficio donde se le informaba su remoción inmediata.

“A las 8.30 un correo del Dr. Romero llegó a los integrantes de la CADI – DEM en que afirmó que las acciones de la Mtra. González y yo constituía ‘un acto de rebeldía‘ y solicitó a los integrantes de la CADI no participar en ello”, comunicó Andrews a la comunidad académica a través de un correo.

“La CADI-DEM discutió la situación y a las 10: 15 decidió por unanimidad entrar en receso hasta las 19 horas de hoy”, continúa. “A las 10:40 el abogado del CIDE, el Lic Rojas me entregó el oficio de destitución a mi cargo“.

El director interino del CIDE había intentado suspender las evaluaciones de forma unilateral, en contra de la normatividad del centro publico de investigación y sin consultar a los integrantes de las comisiones, lo que podría incurrir en actos de ilegalidad y de violaciones a los derechos laborales del personal académico. Esto se lo comunicó la la maestra González Schont previamente:

“Considero importante comentarle que, como parte de los mecanismos colegiados que se encuentran establecidos en el CIDE, la suspensión o la decisión de suspender estas evaluaciones, entre otras (…), puede ocasionar responsabilidades administrativas tanto a Usted, en su calidad de Director General, como a todas las personas involucradas en el proceso”, le comunicó la maestra Celine González Schont este 16 de noviembre.

Asimismo, la secretaria académica le comunicó al director interno lo siguiente: “que ni él, ni yo ni tenemos atribuciones para suspender o posponer las CADIs, pero existía la opción que él pidiera a las diferentes CADIs que se votaran sobre la solicitud”, se lee en el correo difundido entre la comunidad académica del CIDE.

“No he incurrido en ningún ‘acto de rebeldía'”: académica del CIDE

La profesora-investigadora Catherine Andrews compartió su testimonio sobre la serie de hechos que antecedieron a su destitución como secretaria académica del CIDE la tarde de este martes.

“Me queda claro que no he incurrido en ningún ‘acto de rebeldía’ sino que he sido destituida por insistir en que el proceso de evaluación del profesorado investigador y asociado se realice conforme al EPA (Estatuto) y al reglamento de la CADI”, publica en la parte final de su carta.

“Lamento mucho que las acciones del Director General Interino interrumpan el proceso estatutario de evaluación del profesorado del CIDE. Sobra decir que se trata de un acto arbitrario que le lleva a incumplir con sus obligaciones como Director General Interino”, señala.

El CIDE, la academia incómoda para la 4T

El presidente, Andrés Manuel López Obrador, ha lanzado críticas en contra del CIDE, al señalar que es un centro público de investigación pero que ha creado cuadros de profesionistas para el sector privado y no el sector público.

“Entiendo que exista el ITAM, institución impulsada por el sector privado para formar sus cuadros, pero que el Estado esté financiando una institución con esos mismos propósitos como es el CIDE o que el Conacyt esté al servicio de las empresas, que su presupuesto se destine a financiar investigación de las empresas y no hacer investigaciones en beneficio de la gente”, dijo en una conferencia matutina desde Palacio Nacional en agosto pasado.

A finales de agosto, el doctor Sergio López Ayllón, uno de los juristas más destacados del país, renunció al cargo de director general del CIDE, y en su lugar fue nombrado por la titular del Conacyt José Antonio Romero Tellaeche.

Las destituciones en el centro de estudios se dan también en el contexto de la persecución de la que han sido objeto 31 científicos por parte de la Fiscalía General de la República, que solicitó a un juez que fueran encarcelados en un penal de alta seguridad por delitos de delincuencia organizada y uso de recursos de procedencia ilícita. Esta petición ha sido negada por el poder judicial en dos ocasiones.

La remoción de las académicas ha detonado críticas por parte del sector académico de la institución en las redes sociales.

Nota del editor: en una versión publicada el lunes 16 de noviembre, decía que había sido removida de su cargo, Celine González Schont, directora de evaluación académica, lo cual no fue así.