Litio en México: ¿dónde está el llamado ‘oro blanco’?
El presidente Andrés Manuel López Obrador considera que el litio es clave para que México pueda hacer una transición al uso de energías limpias. EFE/Ariel Marinkovic

Es oficial: el litio es nuestro, si es que algún día no lo fue. De repente, el metal más ligero de la tabla periódica de los elementos, se convirtió en un recurso estratégico para el Estado mexicano y con las reformas a la Ley Minera, que entran hoy en vigor, se prohíbe que empresas privadas participen en la extracción y explotación de este recurso.

En solo 48 horas el Congreso de la Unión avaló la reforma que el presidente, Andrés Manuel López Obrador, propuso en torno a la nacionalización del litio. Si bien este mineral ya era propiedad del Estado, según el artículo 27 de la Constitución Política, con las reformas a la Ley Minera se dejó claro que las empresas privadas no podrán participar en este mercado.

En La-Lista te explicamos algunas claves del litio, un mineral que el gobierno ha calificado como el “oro blanco” del futuro, mientras especialistas coinciden en que podríamos estar en el inicio de un auge de este recurso.

¿Para qué sirve el litio?

Litio en México: ¿dónde está el llamado 'oro blanco'? - pila-de-litio-1280x853
Las baterías de litio almacenan más energía y son mucho más ligeras, pero el litio no es el único metal que contienen. Foto: PxHere

Una de las propiedades más destacadas del litio y por la que podría aumentar su relevancia en el futuro es su capacidad de almacenar la energía. Esto ya se ha demostrado en las baterías de las computadoras, los celulares y los primeros vehículos eléctricos. Además, es extremadamente ligero. En contraste con otros metales y más ligero que la misma agua. Por ejemplo: una batería de plomo pesa 24 veces más que una batería de litio.

Las compañías privadas buscan maximizar el mercado del litio. La compañía Tesla, del multimillonario Elon Musk, busca elevar la producción de vehículos eléctricos a 500 mil anuales y eso implicará un mayor consumo de baterías de litio. Otra gran apuesta de las compañías es la generación de luz para los hogares, lo cual se complementa con los paneles solares o las granjas eólicas que ya funcionan en distintos países.

“Las energías renovables pueden acompañarse de almacenamiento eléctrico que te corrija el problema de la intermitencia, que cuando no haya luz de día o no haya viento no se pueda generar electricidad. En algún futuro no muy lejano las baterías van a permitir hasta prescindir, eventualmente en un largo plazo, de otras fuentes renovables”, considera Oscar Ocampo, coordinador del área de Energía del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).

Litio en México: ¿dónde está el llamado 'oro blanco'? - litio-carro-electrico-1280x853
Los autos eléctricos ocupan baterías de litio para almacenar más energía por más tiempo. Foto: PxHere

Además del almacenamiento de energía, el litio tiene otras funciones que fueron descritas en la iniciativa para reformar la Ley Minera aprobada por el Congreso de la Unión esta semana. De acuerdo con el proyecto del presidente López Obrador, este mineral se puede implementar en la fabricación de aviones y trenes; para la manufactura de las baterías de las computadoras portátiles, teléfonos y de dispositivos digitales; en la cerámica y el vidrio; para producir grasas lubricantes; en la fundición de polímeros; en el tratamiento del aire, y en medicamentos psiquiátricos.

¿Cuánto litio hay en México ?

Pese al interés del gobierno federal por resguardar el litio y prohibir la explotación de las empresas extranjeras, aún no se tiene certeza sobre cuánto litio hay en México.

El Servicio Geológico de Estados Unidos estima que en nuestro país hay una reserva de 1.7 millones de toneladas de litio. Esto ubica a México como el décimo país con más presencia de este mineral. Otras naciones que tienen este recurso son Bolivia, Argentina, Chile, Australia, China, Congo, Canadá, Alemania, República Checa, Serbia, Perú, Mali, Zimbabwe, Brasil, España, Portugal, Ghana, Asutria, Finalndia, Kazajistán y Namibia.

Por su parte la empresa Bacanora Lithium, que tiene una concesión en el municipio Bacadehuachi de Sonora, calcula que solo en esa localidad hay 8 millones de toneladas de litio, con lo cual sería la mina más grande de todo el mundo y México se posicionaría como el país con una mayor cantidad de reservas.

Pero la concentración y complejidad de extracción del litio va a depender de cómo se encuentra, explicó Carlos Rius, académico de la Facultad de Química, de la UNAM. El litio puede estar en sales, como es en la zona denominada “Triángulo del litio”, entre Argentina, Bolivia y Chile, donde se encuentra en grandes cantidades y el proceso de extracción es mucho más sencillo, pero requiere grandes volúmenes de agua y tiene un impacto en el medio ambiente.

En contraste, cuando se encuentra en roca, el costo es mucho más alto, y solo resulta costeable en yacimientos ricos en concentración como los que hay en Australia, explicó el académico de la UNAM.

La Secretaría de Economía publicó un informe sobre el litio durante el 2018, pero la dependencia no precisa la cantidad de mineral que podría haber en México, solo indica que empresas privadas se encuentran en etapa de exploración en yacimientos de Baja California, San Luis Potosí, Zacatecas y Sonora.

Otras compañías que ganaron concesiones en sexenios anteriores para explotar el litio no detallan si han tenido éxito en sus procesos de exploración ni tampoco tienen un estimado de la cantidad del mineral.

El doctor Ruis dice que hay depósitos de litio en Baja California y Zacatecas pero en concentraciones muy pequeñas, que no compiten con las miles de toneladas que sí se pueden explotar en la zona del “Triángulo del litio” en Sudamérica.

Para el doctor Ruis, las referencias de que hay millones de toneladas de litio en regiones como Sonora no se traducen necesariamente en la obtención de litio en esa misma cantidad. “Es litio en forma de mineral, no es forma pura y puede estar hasta en una parte por millón, es decir, de un millón de toneladas, una tonelada va a ser litio, las otras 999 mil es otra cosa, son cosas que no van a tener ningún valor”. dijo.

Para que una compañía haga labores de exploración suele invertir millones de dólares para lograr una concesión de los minerales que lleguen a encontrar, explicó y el gobierno no suele invertir en esas cantidades.

“No se tiene la tecnología para la extracción del litio, que nos vamos a poder a investigar. Perdón, pero no es nada sencillo el que nos pongamos a investigar y desarrollar nuevos procesos. Se requiere de inversiones muy fuertes y conocimiento previo del asunto para poder desarrollar”, dijo el académico.

Por separado, el experto del IMCO coincide en que México no tiene datos de dónde está parado en cuanto al litio y no se dabe realmente a cuánto ascienden las reservas.

“Sería bueno primero saber dónde estamos parados, qué estados y cuáles realmente tienen este mineral, pero todos coinciden en que esta es una oportunidad grande en materia de litio para nuestro país, más por su ubicación geográfica en el marco del Tratado de Libre Comercio entre México-Estados Unidos y Canadá”, comentó Ocampo.

¿Quiénes están explorando el litio en México?

De acuerdo con el Sistema Integral sobre Economía Minera, el gobierno mexicano entregó 35 concesiones a empresas privadas para aprovechar el litio de nuestro país. Ninguna compañía se encuentra en proceso de extracción, siguen realizando sus análisis sobre la presencia del litio en siete estados de la República.

Entre las compañías que tienen una concesión destaca la canadiense Organimax Nutient Corp, que tiene 15 concesiones en Coahuila, San Luis Potosí y Zacatecas. Otra empresa es Bacanora Lithium, recientemente adquirida por la compañía china Ganfeng Lithium.

Las empresas extranjeras que tienen una concesión para aprovechar el litio en suelo mexicano tienen su origen en Canadá, China, Reino Unido, Suiza, Francia, Australia, Estados Unidos y España. Hay tres compañías mexicanas que participan en el mercado: Elementia en Hidalgo, Litio Mex y Escondida Internacional en Baja California.

Además, el gobierno mexicano entrará al mercado del litio a través de una empresa paraestatal que se deberá crear por medio de un decreto del presidente López Obrador.

¿Qué gana México con explotar el litio?

Según los expertos, el litio está llamado a ser un mineral de relevancia en el futuro. Sobre todo por el interés de los gobiernos en transitar a la utilización de energías limpias para sustituir el gas natural o el petróleo en la producción de energía eléctrica.

La explotación del litio “es una tendencia mundial relativamente nueva que tiene que ver con el almacenamiento eléctrico. Los coches eléctricos también son un mercado emergente, por eso es que es tan reciente el interés por el litio. También hay un surgimiento muy importante de los paneles solares y las granjas eólicas, pero dado que estos no te generan energía eléctrica todo el tiempo, se debe pensar cómo se complementa todo esto”, señala Ocampo, el experto del IMCO.

El especialista piensa en el litio en el marco del T-MEC y considera que esto es una ventaja para México, ya que Argentina, Chile o Bolivia, que también se presume tienen grandes reservas, no cuentan con un tratado comercial con Estados Unidos.

Ese país norteamericano se perfila para estar a la vanguardia, por lo menos, en el mercado de los vehículos eléctricos. Por eso Ocampo explica que, económicamente, el litio sería una buena oportunidad para México en caso de que sí existan sus reservas.

“A mil 400 kilómetros del yacimiento de Sonora se está construyendo la fábrica de coches eléctricos más grande del mundo en Nevada que es de Tesla. A mil 400 kilómetros de la planta de Tesla tienes la mina más grande de litio del mundo que está en Sonora. Ahí tienes una sinergia natural, ahora habría que explotar y maximizar esas oportunidades que tiene México”, señala el especialista.

Si bien México tendría una oportunidad para aprovechar este mineral, la tarea no sería sencilla.

Nadia Sanders contribuyó a este reporte