Detienen a presunto operador de Guerreros Unidos vinculado con el caso Ayotzinapa
Foto: Captura de Pantalla / Youtube @Andrés Manuel López Obrador

Salvador “N”, presunto operador del cártel Guerreros Unidos vinculado con la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, fue detenido y se solicitó su vinculación a proceso penal, informó Ricardo Mejía, Subsecretario de Seguridad Pública y Protección Ciudadana (SSPC).

Las autoridades explicaron que el arrestado presuntamente lideraba el brazo armado denominado “Los Peques” de esa misma organización criminal.

“Otro evento importante y dando seguimiento al caso Ayotzinapa que ha sido una indicación presidencial desde el primer día de su mandato, fue detenido Salvador ‘N’, quien es presunto operador del grupo Guerreros Unidos, y que es parte del brazo armado conocido como ‘Los Peques’ o ‘Los Tilos’, vinculado a la desaparición forzada de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa de septiembre de 2014”, expresó Mejía durante la conferencia de prensa matutina de este jueves 5 de mayo.

El subsecretario explicó que el detenido contaba con una orden de aprehensión por delincuencia organizada y desaparición forzada que se cumplimentó en Jardines de Cuernavaca en Morelos.

Además de la relación con la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, Salvador “N” participaba en actividades de secuestro y extorsión contra comerciantes y locatarios en el municipio de Iguala, en Guerrero.

La detención del presunto operador de Guerreros Unidos, relacionado al caso Ayotzinapa, se realizó gracias a una colaboración con el Centro Nacional de Inteligencia con la Policía Federal Ministerial (PFM) de la Fiscalía General de la República (FGR).

El 26 de septiembre de 2014, estudiantes de la escuela para maestros rurales de Ayotzinapa fueron detenidos y desaparecidos cuando se dirigían a Ciudad de México para participar en una manifestación por el 2 de octubre.

Según la polémica versión del Gobierno de Enrique Peña Nieto (2012-2018), la llamada “verdad histórica”, los estudiantes fueron entregados al cártel Guerreros Unidos, que los asesinó e incineró en el basurero de Cocula y tiró los restos en el río San Juan.

Esta versión siempre fue cuestionada por los familiares de las víctimas y por el GIEI, que en los anteriores informes ya señaló que los cuerpos no pudieron ser quemados en el basurero.

El Gobierno de López Obrador reabrió el caso a finales de 2018 y derrumbó definitivamente esta versión oficial del Gobierno de Peña Nieto al identificar restos no calcinados de dos de los estudiantes, Christian Rodríguez en 2020, y de Jhosivani Guerrero en junio pasado, ambos en la barranca de la Carnicería, fuera del basurero.

Estas dos identificaciones se sumaron a la de Alexander Mora, cuyos restos fueron hallados en el río en 2014.

Reportes pasados del GIEI y otras instituciones, así como algunos testigos, ya habían señalado en el pasado la participación de las Fuerzas Armadas en el caso, pero este nuevo informe reveló más vínculos con el suceso.

Con información de EFE