#JusticiaParaJuanDavid: Redim condena el asesinato de un niño de 11 años, en Guanajuato
Los hombres armados habrían ingresado a la fuerza al domicilio. Foto: EFE

La Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim) y más organizaciones en defensa de los derechos de las niñas, niños y adolescentes condenaron el asesinato de Juan David, un niño de 11 años, en Irapuato, Guanajuato.

Redim citó la nota periodística de Proceso, que mencionó que el menor de edad sufrió maltrato físico, verbal y emocional por mucho tiempo. La última agresión fue cuando su padrastro encerró a la madre en el baño y golpeó al niño hasta quitarle le vida.

“Este acontecimiento se suma a la larga lista de hechos de violencia cometidos contra las infancias y adolescencias en Guanajuato, que nos coloca en una grave crisis de derechos humanos y violencia generalizada que ha aumentado los contextos de violencia, desapariciones y asesinatos en todo el territorio y que cada día se cobra la vida de más personas, en especial de niñas, niños y adolescentes”, destacó la organización.

El semanario Proceso señaló que los actos de violencia contra Juan David los reportaron los vecinos de la colonia Urbi Villas el Rey en Irapuato, pues llamaron en distintas ocasiones al número de emergencia 911, así como al DIF municipal, sin embargo, el personal de ambas instancias llegó al domicilio, pero no intervino.

#JusticiaParaJuanDavid: Redim condena el asesinato de un niño de 11 años, en Guanajuato - juan-david-guanajuato-efe-1
La Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes establece que ellas y ellos tienen el derecho a vivir en condiciones de bienestar y con un sano desarrollo integral. Foto: EFE

La Redim exigió #JusticiaParaJuanDavid e hizo un llamado para que Diego Sinhue Rodríguez Vallejo, gobernador de Guanajuato; Carlos Zamarripa Aguirre, fiscal General del Estado; y Lorena Alfaro García, presidenta municipal de Irapuato; actúen por el bienestar de la infancia.

“Este asesinato escala la violación a los derechos de las niñas, niños y adolescentes en Guanajuato y llama a las autoridades a actuar para defender el derecho a la vida e integralidad de las infancias”, recalcó la organización.

La Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes establece que ellas y ellos tienen el derecho a vivir en condiciones de bienestar y con un sano desarrollo integral, una vida libre de violencia, así como integridad personal, los cuales “no fueron garantizados para Juan David”.

Ante las violaciones a los derechos humanos, la organización exigió:

  1. Una verdadera justicia, con todo lo que implica: Verdad, Justicia, Reparación Integral, Garantía de No Repetición y Memoria; elementos reconocidos en México a través de la Constitución y la Ley General de Víctimas.
  2. Se realice la investigación pertinente y la aplicación de penas correspondientes a las personas responsables.
  3. Se atienda el caso bajo los marcos normativos y el reconocimiento de los derechos de NNA.
  4. Políticas públicas con enfoque de derechos humanos, que salvaguarden la integridad de la vida de NNA, promoviendo una
    cultura de reconocimiento de derechos de infancias y adolescencias y una vida libre de violencia.
  5. Alto a la impunidad imperante en el país.
  6. Es urgente establecer y garantizar el ejercicio de los derechos de niñas, niños y adolescentes, proteger el interés superior de la niñez y coordinar las medidas de atención, investigación y aplicación de los mecanismos en casos de violaciones a
    derechos humanos de las infancias y adolescencias, asegurar su atención de forma preferente por todas las autoridades, en el ámbito de sus respectivas competencias.

Posteriormente llamaron al Congreso local el estado, a la Procuraduría de Derechos Humanos de Guanajuato y a la Procuraduría Especial de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes de Guanajuato, para que actúen por las garantías de las niñas, niños y adolescentes, y se posicionen ante el asesinato de Juan David.

“Este hecho no debe quedar impune, más aún debe ser cuestionado y analizado ya que nos muestra la violencia generalizada que se vive en el estado de Guanajuato evidenciando que las infancias y adolescencias no están seguras en ningún espacio y entorno, colocándolos en riesgo y violentando la totalidad de sus derechos”, finalizó Redim.

Las organizaciones que también firmaron el posicionamiento fueron: Plataforma Política de Mujeres y Organizaciones en Defensa de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, NIMA, Centro de Promoción de los Derechos Humanos de Niñas, Niños y
Adolescentes en Guanajuato, A.C., Escuela Pedro Poveda y el Centro de Desarrollo Indígena Loyola, CDIL.

Secretario de Seguridad lamenta asesinato de Juan David

Anteriormente Alvar Cabeza de Vaca, secretario de Seguridad Pública del Estado, lamentó el asesinato de Juan David, presuntamente cometido por su padrastro, un policía preventivo.

Destacó que la Secretaría de Seguridad apoya con información, pero que habrá que esperar a que se lleve a cabo la investigación formal.

El pasado 25 de mayo, la Fiscalía de Guanajuato confirmó que Miguel Ángel, el padrastro de Juan David, fue vinculado a proceso por desaparición cometida por particulares y violencia familiar.

Un video que difundieron las autoridades cuenta con algunos testimonios sobre la violencia que ejercía el sujeto contra el menor de edad.

“Lo torturaba, lo hacía correr por todo el fraccionamiento, le ponía su chaleco antibalas de la Policía Municipal, le ponía mochilas con herramienta pesada y lo hacía correr”, contó una mujer.

“Cuando yo salí a ver, ya lo tenía en el suelo, golpeado”, relató otra persona sobre el caso de Juan David en Guanajuato.

Según Excélsior, Juan David fue reportado como desaparecido el 14 de mayo, sin embargo, la madre contó al medio que el padrastro lo asesinó y desapareció, ya que, el 13 de mayo lo golpeó con los puños en el estómago.

La mujer relató que el sujeto la encerró en el baño para que no viera nada y luego se llevó al menor de edad en una bolsa negra. “Que se haga justicia y yo quiero que se encuentre a mi niño para darle descanso”, comentó a Excélsior.

Miguel Ángel obligó a la madre del menor a denunciar la supuesta desaparición, argumentando que el niño había escapado por la ventana, pero días después, la madre confesó el crimen.