Chihuahua ofrece recompensa de 5 mdp por ‘El Chueco’, presunto asesino de dos jesuitas
La recompensa es de 5 millones de pesos. Foto: Especial.

La Fiscalía General del Estado de Chihuahua anunció una recompensa de hasta 5 millones de pesos a quien aporte información que conduzca directamente a la captura de José Noriel Portillo Gil alias “El Chueco”, a quien se le atribuye el asesinato de los sacerdotes jesuitas Javier Campos Morales, conocido como “Padre Gallo”, y Joaquín César Mora Salazar, así como el guía de turistas Pedro Heliodoro Palma en el municipio de Urique.

A esa persona se le señala de su posible responsabilidad en los delitos de homicidio y delincuencia organizada.

José Noriel Portillo Gil es considerado objetivo prioritario dentro de la estrategia de seguridad del estado y se le atribuye la violencia y “querer desestabilizar la región occidente de la entidad”, de acuerdo con la Fiscalía de Chihuahua.

Para brindar información, la Fiscalía de Chihuahua pidió comunicarse al teléfono 614 429 3300 extensión 11457, al número denuncia anónima 089, a la línea de emergencia 911, o bien a pasaeldato.gob.mx o al correo electrónico [email protected]

Además de la recompensa, la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) informó que autoridades locales y federales activaron una cédula de búsqueda para de “El Chueco”, por el delito de homicidio calificado ocurrido en Cerocahui, Chihuahua.

La dependencia federal agregó que a esa persona se le ha visto en las regiones de Cerocahui, Bahuichivo, Porochi, Poblado Rodeo y Urique, en esa entidad y que ya se desplegó un operativo especial para su búsqueda, en en el que participan también autoridades estatales y municipales.

Por la mañana, el presidente Andrés Manuel López Obrador informó que elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) Se trasladarían al estado para colaborar en el caso, y ya había adelantado que se contaba con información del responsable del crimen.

El asesinato de los dos sacerdotes jesuitas provocó la indignación de la comunidad clerical en México y el mundo, incluso el papa Francisco se expresó en torno al tema y lamentó que en el país se comentan “tantos crímenes”; mientras la iglesia católica mexicana ha exigido a las autoridades una pronta resolución del caso.