Chimalapas: comuneros zoques defenderán el territorio oaxaqueño ante los planes de AMLO
Una fracción se la Selva zoque, estuvo en disputa por años entre comuneros de Oaxaca y ejidatarios de Chiapas, pero la Corte finalmente decidió en noviembre de 2021 que las tierras pertenecen a Oaxaca. Foto: Diana Manzo

“Los dueños de la selva somos nosotros porque somos los únicos que la hemos defendido, entonces ¿qué recuperó Chimalapas?”, pregunta asombrado el comunero Gilberto Pacheco al intentar comprender lo que dijo este jueves el presidente, Andrés Manuel López Obrador, acerca de convertir  las 162 mil hectáreas de la Selva de los Chimalapas devueltas en noviembre pasado a Oaxaca en una reserva ecológica.

En noviembre pasado, después de nueve años de lucha jurídica, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) determinó que las 162 mil hectáreas de bosque los Chimalapas pertenecen al estado de Oaxaca y no a Chiapas.

Cuestionado sobre el tema, el presidente, Andrés Manuel López Obrador, dijo la mañana de este jueves que él propone convertir toda esa franja en una zona de reserva que le dé trabajo a los pobladores en el programa Sembrando Vida y que al mismo tiempo se conserve.

“Si nos lo permiten y hay disposición de parte de ellos, de los gobiernos de Oaxaca y de Chiapas, y desde luego las comunidades, porque ahí hay un problema de límites, es Santa María Chimalapa y San Miguel Chimalapa. Los dos ejidos, Santa María y San Miguel, deben de poseer como 500 mil hectáreas y no hay mucha población, y estas tierras y otras han sido invadidas, de acuerdo a la versión de ellos, y se crearon del lado de Chiapas municipios. Pero es una tierra en conflicto desde hace mucho tiempo”, dijo el presidente.

Dijo que una cosa es lo legal y que ya se definió lo del límite, pero cuestionó qué va a suceder ahora con quienes viven ahí y con los municipios.

“Para mí, lo más importante es que cuidemos esa área natural porque estamos hablando de selva que puede conservarse con flora y fauna nativa. Ese sería un gran proyecto que podríamos llevar a cabo antes de que terminemos”, dijo el presidente.

El presidente no precisó en qué consistiría la declaratoria ni las actividades que estarían permitidas en esta zona. Un Área Natural Protegida sigue un plan de manejo sustentable, el cual que debe ser diseñado con la participación de los habitantes, propietarios y poseedores de los predios en ella incluidos y los gobiernos estatales, municipales, según indica la Ley general de equilibrio ecológico y la protección al medio ambiente.

Los comuneros y activistas oaxaqueños aseguraron que esta propuesta del presidente López Obrador se suma al intento de integrantes de la barra de abogados de Chiapas por seguir disputando ese territorio al anunciar que llevarían el caso de la resolución ante la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH).

“Será muy el presidente de la República, pero Obrador no tiene por qué tomar decisiones violentando nuestro derecho a la libre determinación y a la consulta, eso es una arbitrariedad”, enfatizó el campesino, quién a sus 80 años de edad, lleva más de medio siglo defendiendo las tierras de esta selva.

Recalcó que no es posible convertir las 162 mil hectáreas en reserva natural protegida cuando hay asentamientos humanos dentro de ella. Por ejemplo, describió que hay 22 ejidos agrarios chiapanecos donde viven cerca de 5 mil personas, además de un municipio llamado Belisario Domínguez, donde se construyó un edificio como palacio municipal y que nunca funcionó.

Chimalapas: comuneros zoques defenderán el territorio oaxaqueño ante los planes de AMLO - chimalapas-mapa-2
Una fracción se la Selva zoque, estuvo en disputa por años entre comuneros de Oaxaca y ejidatarios de Chiapas, pero la Suprema Corte finalmente decidió en noviembre de 2021 que las tierras pertenecen a Oaxaca. Foto: Diana Manzo.

“Se supone que en una reserva natural no vive nadie, se protege y se cuida. Entonces ¿qué pasará con todas las personas que ahí habitan?, ¿las van a reubicar o desalojar? Y eso no lo están tomando en cuenta, al parecer”, refirió.

A la Selva de los Chimalapas se le reconoce por tener la mayor extensión de selvas húmedas bien conservadas y bosques mesófilos ( se caracteriza por una alta concentración de niebla superficial) de todo Mesoamérica, lo que la ubica como una de las zonas tropicales y un banco de recursos genéticos de mayor importancia en la región, según un documento publicado en el 2005, por el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, siglas en inglés).

Molesto, el comunero recalca que de nada sirvió la resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación porque los “dueños”, quienes toda la vida han defendido el territorio, incluso con su vida, ahora no podrán hacer uso de ello, por la propuesta del presidente de convertir esas tierras en una reserva natural.

López Obrador, ‘sin memoria histórica’

La noticia cayó de sorpresa, afirma Miguel Angel García Aguirre, defensor e integrante del Comité Nacional por la Defensa de los Chimalapas, quién señaló que parece que el presidente López Obrador no tiene memoria histórica sobre lo que ha ocurrido en Chimalapas.

El activista comunitario resaltó que no es la primera vez que quieren convertir en reserva natural a la Selva de los Chimalapas, es la quinta.

Dijo que desde 1980, Manuel Camacho Solis lo había intentado, y años más tarde, la ambientalista Julia Caravias lo intentó en tres ocasiones. El primero formó parte del equipo de trabajo de Miguel de la Madrid Hurtado en la Secretaría de Programación y Presupuesto y en 1982 fue titular de la Subsecretaría de Desarrollo Regional de la misma dependencia, pero García no precisó cómo fue que el gobierno federal trató de intervenir en la zona.

Julia Caravias fue presidenta del Instituto Nacional de Ecología en 1994 y más tarde fue nombrada titular de la Secretaría de Medio Ambiente, Recursos Naturales y Pesca, pero García tampoco dio detalles de qué acciones quiso emprender

Ahora, López Obrador plantea la propuesta de convertir la zona en una área natural protegida, pero los comuneros se oponen.

Como experto en el tema, García Aguirre reafirmó que ahora que finalmente se hace justicia para los Chimalapas en recuperar sus tierras -por la reincorporación de 162 mil hectáreas-, resulta que al presidente se le ocurrió convertirla en una reserva natural protegida.

“Las 162 mil hectáreas comprenden también otros parajes que los chiapanecos invadieron para vivir y aprovecharse de la flora y fauna que abunda en la zona, y eso nos compromete a seguir luchando por el territorio y la biodiversidad inmensa que tiene esta zona en Oaxaca”, señaló.

Chimalapas: comuneros zoques defenderán el territorio oaxaqueño ante los planes de AMLO - chimalapas-belisario-dominguez
El gobierno de Juan Sabines en Chiapas construyó en 2011 un edificio como cabecera del municipio Belisario Domínguez, la cual luce completamente desolada. Foto: Diana Manzo.

Recordó que la disputa del territorio entre ambos estados no es reciente, data desde 1967 y se ha ido agudizando. Primero, en 1994, cuando los comuneros, de Oaxaca, recuperaron las 41 mil hectáreas del paraje de la gringa y en el 2011, cuando el gobernador de Chiapas Juan Sabines Guerrero (2006-2012) creó el municipio Belisario Domínguez, en tierras de Los Chimalapas.

Un año después, en 2012, el gobierno de Oaxaca, junto con los comuneros zoques asesorados por el Comité de Defensa por Chimalapas, presentó una controversia constitucional contra el gobierno de Chiapas. 

La controversia número 121/2012 fue admitida formalmente el 20 de diciembre de 2012 y se resolvió nueve años después y en favor de los comuneros de Oaxaca.

Las 162 mil  hectáreas son una  reserva comunitaria

Desde Vistahermosa, agencia municipal de San Miguel Chimalapas, Alvaro Román, de 61 años y comunero desde los 18 años edad, aseguró que la selva Chimalapa se defiende y será la asamblea de comuneros la que reafirme por unanimidad que sea una reserva comunitaria, pero no una reserva protegida como lo señala el presidente.

Los  comuneros de San Miguel y Santa María Chimalapas han defendido su territorio de talamontes, crimen organizado y ganadería, sin que las autoridades hagan su trabajo de acompañamiento.

“Por estas tierras hemos vivido enfrentamientos, incendios provocados, encarcelamientos, retenciones, y una serie de violaciones a nuestros derechos humanos, por eso, ahora, no vamos a permitir que se nos quite, lo que se nos ha reafirmado con la pasada resolución, la selva es de quienes lo protegen, de nosotros”, reafirmó.

El comunero señaló que la propuesta López Obrador de convertir las 162 mil hectáreas en reserva natural no es una solución viable y tampoco abona a una solución del conflicto, al contrario, lo agudiza.

Mientras los comuneros acuerdan en asamblea la decisión a tomar, un grupo de campesinos encabezados por el comunero Mauro Vásquez realizan recorridos diarios de vigilancia, debido a que los confilictos por limites de tierras, incendios forestales, caza y tala clandesina  han ocasionado la degradación ambiental de lo que ellos llaman su hogar.