Caro Quintero: Así fue como Max, la perrita de la Marina, lo halló entre matorrales
Caro Quintero. Foto: EFE

La detención de Rafael Caro Quintero, líder y fundador del Cártel de Guadalajara, ocurrió con ayuda de una perrita perteneciente a la Secretaría de Marina (Semar).

De acuerdo con un comunicado de la dependencia, Max, una canina de este cuerpo de seguridad halló al “Narco de Narcos”, como también se le conoce, entre los matorrales del municipio de Choix, en Sinaloa.

La detención de Rafael Caro Quintero sucede nueve años después de que fuera liberado en 2013, luego de que un juzgado desechara varias causas en su contra, una de ellas por un error de jurisdicción territorial en el proceso por el asesinato del agente estadounidense.

Caro Quintero: Así fue como Max, la perrita de la Marina, lo halló entre matorrales - detencion-de-Rafael-Caro-Quintero-1270x1280
Max, la perrita que encontró a Caro Quintero. Foto: Especial

Caro Quintero era buscado por la Agencia Antidrogas Estadounidense (DEA, en sus siglas en inglés), por quien ofrecía una recompensa de 20 millones de dólares, al considerarlo como el responsable del asesinato de Enrique Camarena, un agente encubierto de la DEA que trabajó en México en la década de 1980.

Tanto Camarena como el piloto mexicano Alfredo Zavala fueron secuestrados por sicarios el 7 de febrero de 1985 en Jalisco, cuya capital, Guadalajara, era el principal centro de operaciones del cártel fundado por Caro Quintero, Miguel Ángel Félix Gallardo y Ernesto Fonseca. 

Un mes después, los cuerpos del agente y el piloto fueron hallados en un rancho de Michoacán, colindante con Jalisco, con señales de tortura, después de que el Cártel de Guadalajara sufriera importantes golpes de las autoridades mexicanas en colaboración con la DEA.

Caro Quintero llegó a acumular una fortuna de casi 500 millones de dólares y su influencia le permitió interactuar en las altas esferas sociales de México, al punto de que cuando fue detenido viajaba con la sobrina del entonces gobernador de Jalisco, en abril de 1985.

En 2013, las autoridades mexicanas explicaron que Caro Quintero fue sentenciado por delincuencia organizada y delitos contra la salud (narcotráfico), y procesado por el homicidio de Camarena, “pero no condenado”.

En 2009, un juez mexicano determinó que por acumulación de las penas que tenía en su contra a Caro Quintero le correspondían 199 años de prisión, pero por ley sólo se les pudo imponer una máxima de 40.

El capo recuperó la libertad en agosto de 2013 después de que un juzgado desechara varias causas en su contra, una de ellas por un error de jurisdicción territorial en el proceso por el asesinato del agente estadounidense.

Hoy, el “Narco de Narcos” fue detenido por un canino de la Semar, en Choix, Sinaloa. 

-Con información de EFE