Descartan atentado y apuntan a que fuga de gas provocó la explosión en casa de policías de Saltillo
Los hechos ocurrieron el pasado 7 de septiembre. Foto: Twitter @marioPina82.

Peritos de la Fiscalía General de Justicia de Coahuila determinaron que la explosión en una casa de policías ministeriales de Saltillo, en donde hubo tres fallecidos y dos personas fueron rescatadas con vida, se debió a una fuga de gas y no a un atentado.

El hecho ocurrió el pasado 7 de septiembre en un inmueble de dos pisos que rentaban policías en el Fraccionamiento semiresidencial Santa Fé Cactus, al norponiente de Saltillo. 

Vecinos del lugar despertaron debido al movimiento de la tierra y ruido ocasionado por la explosión de la casa que quedó prácticamente en escombros.

El fiscal general Gerardo Márquez Guevara ofreció una rueda de prensa en donde reiteró que los peritos que revisaron el caso indicaron que la explosión se debió a una fuga de gas proveniente de la estufa, en donde se generó una acumulación de este combustible y que, con el contacto a una fuente de calor, explotó.

El médico Alejandro González Reséndis, coordinador de servicios periciales de la Región Sureste de la Fiscalía, dijo que la necropsia realizada a los cuerpos arrojó que no se encontró que las víctimas hayan muerto a causa de la inhalación de gas LP.

En ese sentido, reiteraron que los policías que murieron estaban en la parte superior de la casa y murieron a raíz de la explosión y no de una intoxicación.

Además, la perito en incendios ingeniera química Andrea García indicó que la explosión tuvo origen en la cocina del inmueble y se debió a la mezcla entre el oxígeno y el combustible.

“Esto en contacto con una fuente de calor, que puede ser desde el encendido de un foco, la fricción entre dos objetos o la estática entre nosotros mismos, es lo que ocasiona la explosión”, mencionó García.

Personal de la Fiscalía realizó una inspección entre los escombros del inmueble y aseguraron que no hubo hallazgo de algún tipo de explosivo, por lo que descartaron la posibilidad de un atentado.