‘Ya pueden vivir en condiciones normales en Sinaloa’: Rubén Rocha tras hechos de violencia
Rubén Rocha Moya, gobernador de Sinaloa. Foto: Rubén Rocha Moya/Facebook

Rubén Rocha Moya, gobernador de Sinaloa, instó a la población a retomar sus actividades normales, luego de los hechos de violencia desatados por la detención de Ovidio Guzmán López, hijo de Joaquín “El Chapo” Guzmán.

“Ya pueden vivir en condiciones normales. Eso es lo que siempre quisiéramos tener, ayer fue un día especial. Estoy seguro que ya podemos relajarnos un poco, hacer las actividades prioritarias, cada gente va a tomar la prudencia de vida que ellos estimen, pero que ya pueden ir al supermercado, a comprar los pañales… Aprecio que es posible retomar nuestra vida normal”, comentó el mandatario estatal durante una conferencia de prensa.

Rocha sostuvo que las denuncias de rapiña se atendieron de manera inmediata, a través de un operativo conjunto con la Fiscalía General del Estado de Sinaloa (FGES) y la Policía Municipal. Es este sentido especificó que un total de 25 personas fueron detenidos por estos hechos.

Sara Bruna Quiñónez, titular de FGES, destacó que derivado de los hechos, la dependencia detuvo a 20 hombres por delitos cometidos como robo contra comercios; además, cinco fueron detenidos en flagrancia, de los que tres fueron masculinos y dos mujeres.

“Hasta el momento, no hemos recibido ninguna denuncia por daños, despojo o robo de vehículos, esto se debe también a que en el transcurso del día se inhibió la salida de las personas a las calles, pero estamos atendiendo”, señaló la fiscal.

Asimismo, el gobernador señaló que no hay bloqueos activos bajo el mando de grupos armados, sin embargo, aún hay vialidades cerradas con coches incendiados porque el gobierno “no tiene la capacidad de mover tráileres en la carretera, que son muy pesados y se despedazaron, nos representa un trabajo más especial”, pero realizan estas labores para dejar libre la circulación.

Enfatizó que se da prioridad en atender a la población de Jesús María “con sentido humano”, a las personas enfermas, quienes denunciaron que aún no los dejan salir de sus domicilios.

En Sinaloa, se reforzó la seguridad y el presidente Andrés Manuel López Obrador le comentó al gobernador sinaloense que se mantendrán atentos para cuidar a la población.

Hay 3 mil 500 del Ejército, así como integrantes de la Guardia Nacional y la Secretaría de Marina (Semar). “Estaremos atendiendo a nuestra policías en las mejores condiciones para que puedan dar el servicio. Vamos a tener aquí esa presencia, no queremos instalar un Estado de sitio, sino tener las condiciones con la prudencia de vida para que podamos estar en condiciones normales”, agregó Rocha.

Respecto a los daños patrimoniales de las personas que perdieron sus vehículos, el gobernador pidió que acudan a presentar la denuncia y en caso de no contar con un seguro, las autoridades les brindarán ayuda.

El gobernador sostuvo que el operativo fue federal y que “no teníamos conocimiento, ni fuimos avisados de que se realizaría, ni cuál era la razón o el objetivo de realizarse, por lo tanto”.

Cristóbal Castañeda Camarillo, titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) en Sinaloa, se comunicó con el mandatario aproximadamente 40 minutos después de que inició el operativo y le comentó que no contaban con información sobre el hecho, solo que se trataba de un trabajo de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

Rocha Moya destacó que entre los heridos, hay un menor de edad, de 14 años, de la población de Paredones, con lesiones en el abdomen, que fue operado y se encuentra en terapia intensiva. Sin embargo, se dijo que probablemente el incidente no está relacionado al evento porque fue en otra comunidad y un horario diferente, pero esto lo determinarán las pruebas periciales.

Las autoridades destacaron que los aeropuertos están abiertos desde las 10:00 horas y que consideran cuatro eventos donde hubo agresiones contra personal militar y estatal.

Durante la madrugada del jueves 5 de enero, elementos de la Guardia Nacional y de la Sedena detuvieron a “El Ratón” en Jesús María, un poblano cercano a Culiacán, Sinaloa, para posteriormente trasladarlo al penal del Altiplano, en Almoloya de Juárez, Estado de México.