Juez absuelve a la mujer acusada de arrojar aspas a las vías del Metro
El caso de Viviana es uno de los que el gobierno de la CDMX ha usado para sugerir que hay un sabotaje en el Metro. Foto: Graciela López Herrera/Cuartoscuro

Viviana Salgado –a quien se le cayeron las aspas de su lavadora a las vías del Metro– se presentó este viernes a los juzgados de la Ciudad de México, donde le confirmaron el sobreseimiento de la acusación que presentó la Fiscalía General de la Ciudad de México (FGJ-CDMX) en su contra por ataques a las vías de comunicación.

“Gracias a dios me fue bien. Ya todo acabó, la pesadilla ya acabó”, dijo la mujer a reporteros que la esperaban afuera de los juzgados. Momentos antes, un juez le confirmó que estaba absuelta de la denuncia presentada en su contra.

“Ya no, ya ni ganas dan”, respondió Viviana cuando uno de los reporteros le preguntó si volvería a viajar en el Metro de la Ciudad de México.

A inicios de esta semana, el gobierno capitalino reconoció que la FGJ-CDMX no encontró elementos para continuar con la investigación que se abrió en contra de la mujer, quien en entrevista con medios de comunicación contó su versión de los hechos del día que fue detenida en la estación Centro Médico.

“Lo que sabemos es que la fiscalía hizo su investigación previa y al parecer determinó que no hay elementos para continuar”, dijo Martí Batres, secretario de Gobierno de la CDMX durante una conferencia de prensa el 23 de enero.

El funcionario capitalino detalló que la investigación en contra de Viviana se abrió de oficio.

“Seguramente es que la fiscalía tendrá información más pormenorizada y lo que tenemos es en el sentido que inició investigaciones de oficio y que no encontró elementos para continuar”, agregó Batres.

La mujer de 41 años estuvo dos días en el penal de Santa Martha Acatitla, tras ser detenida luego de que se le cayeron unas aspas de lavadora en la estación Centro Médico, de la Línea 3, del Metro el pasado 12 de enero.

Luego fue liberada bajo reservas de ley, aunque vinculada a proceso por su responsabilidad en ese supuesto delito.

El caso de Viviana es uno de los que el gobierno de la CDMX ha usado para sugerir que hay un sabotaje en el Metro. Es hecho “inusual” fue usado por la administración de Claudia Sheinbaum para justificar la presencia de la Guardia Nacional en las instalaciones del Metro.

El pasado 12 de enero, en una tarjeta informativa, el Metro detalló que 6,000 elementos de la Guardia Nacional realizarán labores de seguridad, en todas las líneas del transporte. 

“La presencia de la Guardia Nacional garantiza las acciones de seguridad en la operación, en beneficio de los usuarios, y su presencia es legal”, detalló el STC.

La-Lista Síguenos en nuestras redes sociales