Síguenos

 

Mundo

Joe Biden apela a la resistencia y la unidad en EU en discurso por Acción de Gracias

Joe Biden pide un sacrificio compartido en medio de las dificultades por un día festivo con restricciones y dice: ‘Estamos en guerra con el virus, no entre nosotros’.

Joe Biden, el presidente electo de Estados Unidos. Foto: Buildbackbetter.gov

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

Martin Pengelly/The Guardian

El miércoles 25, en la víspera del Día de Acción de Gracias, Joe Biden habló sobre las dificultades históricas y sus profundas pérdidas personales para hacer un llamado apasionado para tener resistencia y pidió a los estadounidenses soportar un día festivo nacional en medio de las restricciones de viaje y de reuniones impuestas para combatir la pandemia.

Estados Unidos ha registrado más de 12.6 millones de casos de Covid-19 y más de 260,000 fallecidos. Las vacunas son inminentes, pero las hospitalizaciones y las muertes aumentan y fuerzan la infraestructura hasta el punto de ruptura mientras que los líderes advierten de un desastre latente.

Su discurso dio una nota de unidad. “Necesitamos recordar que estamos en guerra con el virus, no entre nosotros”, dijo Biden desde Wilmington, Delaware, donde realiza el trabajo de transición antes de su investidura como el presidente número 46 en Washington el 20 de enero de 2021.

Su tono tuvo un marcado contraste con los discursos de Donald Trump, quien poco después de que Biden habló anunció en un tuit que otorgaría un indulto total a Michael Flynn, su primer asesor de seguridad nacional, quien se declaró culpable de mentir al FBI acerca de contactos con un funcionario ruso.

“Necesitamos recordar que estamos en guerra con el virus, no entre nosotros”

-Joe Biden

Aunque Trump ha permitido que prosiga la transición a Biden, no ha concedido la derrota y continúa con sus acusaciones sin fundamento de fraude electoral. El miércoles, el presidente canceló un viaje a Gettysburg que tenía por objetivo apoyar los esfuerzos por revocar su derrota en Pensilvania, después de que al menos dos asesores del abogado Rudy Giuliani dieron positivo por Covid-19. En su lugar, Trump ofreció un discurso a los republicanos del estado de manera remota en el que señaló que: “Esta elección fue perdida por los demócratas. Hicieron trampa. Fue una elección fraudulenta”.

En el escenario nacional, esas palabras parecen cada vez más sólo ruido de fondo. En Wilmington, desde un podio con un blasón y la leyenda“Oficina del Presidente Electo” y frente a un telón de fondo dorado y austero, Biden inició citando una placa en Gulph Mills, Pensilvania, que conmemora el 18 de diciembre de 1777, el primer Día de Acción de Gracias oficial, celebrado en medio de la guerra con el Reino Unido.

Al hacer eco de discursos previos del historiador Jon Meacham, Biden dijo que el ejército de George Washington celebró el día “bajo condiciones y privaciones extremadamente difíciles.

“Sin alimento, ropa, refugio, se preparaban para sobrellevar un invierno largo y duro… A pesar del sufrimiento, mostraron reverencia y el carácter que estaba forjando el alma de la nación. La fe, el valor, el sacrificio, el servicio al país, el servicio de uno al otro y la gratitud, incluso de cara al sufrimiento, han sido por mucho tiempo parte de lo que el Día de Acción de Gracias significa en Estados Unidos”.

Casi 250 años después, las familias de todo EU preparan un feriado con sus seres queridos distantes o perdidos por completo. Pasando de lo épico a lo personal, Biden recordó el primer Día de Acción de Gracias de su propia familia sin su primera esposa, Neilia Hunter Biden, y su pequeña hija Naomi, ambas muertas en un accidente de auto en 1972.

“Sé que esta época del año puede ser especialmente difícil”, dijo. “Créanme, lo sé. Recuerdo ese primer Día de Acción de Gracias. La silla vacía, el silencio que se lleva tu aliento. Es realmente difícil que te importe. Es realmente difícil dar gracias… Es tan difícil tener esperanza, entender.

“Estaré pensando y orando por cada uno de ustedes este Día de Acción de Gracias”.

En un año marcado por la amarga división partidaria, el presidente electo aplaudió también el resultado “simplemente extraordinario” y dijo: “Demos gracias a la democracia misma. Nuestra democracia fue puesta a prueba este año y lo que aprendimos fue esto. El pueblo de Estados Unidos está a la altura de la tarea”.

Biden es el primer candidato presidencial en recibir más de 80 millones de votos. Pero Trump sólo estuvo seis millones atrás.

“Del dolor surge la posibilidad. De la frustración surge el progreso. De la división surge la unidad”, dijo Biden.

Sus palabras fueron también un contraste con las acciones de Trump. El presidente ha ganado una demanda electoral en un estado muy competitivo, pero perdió en 36. Sin embargo, sigue solicitando donativos para beneficiar futuros movimientos políticos, incluida una posible contienda por la Casa Blanca en 2024.

No obstante, en 56 días Biden sustituirá a Trump en el cargo. Ya dio a conocer sus nominaciones para los puestos claves de política exterior y seguridad nacional y se dice que nombrará a su equipo económico el 2 de diciembre. A partir del lunes recibirá el informe diario de inteligencia del presidente.

Los demócratas y los republicanos en el Congreso se están preparando para que Biden abandone el enfoque de estado por estado de Trump para combatir la pandemia y construya en su lugar una estrategia nacional. Los demócratas creen que el plan de Biden debe incluir elementos de la iniciativa ley de asistencia por el coronavirus de 2 billones de dólares de la cámara que tiene por objetivo reactivar la economía estadounidense. Los republicanos se han resistido a un gran gasto, pero coinciden en que se necesita nuevo financiamiento.

Biden debe hacer planes también para la vacunación de cientos de millones de personas.

En una entrevista con la cadena NBC transmitida el martes, dijo: “La administración (Trump) ha establecido una idea (de) cómo creen que debe llevarse a cabo, qué habrá disponible, cuándo y cómo. Y lo analizaremos. Y podríamos alterarlo, podríamos mantener exactamente el mismo esquema. Pero eso está en marcha ahora. No hemos recibido ese informe todavía”.

La semana pasada, algunos legisladores expresaron molestia por la falta de coordinación federal con Biden. El martes, el secretario de Salud, Alex Azar, dijo que su departamento comenzó “inmediatamente” a trabajar con el presidente electo después que la Administración de Servicios Generales reconoció el resultado de la elección. Lo hizo el lunes, dos semanas después de que la contienda concluyó.

Biden dijo a la NBC que pensaba que la distribución de la vacuna debía centrarse “obviamente en los médicos y las enfermeras, esas personas que son las primeras en responder. Creo que también deberíamos centrarnos en ser capaces de abrir escuelas tan rápido como podamos. Creo que se puede hacer con seguridad… Ahora, tal vez, la esperanza es que podamos empezar a distribuirla, esta administración puede empezar a distribuirla antes de que tomemos posesión del cargo”.

En su discurso en Wilmington el miércoles, Biden elogió el “importante progreso récord en el desarrollo de una vacuna” y dijo que Estados Unidos está “en camino para que las primeras inmunizaciones comiencen a finales de diciembre, principios de enero.

“Necesitaremos poner en operación un plan de distribución para que toda la comunidad esté inmunizada lo más pronto posible, y eso es lo que haremos. Va a tomar tiempo. Y esperamos que las noticias de la vacuna sirvan como un incentivo para que cada estadounidense adopte acciones simples para controlar el virus”.

Biden enumeró esas acciones, que incluyen usar mascarilla y el distanciamiento social, entre otras.

“Hay una esperanza real”, señaló. “Esperanza tangible”.

Este texto se publicó en The Guardian y lo tradujo René Soto. Consulta el artículo original haciendo click en el logo: 

The Guardian
Contribuye a The Guardian

También te puede interesar

Mundo

La fría realidad se cuela en los primeros meses de Biden, mientras que a los demócratas de izquierda les frustra que la agenda del...

Mundo

"(Espero) que no se olvide lo que pasó, porque si se olvida volverá a ocurrir", dijo en el evento Terrence, hermano de George Floyd.

Fotografía

Joe Biden y Vladimir Putin tienen su primer encuentro e Indonesia se acerca a los dos millones de infectados por covid. Eso y más...

Mundo

En su declaración, el líder norcoreano también planteó que podría haber confrontación con el gobierno de Joe Biden.

Publicidad