‘Bañogate’, el nuevo escándalo que sacude a la familia Trump en Washington
Ivanka Trump y Jared Kushner en la Casa Blanca Foto: REX/Shutterstock

Los últimos días de la administración Trump han estado plagados de más escándalos en forma de disturbios, prohibiciones de Twitter y destitución. Ahora, el Washington Post ha agregado otra: el Bañogate.

En un artículo con varias firmas, uno de los principales medios de periodismo de investigación de EU relató con lujo de detalle la aparentemente extrema dificultad que el servicio secreto asignado a Jared Kushner e Ivanka Trump ha tenido para encontrar un lugar para ir al baño.

Según el Washington Post, la hija del presidente y su cónyuge, el principal asesor de la Casa Blanca, aparentemente han exiliado al escuadrón de hombres y mujeres asignados para evitar que utilicen los baños en su extensa mansión de Washington DC.

También lee: ¿Trump planea perdonarse a sí mismo y a su familia?

“Con instrucciones de no usar ninguno de la media docena de baños dentro de la casa de la pareja, el equipo del Servicio Secreto asignado a la hija y el yerno del presidente Trump pasó meses buscando un baño confiable para usar en el trabajo”, informó el periódico. citando a vecinos y a un funcionario policial.

Citó a un oficial de la ley que dijo: “Es la primera vez que escucho que un agente del Servicio Secreto tiene que llegar a este extremo para encontrar un baño”.

Agregó que los miembros del Servicio Secreto encargados de la seguridad de la pareja, desesperados por hacer sus necesidades, habían recurrido a un orinal portátil, así como a los baños en las casas de Barack Obama y el vicepresidente Mike Pence.

La solución al problema no fue barata. Desde septiembre de 2017, informó el periódico, el gobierno federal alquiló a los miembros del Servicio Secreto afectados un departamento en un sótano con un baño. ¿El costo para los contribuyentes? Unos 3,000 dólares al mes.

Un vocero de la Casa Blanca negó que la pareja prohibiera a los agentes el acceso a su casa. Pero el Post se mantuvo firme en sus investigaciones, diciendo: “Esa declaración la refuta un oficial de la ley familiarizado con la situación, quien dijo que los agentes fueron excluidos a pedido de la familia”.

Es poco probable que la historia del Post consiga que los ciudadanos de Washington, o de hecho muchos otros estadounidenses, adoren a a Ivanka Trump y su esposo cuando dejan el cargo, luego de cuatro años de alto perfil en la administración de Donald Trump. Hay múltiples reportes que detallan con gusto el probable rechazo hacia la pareja por parte de los círculos sociales de Nueva York y Washington en los que se movido previamente.

No es que a la pareja le falte un lugar al que llame hogar. Recientemente compraron un terreno de 30 millones en una isla exclusiva en Florida apodada el búnker de los multimillonarios.