Síguenos

 

Mundo

China apaga su apetito por la carne mientras crece la revolución vegana

La preocupación por las emisiones de carbono y las crisis alimentarias impulsan el cambio en el consumo de la carne como un símbolo de riqueza.

carne-hamburguesas-China
Un anuncio de productos a base de plantas en una tienda de KFC en Hangzhou. Las cadenas nacionales e internacionales están ampliando su gama de alternativas cárnicas. Fotografía: VCG / Getty Images

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

La ventana de un KFC en la ciudad china de Hangzhou muestra la imagen de la popular montaña de nuggets. Pero esta cubeta desbordada, adornada con el rostro del coronel Sanders, es ligeramente distinta. La cubeta es verde y los nuggets dentro de ella son completamente libres de carne.

Durante los últimos años, después de mucho tiempo de aumento en el consumo de carne por parte de las crecientes clases medias de China, para quienes comer puerco todos los días es un lujoso signo de comodidades financieras recién adquiridas, los disparos verdes de una revolución vegana contra la carne han comenzado a brotar. Aunque China aún consume el 28% de la carne del mundo, incluyendo la mitad del puerco, y aunque presume un mercado de carnes valorado en 86 mil millones de dólares, los sustitutos de carne hechos a base de plantas lentamente se hacen de un lugar entre las nuevas generaciones de consumidores cada vez más preocupados por las crisis alimentarias como la del coronavirus y la fiebre porcina de África.

Las ciudades más cosmopolitas de China ahora son el hogar de grupos de redes sociales, sitios web y comunidades dedicadas a estilos de vida libres de carne. VegeRadar, por ejemplo, recopiló mapas extensivos de restaurantes veganos y vegetarianos en todo el país. De acuerdo con un reporte del Good Food Institute, el mercado de sustitutos a base de plantas en China tenía un valor estimado en 937 millones de dólares en 2018 y está en camino a crecer entre 20 y 25% cada año.

Te puede interesar: Belleza ecológica y ‘toxic free’: de internet a tu tocador

Yun Fanwei, una estudiante de 25 de Shanghai, forma parte de una nueva raza de vegetarianos hambrientos por más opciones. “Compro algunos de estos productos de carne falsa, y la mayoría son bastante buenos. No necesariamente saben a carne, son una buena alternativa al tofu”, dijo.

Comer carne siempre se ha relacionado estrechamente con la creciente afluencia de China. En la década de los 60, una persona china promedio consumía 5 kg de carne al año. Esto se disparó hasta los 20kg cuando llegó la “reforma y apertura” del antiguo líder Deng Xiaoping, a finales de la década de los 70, y hasta los 48 kg en 2015.

Pero en 2016, como parte de su compromiso para reducir las emisiones de carbono, el gobierno chino esbozó un plan para reducir el consumo de carne de la nación en un 50%. Fue una movida radical, y hasta ahora muy pocos gobiernos en todo el mundo han incluido el consumo de carne en sus planes de reducción del carbono.

Las nuevas reglas, que piden a los ciudadanos consumir sólo entre 40 y 75 gramos de carne al día, se promovieron mediante una serie de anuncios de información pública con Arnold Schwarzenegger y el director James Cameron. Desde entonces, se han tomado pocos pasos en concreto, además de que el presidente, Xi Jinping, en agosto del año pasado lanzó la “campaña del plato limpio” enfocada en reducir el “escandalosos y preocupante” 40% de los alimentos que pasan directamente de las mesas chinas a la basura. Algunos comentaristas especulan que la solicitud a los ciudadanos de consumir menos carne fue particularmente rechazada.

Pero las proteínas alternativas parecen una posible ruta hacia adelante. El año pasado, en las “dos sesiones” anuales del parlamento, Sun Baoguo, miembro de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino, solicitó más inversiones para la regulación y la promoción de las carnes artificiales.

Algunas de las cadenas internacionales más grandes que operan en China se han apresurado en apostar por el crecimiento de las carnes alternativas. KFC ahora vende nuggets de pollo veganos, Burger King ofrece la Impossible Whopper, y Starbucks vende pastas, ensaladas y wraps hechos con Beyond Meat.

Pero las compañías domésticas también entraron al ruedo, al apostar por que llegue pronto el respaldo del estado, no menos porque el gobierno puede ver que las proteínas alternativas son una forma de permitir que los ciudadanos conserven el “lujo” de la carne mientras avanzan hacia sus objetivos de la reducción de carbono. Ese optimismo ha conducido a varios competidores chinos a entrar al mercado junto a potencias internacionales como Cargill, Unilever y Nestlé, así como los favoritos de los veganos Impossible y Beyond.

Lee: Revelación: el fraude de mariscos y pescados ocurre a escala global

OmniFoods, que se inauguró en Hong Kong en 2018, es una de las startups regionales que luchan por una porción del mercado, recientemente abrieron una tienda y restaurante vegano que ofrece múltiples marcas en Shanghai, y se aseguraron de que su producto emblemático, OmniPork se distribuya en los McDonald’s y Aldi de Hong Kong, y White Castle y Starbucks en la China continental. La compañía, que planea operar en 13 países este año, también completó su discreta inauguración en el Reino Unido durante Veganuary, cuando el OmniPork se convirtió en todo, desde huevos escoceses hasta bibimbap coreano en los restaurantes participantes.

El fundador de OmniFoods, David Yeung, espera que la apertura de una fábrica en China el próximo año ayude a reducir el precio de los productos. Actualmente, las proteínas a base de plantas cuestan mucho más que sus contrapartes de la carne, esto significa un importante obstáculo para que los compradores notablemente ahorrativos hagan el cambio. “Obviamente minimizar las logísticas y los intermediarios, y crear economías de gran escala tendrá un impacto sobre la cadena de valor. Mientras recortamos estos gastos en China, prevemos una caída significativa en los precios”, dijo Yeung.

Z-Rou, con base en Shanghai, produce un sustituto de carne molida hecho con plantas y que ya se vende en las cafeterías de algunas de las escuelas internacionales más importantes de China, en hospitales y en negocios. Su CEO, Franklin Yao, se enfoca en los líderes de opinión y en los consumidores de clase media que pueden costear las decisiones más conscientes. “Incluso estarían dispuestos a pagar más, puesto que saben que así adquieren un producto más saludable que ayuda a asegurar el futuro del planeta para sus hijos. Eso no tiene precio”.

Otros jugadores de China incluyen a Zhenmeat, que produce imitaciones de carne de res, puerco y pescado a base de plantas, y Starfield, cuyas alternativas a la carne molida hechas con alga se han convertido en platillos en algunas de las cadenas de restaurantes más grandes en China.

Yao admite que la industria aún es muy pequeña en el país, pero piensa que los sustitutos libres de carne se volverán populares pronto. “Los consumidores buscan activamente productos más sustentables. Mientras que el vínculo entre la carne y el medio ambiente aún es débil para la mayoría de la población, el interés existe y China aprende muy rápido”.

Te recomendamos:¿Por qué comer carne de laboratorio cuando simplemente podemos comer más verduras?

Pero disuadir el consumo de carne puede ser mucho más difícil de lo que piensan algunas de estas compañías. “He probado platillos de puerco vegetarianos pero no saben igual que la carne verdadera”, dijo Bao Gege, un jubilado de 64 años. “El sabor, la textura y los valores nutricionales no se comparan. No lo volvería a probar, aunque sea más barato que la carne”.

The Guardian
Contribuye a The Guardian

También te puede interesar

Mundo

Al menos 920,000 personas han sido evacuadas hacia lugares seguros.

Deportes

En las primeras actividades del sábado, la china Qian Yang se llevó el primer lugar e impuso nuevo récord olímpico para el tiro de...

La-Lista Labs

Es una dieta principalmente basada en plantas que permite el consumo moderado de pescados y lácteos, limitando la ingesta de carne y azúcares.

Mundo

China regsitra tres días seguidos con lluvia y la presentada este martes ha sido la mayor desde 1975.

Publicidad