Condenan a 2 por el asesinato de una empleada del consulado de EU en Ciudad Juárez
Las condenas son por el asesinato de Leslie Enríquez. Foto: RODNAE Productions/Pexels.

Un jurado federal condenó a dos miembros de la pandilla Barrio Azteca por los asesinatos de una empleada del consulado de Estados Unidos en Ciudad Juárez, México, y otras dos personas hace 12 años, informó este viernes el Departamento de Justicia estadounidense.

José Guadalupe Díaz Díaz, alias Zorro, de 43 años, y Martín Artín Pérez Marrufo, alias Popeye, de 54, ambos de Chihuahua, fueron declarados culpables por un jurado federal de Texas, afirma el departamento en un comunicado. 

El jurado los declaró culpables de múltiples cargos, entre ellos conspiración para el chantaje, tráfico de narcóticos, importación de narcóticos, lavado de dinero y asesinato. 

El 13 de marzo de 2010 Díaz y Marrufo formaron parte de los sicarios que asesinaron a la empleada del consulado de Estados Unidos Leslie Enríquez, su esposo Arthur Redelfs y Jorge Salcido Ceniceros, marido de otra trabajadora. 

El ataque se produjo después de que las víctimas salieran de la fiesta de cumpleaños de un niño en Juárez al confundirlos con pandilleros rivales. 

Estos asesinatos “son una tragedia”, afirmó el fiscal general auxiliar Kenneth A. Polite Jr, quien agradeció al gobierno mexicano que los haya extraditado a Estados Unidos.

En el juicio, los fiscales presentaron pruebas de que Barrio Azteca es una organización criminal transnacional dedicada al lavado de dinero, el crimen organizado y actividades relacionadas con las drogas en El Paso, en Texas.

La pandilla se alió con otras bandas de narcotraficantes para luchar contra el cártel de Sinaloa, en aquel entonces liderado por el Chapo Guzmán, y sus socios por el control de las rutas del narcotráfico a través de Juárez, en Chihuahua. 

Las rutas de la droga a través de Juárez, conocidas como Plaza Juárez, son importantes porque constituyen una vía hacia Estados Unidos.

La fiscal federal Ashley C. Hoff para el Distrito Oeste de Texas afirmó que su oficina está determinada “a que se haga justicia para las víctimas de la violencia de los cárteles” a pesar de que hayan transcurrido 12 años.

“Ni siquiera los criminales más despiadados, ya sea aquí o lejos, pueden eludir la justicia”, declaró por su parte Luis Quesada subdirector adjunto de la División de Investigación Criminal del FBI.

Estas condenas son “una clara advertencia a todos los narcotraficantes de que perseguiremos y procesaremos a todos y cada uno de los que pongan en peligro la seguridad y la salud de los estadounidenses y de aquellos que apoyan nuestras legaciones” en el extranjero, dijo Anne Milgram, de la Administración de Control de Drogas (DEA).

Díaz fue extraditado en 2019 y Maruffo en 2020. La sentencia se conocerá el 9 de mayo y ambos se enfrentan a un mínimo de cadena perpetua.

Con información de AFP.