Alertan que millones de niños corren el riesgo de morir por la crisis de hambruna
Cada minuto un niño se ve expuesto a sufrir desnutrición severa. Foto: EFE

La organización internacional Save the Children urgió a atender la crisis de hambruna que afecta a varios países, con el objetivo de proteger a las niñas y niños, así como evitar “efectos devastadores” como la muerte de millones de personas.

Según un comunicado de la organización a favor de la niñez, cada minuto un niño se ve expuesto a sufrir desnutrición severa y alrededor de ocho millones de niñas y niños, de Afganistán, Burkina Faso, Chad, República Democrática del Congo, Etiopía, Kenia, Haití, Madagascar, Malí, Níger, Nigeria, Somalia, Sudán del Sur y Yemen, corren el riesgo de morir por hambruna si no reciben tratamiento inmediato.

Alrededor de 50 millones de personas viven en niveles catastróficos por el hambre aguda, por lo que Inger Ashing, directora de Save the Children Internacional, exhortó a actuar ante esta crisis, sino habrá repercusiones “devastadoras y de por vida en la salud, la nutrición, la educación, la protección y la supervivencia de los niños y niñas”.

Alertan que millones de niños corren el riesgo de morir por la crisis de hambruna - crisis-hambruna-efe
A la hambruna se suman los efectos que provocan los conflictos, la crisis climática, el Covid-19 y las consecuencias de la guerra. Foto: EFE

Además, se destacó que la hambruna se puede prevenir y que no tiene cabida en el siglo XXI, pues la organización internacional recordó que en 2017 el poder de la acción colectiva evitó una crisis de hambre en Somalia, país donde más 260 mil personas murieron antes de que se declarara emergencia, el 50% de los fallecidos eran niñas y niños menores de cinco años.

“Como comunidad internacional, tenemos la responsabilidad colectiva de garantizar que se tomen medidas urgentes para evitar la muerte de cientos de miles de niños y niñas. No podemos esperar a que se declare la hambruna para actuar”, sostuvo la directora.

A la hambruna se suman los efectos que provocan los conflictos, la crisis climática, el Covid-19 y las consecuencias de la guerra entre Rusia y Ucrania.

La organización no gubernamental explicó que esta crisis de hambruna ya es una amenaza para la supervivencia de los niños y las niñas al aumentar el riesgo de desnutrición severa y aguda.

Asimismo, los menores de edad corren un mayor riesgo de sufrir violencia, explotación y abusos por el abandono de la escuela, los trabajos forzados, el reclutamiento y la utilización por parte de las fuerzas armadas o grupos armados.

También la organización mencionó que las niñas y niños que no cuentan con sus figuras paternas son más vulnerables a la inseguridad alimentaria. “Cuando los alimentos escasean, las niñas y las mujeres suelen comer menos y en último lugar”, agregó Ashing.

La directora explicó que los gobiernos y los donantes deben actuar de manera urgente para evitar la pérdida masiva de vidas y proteger a los niños y niñas de las consecuencias negativas de esta crisis, pues la seguridad alimentaria no es un privilegio, sino un derecho que se consagró en la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948.

Por lo que se deben implementar respuestas inmediatas y abordar las causas profundas del hambre, como los conflictos, las crisis económica, climático y la desigualdad en el acceso a los recursos agrícolas, mediante la colaboración para impulsar soluciones.