Inundaciones en Pakistán dejan 1,136 muertos y un tercio del país bajo el agua
Las lluvias comenzaron en junio. Foto: Fida Hussain/AFP

Las tareas de socorro se intensificaron este martes en Pakistán para intentar ayudar a las decenas de millones de personas afectadas por las lluvias monzónicas que generaron inundaciones en un tercio del país, la muerte de al menos 1 mil 136 civiles y daños multimillonarios.

Las inundaciones, provocadas por las intensas lluvias que iniciaron en junio, son “las peores de la historia de Pakistán”, afirmó el primer ministro, Shehbaz Sharif.

“Los daños causados a nuestras infraestructuras son importantes y se extienden a todo el país”, añadió en una conferencia de prensa.

El ministro de Planificación, Ahsan Iqbal, dijo a AFP que el país necesitaría más de 10 mil millones de dólares para reparar y reconstruir la infraestructuras afectadas.

“Ha habido daño masivo en la infraestructura, especialmente en las áreas de telecomunicaciones, carreteras, agricultura y los medios de subsistencia”, detalló.

Las autoridades y las organizaciones humanitarias tratan de acelerar la entrega de ayuda a los más de 33 millones de personas afectadas, uno de cada siete paquistaníes, pero la tarea se complica por los daños en carreteras y puentes.

Inundaciones en Pakistán dejan 1,136 muertos y un tercio del país bajo el agua - inundaciones-en-pakistan
Las inundaciones en Pakistán han dejado daños por 10 mil millones de dólares, estima el gobierno. Foto: Fida Hussain/AFP
Inundaciones en Pakistán dejan 1,136 muertos y un tercio del país bajo el agua - inundaciones-en-pakistan-3
Pakistán atribuye las fuertes lluvias al cambio climático. Foto: Fida Hussain/AFP

En el sur y el oeste del país apenas queda terreno seco y la gente desplazada debe refugiarse en carreteras y vías ferroviarias elevadas para escapar de las llanuras inundadas.

“Por el amor de Dios, ¡necesitamos ayuda!”, urgió Qadir, de 35 años, que acampa con su familia cerca de Sukkur (sur), después de haber caminado durante tres días. “No nos queda nada, solo logramos salvar nuestras vidas”, dice.

El monzón, que suele extenderse de junio a septiembre, es esencial para la irrigación de los cultivos y para reponer los recursos hídricos en el subcontinente indio.

También tiene su cuota de tragedia y destrucción cada año, aunque hacía tres décadas que el país no registraba unas precipitaciones tan intensas.

Las autoridades paquistaníes atribuyen estas lluvias devastadoras al cambio climático y afirman que el país sufre las consecuencias de prácticas ambientales irresponsables en otras partes del mundo.

Un tercio de Pakistán está actualmente “bajo el agua”, declaró el lunes a AFP la ministra del Cambio Climático, Sherry Rehman, quien citó una “crisis de proporciones inimaginables”.

“Todo es un gran océano, no hay un lugar seco desde donde se puede bombear el agua”, señaló la ministra Rehman, tras añadir que el costo económico será devastador.

El saldo puede aumentar porque las autoridades todavía intentan llegar a las remotas zonas montañosas del norte. Y en el sur, el río Indo, el más importante del país, amenaza con desbordarse.

Con información de AFP