Nuevos bombardeos rusos causan cortes de luz en “la mayoría” de territorios ucranianos<br>
El patrimonio cultural es una de las víctimas de la guerra entre Rusia y Ucrania. Foto: AFP

Ucrania denunció este jueves bombardeos masivos de Rusia contra sus infraestructuras energéticas, que provocaron tres muertos y cortes de electricidad en pleno invierno en “la mayoría” de los territorios ucranianos.

“Esta noche hay cortes de luz en la mayoría de las regiones ucranianas”, reconoció el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, en su discurso diario en las redes sociales.

“Debido a los daños importantes en la red, nos resulta complicado restablecer la electricidad en las regiones de Járkov, Kiev, Odesa, Mikolaiv, Jersón y Lviv”, lamentó el presidente de la empresa eléctrica Ukrenergo, Volodimir Kudritski, en declaraciones a la televisión ucraniana.

Los ataques rusos causaron “tres muertos y seis heridos, entre ellos, un niño”, indicó el ministro del Interior ucraniano, Denis Monastirski.

Bielorrusia, un país aliado de Rusia, informó por su parte que un misil antiaéreo ucraniano se estrelló en su territorio.

Las autoridades bielorrusas difundieron imágenes que presentaron como fragmentos de ese misil en un campo en el suroeste del país y convocaron al embajador de Ucrania para exigir una investigación.

Ucrania adujo que podría tratarse de “una provocación deliberada” de Rusia para “implicar a Bielorrusia en la guerra”.

El ejército ruso “dio una trayectoria a sus misiles de crucero para que su interceptación se produjera en el espacio aéreo de Bielorrusia”, aseguró el ministerio de Defensa ucraniano.

El ejército ucraniano aseguró que derribó 54 de los 69 misiles rusos disparados el jueves.

Sin embargo, los que alcanzaron sus objetivos provocaron nuevos daños en la red eléctrica, ya muy deteriorada por casi tres meses de bombardeos.

Se registraron nuevos cortes de electricidad en todo el país, donde millones de civiles enfrentan desde hace semanas graves problemas de racionamiento de electricidad, agua y calefacción.

“El enemigo no logró su objetivo: el sistema funciona” y una parte de la corriente eléctrica “ya se restableció”, afirmó Kudritski, de Ukrenergo.

Las fuerzas aéreas ucranianas también informaron de la destrucción de once drones explosivos Shahed, de fabricación iraní.

“El enemigo está atacando Ucrania en varios frentes, con misiles de crucero disparados desde aviones y barcos”, anunció la fuerza aérea en las redes sociales.

En la región oriental de Járkov, “un hombre de 50 años” murió y otra persona fue hospitalizada como consecuencia de los bombardeos rusos, según el gobernador Oleg Synegubov.

El ministro ucraniano de Relaciones Exteriores, Dmytro Kuleba, denunció los ataques “bárbaros y sin sentido” contra “pacíficas ciudades ucranianas justo antes de Año Nuevo”.

El jefe de la diplomacia de la Unión Europea, Josep Borrell, denunció ataques que “destruyen indiscriminadamente infraestructuras e instalaciones médicas y ataca y mata deliberadamente a civiles”.

– “Aguantar” –

Tras una serie de reveses militares en los últimos meses, el Kremlin cambió de táctica y desde octubre toma por blanco los transformadores y centrales eléctricas de Ucrania, con salvas de decenas de misiles y de drones explosivos.

Leópolis, la principal ciudad del oeste de Ucrania, se quedó el jueves en un 90% sin electricidad.

“Debemos aguantar, esto es la guerra, tenemos que sobrevivir a esto y ganar”, declaró a la AFP Iryna Ivaneyko, conductora de un tranvía varado por falta de corriente.

En Kiev, los ataques contra infraestructuras fuera de la capital dejaron sin electricidad a un 40% de sus residentes.

Según un oficial, la defensa antiaérea derribó los 16 misiles rusos disparados contra la ciudad.

Pero escombros cayeron sobre viviendas y un parque, hiriendo a tres personas, entre ellas una adolescente de 14 años, según las autoridades municipales.

En el distrito de Bortnychi, media docena de casas resultaron dañadas, según un periodista de la AFP.

Tetiana Denysenko, de 62 años, corrió al barrio cuando le avisaron que la casa donde viven su hija y su nieta había sufrido graves daños.

“Se llevaron a mi hija mayor en ambulancia. La están operando”, dijo la mujer. “¡Pero gracias a Dios los niños están vivos! Gracias a Dios, mi nieta solo tiene una herida en la pierna”, añadió.

En Odesa, un importante puerto del suroeste de Ucrania, 21 misiles rusos fueron derribados por la defensa antiaérea ucraniana, según el gobernador Maksym Marchenko.

Pero otros dieron en el blanco, por lo que hay “cortes de electricidad de emergencia” en la ciudad, precisó.

– Sin perspectivas de paz –

El presidente ruso, Vladimir Putin, participó en la ceremonia de puesta en servicio de nuevos buques de guerra, entre ellos un submarino capaz de transportar misiles nucleares, prometiendo producir otros y elogiando las capacidades de su flota.

Putin presenta la invasión de Ucrania, que empezó hace diez meses, como una necesidad para la seguridad nacional, alegando que las potencias occidentales usan a la exrepública soviética como cabeza de puente para amenazar a Rusia.

Ante los reveses militares frente a los ucranianos, Rusia ha movilizado a 300.000 reservistas, civiles.

Moscú anexó además cuatro regiones del sur y el este de Ucrania, que el ejército ruso ocupa parcialmente.

Desde hace semanas, la batalla arrecia en Bajmut, una ciudad del este que Rusia lleva meses intentando conquistar, y Kreminna, que las fuerzas ucranianas intentan retomar.

Las perspectivas de conversaciones de paz son prácticamente inexistentes.

Con información de AFP