Consejos de una mujer activa para volver a estar en forma
'Me gustaría correr como la versión más en forma y más rápida de mí de 2019, cuando lograba marcas personales en cada carrera en la que participaba'. Parkrun en Porthcawl, Gales. Foto: Huw Fairclough/Getty Images

El sábado participé en el parkrun de mi localidad. Para aquellos que no están familiarizados, eso significa que caminé hasta mi parque local y corrí alrededor de él durante 5 km junto con otras 100 personas, animadas por voluntarios que no alentaban para nada y que lo habían preparado para nada.

Debería haber estado encantada: era mi primera carrera desde que me contagié de Covid-19 hace dos semanas. El sol brillaba, el parque en Potternewton, en Leeds, es precioso. En lugar de eso, observé a una mujer ágil y en forma que corría delante de mí y pensé: “Me gustaría correr como ella”. Y después me corregí. No, me gustaría correr como yo. La versión más en forma y más rápida de mí de 2019, cuando lograba marcas personales en todas las carreras en las que participaba y estaba en plena forma.

Durante los confinamientos no aflojé: entrenamientos HIIT en la sala de estar, correr regularmente y yoga. Después, este año he pasado cuatro meses con Covid prolongado, un mes saludable y otra vez con Covid-19. Mis métricas en Strava están bajando, no subiendo.

El hecho de mencionar las carreras y las marcas personales son dos pistas de que no soy la mayoría. La mitad de las mujeres del Reino Unido no han hecho ningún ejercicio intenso en los últimos 12 meses, según una encuesta realizada a 8 mil personas por el Healthier Nation Index. Esto significa que no han hecho ningún ejercicio intenso, ni tampoco ningún ejercicio ligero: simplemente nada.

Una de cada tres mujeres indicó que su condición física había disminuido en los últimos 12 meses; que cuando cerraron los gimnasios, también lo hizo su motivación, y que esta no ha regresado. El Servicio Nacional de Salud (NHS) desea que los adultos realicen 150 minutos de ejercicio moderado a la semana (esto incluye caminar, ciclismo, patinaje en línea y empujar una cortadora de césped) o 75 minutos de ejercicio intenso (en el que no puedes decir unas pocas palabras sin hacer una pausa para respirar).

También pretende que hagamos dos sesiones de ejercicios con peso a la semana. Sumemos todo esto a las interminables discusiones y críticas sobre la comida y la bebida (la mantequilla es buena, la mantequilla es mala, el vino tinto es saludable, el vino tinto es letal), y puedo solidarizarme con el 47% de las mujeres encuestadas a quienes les resultó más fácil dejar de hacer ejercicio.

Quizás ese no sea el panorama real. La encuesta anual Active Lives Survey realizada por Sport England, publicada por última vez en noviembre de 2021, encuestó a casi 100 mil mujeres y reveló que el 59% hacía 150 minutos de ejercicio a la semana. Únicamente el 27.9% se mantenían inactivas. Es probable que muchas mujeres hagan ejercicio de manera informal, correr detrás de los niños, hacer la mayor parte de las labores domésticas y de cuidado, como definitivamente ocurrió durante la pandemia. Sin embargo, las tasas actuales de obesidad –que han aumentado del 6% de los hombres y el 9% de las mujeres registrado en 1980 al 27%-29% en la actualidad– sugieren lo contrario.

¿Cuál es la respuesta? No existe una única solución. Aquí tenemos la habitual: unirse a un club u organizarse para hacer ejercicio con uno o dos amigos. Yo no disfrutaría ni la mitad de lo que disfruto del fell running (carrera de montaña) sin mis compañeros de club y mis amigos. Encuentra un deporte que te guste y encontrarás tiempo para practicarlo. Las personas ocupadas se resistirán a hacer tiempo, así que la respuesta consiste en utilizar el tiempo que ya están utilizando. Incluso cinco minutos al día de ejercicio que aumente el ritmo cardíaco son buenos para ti: esos trillados mensajes sobre bajarse antes de la parada del autobús, o subir las escaleras, son viejos pero buenos.

Ir al trabajo en bicicleta en lugar de sentarse en un automóvil o un autobús, desde luego, es una gran idea, y tienes que llegar de todos modos. No obstante, eso solo funciona si los ciclistas se sienten seguros. En Leeds, donde vivo, mi ruta habitual en bicicleta implica al menos dos casi accidentes con conductores idiotas que se me atravesaron, aunque uso tanta ropa de alta visibilidad y tengo tantas luces que una vez una mujer bajó la ventana para mirarme en una oscura noche de invierno y decir: “¿Qué eres, un árbol de Navidad?” Contemplo con melancolía los carriles para bicicletas de los Países Bajos, que son amplios y están separados de la calle. Sin embargo, la inversión en el ciclismo sigue siendo lamentable (la red de carriles exclusivos para bicicletas de Leeds ha mejorado, pero era una vara baja).

¿Qué más? La inspiración. Pero, ¿cómo se supone que las mujeres obtengan inspiración cuando las páginas deportivas de los periódicos siguen pensando, en gran medida, que son invisibles? Los hombres han tenido un Tour de Francia durante 119 años. A las mujeres se les permitió uno durante cinco años en la década de 1980, y solo se les permitió uno nuevamente este año (comenzó el domingo). Durante el partido inaugural de la Eurocopa femenina de 2022 en Old Trafford, la visión de miles de chicas jóvenes en las gradas fue mucho más estimulante que el partido.

Por último, el engaño. Sé lo que se siente perder tu condición física y sentirte fuera de forma, y cómo eso puede parecer un obstáculo en lugar de un reto. Así que engaña a tu cerebro con pequeños trucos: Yo entrené al mío para que piense que es raro no hacer sentadillas con una sola pierna cuando me lavo los dientes. Me levanto de mi escritorio en intervalos de 45 minutos para hacer sentadillas. Los estrategas deportivos hablan sobre las ganancias marginales, que pueden ser cualquier cosa, desde cambiar el horario de las comidas hasta una siesta en la tarde. Tal vez una sentadilla al cepillarse los dientes no parezca gran cosa, sin embargo, las ganancias marginales se suman a las más importantes. Quizás empieces con algo pequeño, pero lo pequeño es mejor que el sillón.

  • Rose George es autora de Nine Pints: A journey through the miraculous, mysterious world of blood.

¿Tienes una opinión sobre las cuestiones planteadas en este artículo? Si deseas enviar una carta de hasta 300 palabras para que sea considerada para su publicación, envíanosla por correo electrónico a [email protected]