La pandemia puede provocar cambios profundos en los roles parentales, dicen los expertos
Foto: Daniela Dimitrova/Pixabay.com

Alexandra Topping/The Guardian

El de 2020 ha sido un año de transformación para la paternidad dentro de la sociedad  y, en consecuencia, podría darse el cambio más significativo en la repartición de responsabilidades desde la Segunda Guerra Mundial, dicen investigadores, líderes empresariales y partidarios.

Algunos estudios indican que al principio del confinamiento las mujeres llevaban la carga adicional del cuidado de los niños y el impacto económico que sufrieron fue desproporcionado, pero también se ha incrementado el tiempo que los hombres pasan con sus hijos.

También lee: Las fotos de las ciudades en confinamiento y la fantasía de que ’todos vamos juntos’ en ello

Esto podría llevar a una reevaluación permanente del valor de la paternidad y a un cambio en los patrones de trabajo, señala Anna Francke, directora del Chartered Management Institute (CMI).

“A los líderes empresariales les ha tocado vivir en carne propia lo que significa hacer malabares con el trabajo y la familia y el que ambos padres necesiten tener la capacidad de hacerlo”, dijo. El cambio a trabajar en casa obligó a los líderes empresariales a reconocer que  la flexibilidad en los horarios beneficia a los empleados y permite  a las empresas ahorrar dinero, agrega.

“La participación de los padres es indispensable para que la igualdad de género progrese para las madres”, añade. “Si no hay progreso para los padres en casa tampoco puede haber progreso para las madres en el trabajo, son dos lados de la misma moneda”.

En mayo, la Oficina Nacional de Estadísticas del RU encontró que el primer confinamiento por Covid contribuyó a un aumento del 58% en la participación de los hombres en el cuidado de los niños y que sus horas de trabajo se habían reducido en 1 hora y 37 minutos al día. Aunque las mujeres seguían teniendo mucho trabajo, la brecha de género disminuyó. En 2015, la ONE indicaba que los hombres pasaban el 39% del tiempo que las mujeres dedicaban al cuidado de los niños, en comparación con el 64% del tiempo en el confinamiento.

También lee: Novios en alquiler, robots, cámaras: el negocio de la soledad está en auge

Esto podría llevar al cambio más profundo en los roles de género desde la posguerra, dijo Adrienne Burgess, directora adjunta del Fatherhood Institute. “Los estudios indican que cuando se está viviendo un movimiento social, una crisis con frecuencia acelera el movimiento. Por ejemplo, antes de la Segunda Guerra Mundial las mujeres empezaban a salir a trabajar y la guerra aceleró ese proceso, y creo que estamos viendo un pensamiento similar en la participación de los hombres en el cuidado de los niños”, dice.

Elliott Rae, fundador de musicfooballfatherhood.com, una plataforma de paternidad y estilo de vida para hombres, dijo que habló con muchos padres que ahora lamentaban no haber visto tanto a sus hijos durante las semanas de trabajo. “Estos padres están pensando en lo mal que estaban las cosas y en cómo afectaban negativamente a la familia”, dice Rae, quien empezó una colecta para DAD, un libro que compila historias de paternidad moderna para el día internacional de los hombres, que cae en jueves.

Donald Mbeutcha, de la red de apoyo Dope Black Dads, siente que se dio un cambio social, que da más valor a la paternidad. “El día internacional del hombre no queremos una celebración del patriarcado que tenemos 365 días del año . Queremos celebrar que los padres tengan roles más activos que sólo levantarse de la cama para servir el desayuno a los niños e irse a trabajar y regresar a la hasta después de la hora de dormir”, dijo. “Creo que más hombres empiezan a darse cuenta de la belleza de la paternidad, del gozo y del equilibrio que trae consigo”.

Si los hombres siguen pasando más tiempo con sus hijos una vez que el mundo encuentre su “nueva normalidad”,  el impacto sería positivo y duradero, dijo Duncan Fisher, de Family Initiative. “Beneficia a los niños y beneficia a las mujeres”, dijo. “Pero en realidad, beneficia a los hombres, las relaciones de amor son muy satisfactorias, y de eso se trata la vida”.

‘La gente es más comprensiva’

Cuando comenzó la pandemia, Ukmar Kankiya, 35, estaba agotado, derrotado por el cansancio diario y sentía que siempre estaba corriendo. “Me levantaba a las 5am, despertaba a los niños, llevaba a mi hija a la escuela, a mi hijo a la guardería, dejaba el coche y corría para alcanzar el tren”, dice el abogado de salud mental y conferencista. “El estrés era constante”. 

De repente, él y su esposa, también abogada, tenían a los niños en casa a causa del confinamiento en el país. Kankiya, en pausa laboral, se convirtió en el cuidador principal, maestro y limpiador de traseros. Y le encantó.

“Voy a ser honesto, todos los papás amigos piensan lo mismo. El confinamiento es una bendición absoluta en términos de pasar más tiempo con nuestros hijos, y verlos crecer y desarrollarse”, dice. “No tengo interés alguno en regresar a las cosas como eran antes.

Kankiya consiguió un nuevo trabajo en mayo y él y su esposa, como muchas otras familias que trabajan desde casa, empezaron a tomar turnos y de repente los niños, de cinco y dos años y medio,hacían aparición en las juntas por Zoom. “La gente es más comprensiva, y consciente de que también eres padre. Ya no tenemos que sentir pena por eso”.

Está convencido de que cuando algo parecido a la normalidad regrese, pocos padres querrán volver a las cosas de antes. “Me gustaría pensar que cuando las cosas regresen a la normalidad no tengan miedo de decir las cosas”.

Traducido por Leonor Guerrero

Consulta el artículo original haciendo click en el logo: