De abogado en las elecciones de 2006 a brazo jurídico de AMLO: ¿Quién es Julio Scherer Ibarra?
Andrés Manuel López Obrador yJulio Scherer durante un acto de Morena. Foto: lopezobrador.org.

Julio Scherer Ibarra se convirtió en una de las figuras más relevantes del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, al ser el  encargado de cimentar, jurídicamente, las reformas y planes del actual gobierno. 

Por su despacho pasaron la derogación de la Reforma Educativa, la revocación de mandato, el retiro al fuero de los expresidentes y las relaciones con el Poder Judicial. Sin embargo, hoy su poder ha menguado, luego de que fuentes al interior del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador confirmaran a La-Lista, su renuncia a la Consejería Jurídica.

¿Quién es Julio Scherer Ibarra?

La historia de Julio Scherer Ibarra con Andrés Manuel López Obrador inició en 2006, cuando formó parte de los abogados que denunciaron el presunto fraude de Felipe Calderón, durante la elección presidencial de 2006.

Poco a poco, el nacido en la Ciudad de México se integró al grupo de personas cercanas a López Obrador. 

Hijo del reconocido periodista Julio Scherer García, también fue consultor de Marcelo Ebrard durante su administración al frente de la Ciudad de México.

Una vez que el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) se fundó, reforzó sus acercamientos con López Obrador, al grado de que en 2018 fue nombrado como coordinador del partido para la región sur-sureste de México. 

Y el 12 de julio, una vez que López Obrador fue anunciado como ganador de la elección presidencial de 2018, fue propuesto como Consejero Jurídico de la Presidencia. 

Su objetivo, detalló el entonces presidente electo, era delinear y dar certeza jurídica a las 12 reformas legales que buscaba implementar en su administración. 

Luego de meses al frente de la Consejería Jurídica, renunció al Consejo de Administración de la revista Proceso, con el fin de resguardar la independencia y libertad del semanario fundado por su padre.

“Agradezco, en memoria del legado de mi padre, Julio Scherer García, de Vicente Leñero, de Enrique Maza y de un extenso grupo de hombres y mujeres que han honrado esta casa periodística, haber representado a mis ocho hermanos en el cargo administrativo que ahora ocupa mi hermana María”, detalló en su carta de renuncia.

En el plano profesional, es licenciado en derecho por la Universidad Autónoma de México; entre 2005 y 2009 se desempeñó como profesor adjunto en la Universidad Estatal de Michigan, Estados Unidos; fue director de Proceso y ha escrito libros como Impunidad: la quiebra de la ley; El dolor de los inocentes; y La guerra sucia de 2006: los medios y los jueces.

Sus polémicas

El paso de Julio Scherer Ibarra por la Consejería Jurídica no ha estado libre de polémicas. 

El 19 de noviembre del 2020, El Universal detalló que el consejero jurídico era propietario de un departamento en Nueva York, cerca de Central Park, y que no lo había incluido en su declaración patrimonial ante la Secretaría de la Función Pública (SFP).

Posteriormente, se enfrascó en una discusión con el diputado Porfirio Muñoz Ledo, luego de que éste lo acusara de impulsar llamadas para que votara a favor de la ampliación de mandato de Arturo Zaldívar al frente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

El hecho fue negador por el consejo jurídico, quien afirmó que esa no era su manera de trabajar.

“En mi Whatsapp no está el licenciado Muñoz Ledo. Hace mucho tiempo no lo veo, no lo saludo, pero realmente no tengo nada que ver con esas cosas. No es mi forma de actuar”, aseveró.

Mientras el 27 de abril de 2021, en una entrevista con Carmen Aristegui, sugirió “taparles la boca también a los reporteros”, durante la veda electoral

“Hay que taparles la boca también a los reporteros (…) por favor no pregunten de esto. Hay que decirle a los reporteros: usted no puede preguntar de esto y no puede preguntar de lo otro, porque entonces pone en riesgo al Presidente de que el INE le ponga una multa o lo meta a la cárcel”, dijo.

Horas después, a través de su cuenta de Twitter, pidió una disculpa pos su dichos. 

“Lamento que una frase coloquial que expresé esta mañana, se confunda con un llamado a la censura. Nada más alejado de mis convicciones que eso. Mi respeto incondicional a los periodistas es absoluto. Ofrezco una sincera disculpa por ello”, escribió. 

Mientras el 25 de agosto, Emeequis informó que la Consejería Jurídica tiene bienes por 146 millones de pesos, entre los que se encuentran 383 sillones y que incluso superan el número de trabajadores de la dependencia que tenía a su cargo