Juicio de García Luna: Trabajo y dificultad de creer en testigos complican selección del jurado
Genaro García Luna, su futuro en manos en la justicia de EU. Foto: Rodolfo Angulo/Cuartosuro

La selección de los miembros del jurado en el caso por narcotráfico contra el extitular de la Secretaría de Seguridad Pública, Genaro García Luna, concluirá este jueves, y los alegatos iniciales por parte de la fiscalía y la defensa tendrán lugar el lunes, apuntó la jueza Peggy Kuo.

Una sesentena han sido descartados, principalmente, por su incapacidad de conciliar sus trabajos con las ocho semanas de duración que se calcula se prolongará el proceso, pero también por razones de salud, por no poder demostrar su capacidad de ser parciales o por su dificultad de creer en el testimonio de algunos de los testigos de la Fiscalía.

Este último punto es clave para el gobierno ya que, como apuntó la togada Kuo dirigiéndose a un posible jurado, las pruebas de algunos de los delitos que aporta la Fiscalía se basan únicamente en testimonios de criminales que han aceptado colaborar con los fiscales, en muchos casos para lograr una reducción de la sentencia.

La jueza Kuo, que dirige el proceso de elección de las 12 personas que determinarán si García Luna es culpable o inocente, apuntó que este jueves serán interrogados otros 30 candidatos.

Tras dos días de selección, 40 potenciales miembro del jurado han pasado la criba, pero varios todavía tienen que confirmar si en sus respectivos trabajos les permitirán ausentarse los dos meses que se prevé que se prolongue el proceso.

García Luna, de 54 años, volvió a comparecer con traje oscuro y corbata gris y se fue mostrando cada vez más relajado según avanzaba la vista. En varias ocasiones sonrío en reacción a los comentarios de un par de potenciales jurados, como el de un anciano jubilado que mostraba dificultades para entender a la jueza y que expresó su simpatía por el expresidente estadounidense Jimmy Carter (1977-1981).

Asimismo, el exresponsable mexicano saludó a personas que se encontraban entre el público en la sala en la que se celebró la vista y a la que no tuvo acceso la prensa, que se tuvo que conformar con presenciarla en una sala cercana a través de un circuito cerrado de televisión.

Al final de la sesión, García Luna abrazó efusivamente a su abogado César de Castro.

El máximo responsable de seguridad de México durante la era del presidente Felipe Calderón (2006-2012) está imputado por cinco delitos, cuatro de ellos relacionados con el narcotráfico: participar en una empresa criminal, conspiración para la distribución internacional de cocaína, conspiración para la distribución y posesión de cocaína y conspiración para la importación de cocaína.

El quinto delito que se le imputa es el de supuestamente prestar falso testimonio a las autoridades estadounidenses. 

-Con información de EFE