‘El Grande’ rechaza tener grabaciones de García Luna con el cártel de los Beltrán Leyva
El Grande, uno de los testigos estrella en el juicio contra Genaro García Luna. Foto: Saúl López/Cuartoscuro

En el interrogatorio de la defensa de Genaro García Luna a Sergio Villarreal Barragán, alias “El Grande”, el lugarteniente de la cártel de los Beltrán Leyva afirmó no tener grabaciones del exsecretario de Seguridad Pública en el gobierno de Felipe Calderón, esto a pesar de que Arturo Beltrán Leyva, su jefe, solía hablar con altavoz por radio con este, según su declaración en el juicio.

El abogado César de Castro, quien representa a García Luna, se detuvo varias veces durante su interrogatorio titubeando sobre datos y referencias en contra de Villarreal Barragán. Llegó a equivocarse al pronunciar nombres como “Corilo”, en vez de Carrillo, al referirse a Carrillo Fuentes, quien fuera líder del Cártel de Juárez.

El testigo le dijo varias veces que no le entendía y lo corrigió una vez cuando De Castro le preguntó si conocía a Gancho. “Yo conozco a un Guacho”, lo corrigió “El Grande”.

De Castro batalló para hacerle suponer que si efectivamente le pagaban un millón de dólares al mes a García Luna, más el valor del aseguramiento de cargamentos de droga. Entonces, de 2001 a 2010, cuando “El Grande” formó parte del cártel, García Luna habría recibido 226 millones de dólares.

El testigo evadió los cuestionamientos de la defensa de García Luna, al decir que en los registros de sus declaraciones le habían entendido mal.

“El Grande” dijo que realmente no sabe cuánto dinero ganó él cuando trabajó para el cártel, pero con las autoridades de Estados Unidos acordó entregar 100 millones de dólares como parte del acuerdo para declararse culpable.

Previamente, Villarreal Barragán reveló que Arturo Beltrán Leyva, alias “El Barbas”, y uno de los líderes del Cártel de los Beltrán Leyva, ordenó secuestrar a Genaro García Luna cuando era titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP).

De acuerdo con la declaración de “El Grande” en el juicio, García Luna fue levantado en una carretera en el estado de Morelos, rumbo a Cocoyoc, tras lo cual se lo llevaron a una oficina para sostener una reunión con Beltrán Leyva. 

En la reunión, relató “El Grande”, “El Barbas” le reclamó por qué ya no contestaba sus llamadas y le pidió explicaciones de la razón por la cual seguían los operativos en contra de la organización que comandaba y eran mínimos hacia el Cártel de Sinaloa, dirigido por Ismael “El Mayo” Zambada.