Síguenos

 

Realeza

Descubren vínculos del memorial de Glenfinnan en Escocia con tráfico de esclavos

El sitio histórico es famoso por su relación con el príncipe Carlos Eduardo Estuardo pero para construirlo se utilizaron recursos provenientes de plantaciones de esclavos.

Foto: Flaxton/Wikicommons

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

La historia de Glenfinnan, uno de los sitios históricos más famosos relacionado con el príncipe Carlos Eduardo Estuardo, o Bonnie Prince Charlie como le decían los escoceses, y la revolución jacobita, se está reescribiendo porque se descubrieron vínculos con el tráfico de esclavos en el Atlántico.

Algunos historiadores descubrieron pruebas de que el memorial de Glenfinnan, que se edificó cerca de donde Carlos Eduardo Estuardo levantó su estandarte en Loch Shiel en 1745, se construyó con dinero proveniente de plantaciones de esclavos de Jamaica que eran propiedad de un descendiente que participó en la revolución jacobita.

El príncipe Carlos Eduardo Estuardo llegó a Glenfinnan en un barco francés que se utilizaba para la transportación de esclavos, el Du Teillay. Lo donó a la causa jacobita un corsario francoirlandés que también era dueño de plantaciones, Antoine Walsh, quien se enriqueció con el comercio de esclavos transatlántico.

También lee: Se acaba el año de las estatuas caídas; comienza el de los bicentenarios

El National Trust for Scotland, NTS, la fundación que es dueña de Glenfinnan y de otros sitios históricos muy conocidos, está reescribiendo su literatura y remodelando la exposición del memorial, incluyendo un cambio de etiquetas en un modelo a escala del Du Teillay para darle mayor relevancia a la relación con el esclavismo.

Un retrato del príncipe Carlos Eduardo que se encuentra a la entrada del centro se cambiará a principios de 2021 por una explicación de los lazos que las recientes investigaciones descubrieron entre muchos propietarios escoceses y las plantaciones en América.

En una extraña colisión de historia y cultura contemporánea, Glenfinnan es también uno de los destinos más populares de Escocia por el viaducto del tren que aparece en las películas de Harry Potter. Por allí circula el tren de Hogwarts y el auto volador de Harry.

“No hay que restarle importancia al hecho de que el monumento de Glenfinnan siempre estará allí para recordar a los valientes escoceses que murieron en Culloden, pero también queremos que la gente reflexiones sobre los valientes de Jamaica con una trágica historia a miles de kilómetros de distancia y que contribuyeron también a la construcción del monumento”, dijo Emily Bryce, la curadora de la NTS en Glenfinnan.

“Esta historia tiene dos partes y no quiero que no se cuente una o que se menosprecie otra”.

Los historiadores del NTS, que es dueño de 139 propiedades históricas, islas, reservas naturales, y jardines, calculan que al menos 36 de sus edificios tienen relación con el esclavismo. Algunos dueños obtuvieron ganancias de la explotación de esclavos o de la compensación del esquema de gobierno para los dueños de esclavos tras su abolición en 1833.

La doctora Jennifer Melville, encargada de la revisión del NTS, dijo que entre esas propiedades se encuentran el castillo Culzean en Ayrshire, la casa Pollok en Glasgow, el castillo Brodie en Moray y las famosas propiedades georgianas en Charlotte Square en Edimburgo, incluyendo la Casa Bute que es la residencia oficial de los primeros ministros escoceses.

Durante el último año, el V&A Dundee cambió las etiquetas de muchos de las exhibiciones históricas para reflejar sus lazos con el Imperio y el esclavismo. En Bristol, algunos manifestantes derribaron la estatua del comerciante Edward Colston y el Oriel College de Oxford aceptó retirar la estatua de Cecil Rhodes, el colonialista victoriano, después de una campaña por parte del estudiantado que duró cinco años.

“Sólo estamos tratando de encontrar lo más que podamos en nuestro portafolio”, dice Melville. “Si te preocupas por el patrimonio de tu portafolio tienes que conocerlo y pensar que en el pasado veíamos esa historia de una manera muy lineal y patriarcal”.

Melville dijo que un número desproporcionado de escoceses emigró al continente americano durante el siglo XVIII para colonizarlo. Aunque tenían una buena educación, en casa tenían pocas oportunidades económicas y profesionales. Se involucraron en actividades relacionadas con el tráfico de esclavos como dueños de plantaciones, capataces, doctores, abogados y administradores.

El fondo menciona otras investigaciones para Community Land Scotland  encabezadas por el doctor Iain Mackinnon, de la Universidad de Coventry, y el doctor Andrew Mackillop, de la Universidad de Glasgow, que encontraron al menos 63 compras de tierra en las TIerras Altas del oeste y en las islas realizadas por beneficiarios de la esclavitud entre 1726 y 1939.

La doctora Karly Kehoe, una investigadora canadiense descendiente de migrantes escoceses de Nueva Escocia, descubrió la relación del memorial de Glenfinnan. El monumento lo construyeron  Alexander Macdonald, hijo único de Alexander “Golden Sandy” MacDonald, y décimo señor de Glendale.

Golden Sandy compró la propiedad a su primo, John Macdonald, utilizando las ganancias de su plantación de café en Jamaica y la riqueza de su primera esposa, la dueña de una plantación que murió después de casasrse. En 1745, el abuelo de Alexander Macdonald y tres tíos dieron la bienvenida a Stuart cuando bajó del DuTeillay en Glenfinnan y peleó con él durante la rebelión jacobita.

Melville dice que los guías y curadores del NTS estuvieron muy involucrados en el equipo de 40 voluntarios que reescribieron la historia de estas propiedades y de sus dueños.

“La sociedad cambia y tenemos que verla con mayor textura. Todas nuestras propiedades son en realidad palimpsestos y tienen varias capas de historia encima lo cual resulta muy complejo. Y la historia de Escocia es compleja”.

The Guardian
Contribuye a The Guardian

También te puede interesar

Actualidad

México ha recibido más de 50 millones de vacunas y esta semana mandará dosis a Guatemala, El Salvador, Honduras, Jamaica, y Trinidad y Tobago.

Mundo

Biden firma un proyecto de ley en una ceremonia jubilosa mientras Estados Unidos toma medidas para enfrentar su vergonzosa historia.

Derechos Humanos

Un vicealcalde dice que los ciudadanos 'necesitan conocer los hechos y no tener miedo a esa conversación'

Opinión

El movimiento rastafari defiende que la isla caribeña se erigió como un espacio panafricano desde el que combaten el supremacismo blanco.

Publicidad