Guillermo y Harry marcharán por separado y la Reina se sentará sola en el funeral de Felipe
El príncipe Harry y su hermano, el príncipe Guillermo con su abuelo Felipe, el duque de Edimburgo en 2015. Foto: Alastair Grant/AP

Los duques de Cambridge y Sussex caminarán separados en el funeral de su abuelo y es probable que la Reina se siente sola, revelan detalles publicados por el Palacio de Buckingham.

El príncipe Guillermo y el príncipe Harry, cuya relación problemática se tensó aún más después de la controvertida entrevista de los duques de Sussex con Oprah Winfrey , se ubicarán con su primo Peter Phillips de por medio mientras caminan detrás del ataúd del duque de Edimburgo en el funeral del sábado.

Es poco probable que la decisión, que se dice que es de la Reina, frene las especulaciones de una ruptura entre los hermanos o suscite esperanzas de reconciliación en este momento emotivo para la familia.

También lee: Harry sí asistirá a funeral del príncipe Felipe; Meghan no viajará por su embarazo

El Palacio de Buckingham no dejará que se note ninguna “percepción de drama” que el público pudiera extraer del orden de la procesión, ya que los miembros de la realeza mayores caminarán primero detrás del ataúd (que irá en una Land Rover modificada), repitiendo la secuencia dentro de la capilla de San Jorge en el Castillo de Windsor. Un portavoz dijo: “Hay acuerdo sobre estos arreglos que representan los deseos de Su Majestad”.

El palacio también confirmó que los miembros de la realeza no portarán uniformes militares, como suele ser tradicional en un funeral real como el del duque, en que los miembros de la familia real tienen derecho a usar los uniformes ceremoniales de los rangos militares honorarios que se les otorgan.

Según los informes, la decisión se tomó para ahorrarle vergüenzas a Harry, quien, habiendo sido despojado de sus posiciones militares honorarias al dejar sus deberes reales, sería el único miembro de la realeza con ropa de civil, a pesar de haber realizado dos giras por Afganistán.

La decisión de no usar uniforme también sofocaría una disputa interna en el palacio sobre si al duque de York se le debería permitir usar el uniforme de almirante, un rango al que Andrew, de 61 años, iba a ser ascendido en su 60 cumpleaños. La promoción se aplazó a raíz de su desastrosa entrevista con Newsnight sobre su amistad con el financiero y delincuente sexual Jeffrey Epstein.

Un portavoz del palacio dijo: “Los miembros de la familia real llevarán chaqué de luto con medallas o traje de día. Es decir, los miembros de la familia real no llevarán uniforme militar”.

Negándose a dar más detalles sobre las razones, el portavoz dijo: “Su Majestad ha firmado todos los arreglos”.

El príncipe Carlos y la princesa Ana guiarán a los miembros de la familia que caminan detrás del ataúd mientras viaja desde el castillo hasta la capilla dentro de los terrenos en una procesión de ocho minutos de duración. Tanto William como Harry caminarán detrás de los príncipes Andrés y Eduardo.

Dentro de la capilla, mientras un grupo de portadores de los Royal Marines lleva el ataúd al catafalco, Guillermo caminará junto a Peter Phillips y delante de Harry.

La congregación de 30 personas usará máscaras dentro de la capilla de San Jorge y se sentará a 2 metros de distancia de los que están fuera de su hogar o burbuja de apoyo. Los que caminan en la procesión se pondrán máscaras antes de entrar a la capilla.

La Reina, con cubrebocas, viajará en un Bentley en la retaguardia de la procesión ceremonial y estará acompañada por una dama de honor que luego tomará asiento en la parte trasera de la capilla, lejos del coro, donde se ubicará la mayor parte de la congregación.

También lee: El funeral del príncipe Felipe tendrá lugar el próximo sábado en Windsor

Aún no se ha publicado ningún plan de asientos. Pero con el distanciamiento social observado, es probable que la Reina se siente sola.

Los dolientes incluirán a los hijos y nietos del duque, así como a parientes del lado alemán de su familia, que han volado al Reino Unido y permanecen aislados antes del servicio del sábado. Los invitados son Bernhard, príncipe hereditario de Baden, Donato, el Landgrave (príncipe soberano de Hesse) y el príncipe Felipe de Hohenlohe-Langenburg, dos sobrinos nietos y un primo, que se alojan en una casa en Ascot.

No está invitada la duquesa de York, con quien Felipe se negó a hablar después de su separación del príncipe Andrew.

También falta en la lista de invitados la duquesa de Sussex, a quien sus médicos aconsejaron no viajar desde EU debido a su embarazo. La Reina ha invitado a la compañera de conducción de carruajes de Felipe, una de sus confidentes más cercanas, la condesa Mountbatten de Birmania. La condesa de 67 años es la esposa de Earl Mountbatten, Norton Knatchbull, nieto del amado tío de Felipe, Louis Mountbatten, quien fue asesinado por el ERA en 1979.

Un coro de cuatro interpretará la música elegida por el príncipe Felipe, que ha sido especialmente adaptada para ser interpretada por un número mínimo de coristas. El coro estará ubicado en la nave de la capilla, alejado de la congregación. De acuerdo con las pautas de salud pública, no se cantarán himnos. Cuando se baje el ataúd a la bóveda real al final del servicio, el coro solo cantará el himno nacional.

También situado muy lejos de los dolientes, los clarinetes de los Royal Marines tocarán el último llamado y los trompetistas tocarán la diana. Un lamento será interpretado por un gaitero mayor. Los clarinetes también tocarán “estaciones de acción”, un anuncio de un buque de guerra naval de que todos los hombres deben ir a sus estaciones de batalla, a pedido del duque.

“En el fondo, sigue siendo un evento familiar. Seguimos las pautas de Covid. Hay un límite sobre quién puede ser invitado como invitado y Su Majestad quería asegurarse de que todas las ramas de la familia del duque estuvieran allí y tuvo que tomar algunas decisiones muy difíciles sobre quién acudirá”, dijo un portavoz.

Añadió: “Su Majestad y la familia real están agradecidos por todos los mensajes de condolencia de todo el mundo y se han emocionado al ver y escuchar a tantas personas compartiendo buenos recuerdos del duque en celebración de su vida. Los tributos recibidos de jóvenes y mayores son verdaderamente un testimonio de la extraordinaria vida y los esfuerzos duraderos de Su Alteza Real”.

El príncipe Carlos y la duquesa de Cornualles visitaron Marlborough House, la sede de la Commonwealth, para ver los tributos florales, que se habían depositado en las puertas del Palacio de Buckingham, pero que se movían cada noche. Los tributos incluyeron un modelo de una Land Rover, similar al que llevará el ataúd de Felipe el sábado. Se escribieron algunas notas para la Reina, incluida una tarjeta que citaba a la propia monarca, que decía: “Lamentamos mucho su profunda pérdida. ‘La fuerza y ​​ancla’ de Su Majestad perdurará en nuestros corazones para siempre”.

Orden de procesión a la capilla de San Jorge

  • El ataúd del duque de Edimburgo.
  • Princesa Real – Príncipe de Gales.
  • Conde de Wessex – Duque de York.
  • Duque de Sussex – Peter Phillips – Duque de Cambridge.
  • Almirante Sir Tim Laurence – Conde de Snowdon.
  • Oficial de protección personal – secretaria privada.
  • Pajes.
  • Ayudante de cámara.

Orden de procesión dentro de la capilla de San Jorge

  • Arzobispo de Canterbury.
  • Decano de Windsor.
  • El ataúd del duque de Edimburgo, llevado por un portador de los Royal Marines.
  • Princesa Real – Príncipe de Gales.
  • Conde de Wessex – Duque de York.
  • Peter Phillips, duque de Cambridge.
  • Duque de Sussex – Conde de Snowdon.
  • Vicealmirante Sir Tim Laurence.
Los dolientes que llegan en coche

La Reina: viaja con una dama de honor en su Bentley oficial.

Otros: la duquesa de Cornualles; La condesa de Wessex, vizconde de Severn y lady Louise Mountbatten-Windsor; Duquesa de Cambridge; Zara y Mike Tindall; La princesa Beatriz y su esposo, Edoardo Mapelli Mozzi; La princesa Eugenia y su esposo, Jack Brooksbank; Lady Sarah y Daniel Chatto; Duque de Gloucester; Duque de Kent; Princesa Alexandra; el Príncipe Heredero de Baden; el Landgrave de Hesse; Príncipe de Hohenlohe-Langenburg; Condesa Mountbatten de Birmania.